Reforma emancipadora de 1861 en Rusia | implementación

Implementación

Aunque bien planificada en la legislación, la reforma no funcionó sin problemas. Las condiciones del manifiesto fueron vistas como inaceptables por muchos campesinos. Así, «en muchas localidades, los campesinos se negaron a creer que el manifiesto era genuino. Había disturbios y las tropas tenían que ser llamadas para dispersar a las multitudes molestas».[3]​ Por otra parte, se pagó a los terratenientes y a la nobleza con bonos del gobierno y sus deudas fueron eliminadas antes de que el dinero fuera entregado. Pronto, el valor de los bonos cayó.