Richard Strauss | strauss como director

Strauss como director

Richard Strauss en sus años de madurez.

Strauss grabó un gran número de registros discográficos, tanto de sus propias composiciones como de músicos del repertorio austro-germánico.

Sus registros de 1929 de Till Eulenspiegel y Don Juan con la orquesta de la Ópera Estatal de Berlín se consideran sus mejores grabaciones; incluso los discos originales en 78 RPM tienen un excelente sonido para la época, y las interpretaciones son de alto nivel y fascinantes, destacando un acusado error en el solo de trompa al comienzo de Till Eulenspiegel.

Una de las grabaciones más interesantes de Strauss es quizá la de su Sinfonía Alpina de 1941, lanzada posteriormente por EMI, quizá porque Strauss utiliza todos los instrumentos de percusión requeridos en esta sinfonía espectacular. La intensidad de la ejecución compite con la grabación digital que muchos años después hizo Herbert von Karajan con la Orquesta Filarmónica de Berlín.

El crítico musical Harold C. Schonberg afirma, en Los grandes directores (1967), que aunque Strauss fue un director muy minucioso, no puso demasiado entusiasmo en sus grabaciones de obras de otros compositores. Schonberg se basa principalmente en las grabaciones de Strauss de la Sinfonía número 40 en sol menor de Mozart y de la Sinfonía número 7 de Beethoven, resaltando que Strauss interpreta una versión con cortes de la Novena Sinfonía de Beethoven, reducida hasta los 45 minutos. Por el contrario, el periodista Peter Gutmann considera que las interpretaciones de Strauss de Mozart y de Beethoven pueden considerarse actualmente bastante buenas, incluso aunque se trate de versiones poco convencionales.

También existen registros discográficos de interpretaciones de Strauss de oberturas de Gluck, Carl Maria von Weber, Peter Cornelius y Wagner. Sus preferencias por el repertorio austro-germánico entre 1920 y 1940 son características del nacionalismo germánico posterior a la Primera Guerra Mundial. Existen asimismo otras muchas grabaciones de los años 1930 y 1940, incluso de programas de radio y conciertos en directo.

Strauss fue el primer compositor de la historia cuya música fue comercializada en formato CD:[cita requerida]: fue la grabación de Deutsche Grammophon de 1981 de su Sinfonía Alpina dirigida por Herbert von Karajan.

Entre los famosos directores que formaron parte del círculo de conocidos y amigos de Strauss se destacan los nombres de Clemens Krauss y Karl Böhm, quienes participaron en varios de los estrenos de sus obras. Los últimos días de su vida trabajó con sir Georg Solti, en una revisión, y póstuma ejecución por parte de este último, de la integral de sus óperas. Rudolf Kempe (que grabó toda su producción orquestal) y Herbert von Karajan completan la lista de los directores que más comúnmente se asocian con Richard Strauss.