Revista | tipos
English: Magazine

Tipos

Revistas

Las revistas pueden clasificarse en función de diversas variables: de acuerdo con su temática (religiosa, deportiva, de espectáculos, cocina, divulgación o política), por segmentos sociales (para niños, jóvenes, adultos, grupos de género) o ámbitos profesionales (científicas, de derecho, empresariales) y etcétera.

Impresión de Revistas

Las revistas se imprimen normalmente en papeles esmaltados para que las imágenes se vean de calidad. El gramaje de las hojas internas debe ser en un papel inferior a la carátula alrededor de 115 y 150 gramos, para la carátula 300 es el gramaje estándar. Además ésta se plastifica en brillante para darle mayor durabilidad y consistencia al material.  

También existen dos formas de pegar las hojas a la carátula. Para pocas páginas no mayores a 80 se puede coser al lomo con ganchos puesto que estos resisten hasta esta cantidad. Para mayores cantidades se puede pegar las hojas al lomo con hotmelt.[5]

Revistas en Internet

La Revista en línea está muchas veces basada en ediciones publicadas también en papel, pero la aparición de revistas publicadas a través de un medio digital es una modalidad cada vez más frecuente. Con este formato, se añaden funciones interactivas con el público como, por ejemplo, a través de la inclusión de secciones de discusión y del enlace a fuentes y medios externos.

Gran variedad de revistas monetizan su audiencia mediante la inserción de publicidad en Internet y acuerdos de comercio electrónico, o bien a través de suscripciones con coste.

Revistas españolas en Internet

La revista española La guirnalda polar, aparecida en 1996, acuñó el término red-revista para este tipo de publicaciones, en discusión con el grupo de Español Urgente de la agencia de noticias EFE.[cita requerida] En el 2002, el grupo editorial Hachette Filipacchi comenzó la digitalización de sus revistas, tendencia a la que se unieron también algunos de los principales grupos editoriales españoles, como RBA Revistas, G+J, Grupo Zeta. Esto incluyó a las revistas ¡HOLA! o Pronto, que históricamente son las más vendidas en España.