Presidente del Perú | duración del mandato y posibilidad de reelección

Duración del mandato y posibilidad de reelección

Historia

La primera Constitución Política del Perú de 1823 dice expresamente: El ejercicio del Poder Ejecutivo nunca puede ser vitalicio, y mucho menos hereditario. Dura el oficio de Presidente cuatro años, y no podrá recaer en el mismo individuo, sino pasados otros cuatro.

La Constitución de Bolívar (1826), por el contrario, expresaba que: El ejercicio del Poder Ejecutivo reside en un Presidente Vitalicio.

En la Constitución de 1828, tras la destitución de Bolívar, vuelve a lo expresado en la primera carta magna, pero permite una sola reelección inmediata., aspecto que será revertido en 1834, que vuelve íntegramente a los preceptos de 1823.

La Constitución Política de la Confederación Perú-Boliviana de 1837, sui géneris, dictamina que: El Protector durará en el ejercicio de sus funciones diez años, y podrá ser reelecto si no ha sido condenado por el senado a la destitución de su empleo.

La Constitución de 1839, tras la Restauración, vuelve a lo expresado por la primera constitución pero eleva el período presidencial a 5 años, lo que será revertido por la Constituciones de 1856 y 1860, que vuelven por completo al primer texto constitucional, con mandatos de cuatro años e imposibilidad de reelección inmediata; y que regirán hasta 1920. La Constitución de 1867 -que no rigió por más de un año- elevaba el período a cinco años.

La Constitución de 1920, proclamada por Augusto B. Leguía, dictaminaba que: El Presidente durará en su cargo cinco años y no podrá ser reelecto sino después de un período igual de tiempo. Sin embargo, Leguía se encargó de dar los golpes necesarios contra esta misma constitución y el marco legal para perpetuarse en el poder, lo que resultó en la Patria Nueva y en una larga dictadura, denominada como el oncenio.

La Constitución Política del Perú de 1933, norma que: El período Presidencial dura cinco años y comienza el 28 de julio del año en que se realiza la elección, aunque el elegido no hubiese asumido sus funciones en aquella fecha. Además, esta constitución, reaccionaria contra el Oncenio de Leguía, ordena que:

No hay reelección presidencial inmediata. Esta prohibición no puede ser reformada ni derogada. El autor o autores de la proposición reformatoria o derogatoria, y los que la apoyen, directa o indirectamente, cesarán, de hecho, en el desempeño de sus respectivos cargos y quedarán permanentemente inhabilitados para el ejercicio de toda función pública.

El mandato fue ampliado a seis años durante el gobierno del general Óscar R. Benavides.

Finalmente, la Constitución de 1979 decreta el mandato en 5 años sin posibilidad de reelección inmediata, lo que es también la norma que se tiene en la actualidad.

Constitución de 1993

El texto constitucional original de 1993, a diferencia de la carta anterior, decía:

"El mandato presidencial es de cinco años. El Presidente puede ser reelegido de inmediato para un período adicional. Transcurrido otro período constitucional, como mínimo, el expresidente puede volver a postular, sujeto a las mismas condiciones."[5]

En 1996 el Congreso -de mayoría oficialista- emitió una ley que permitía a Alberto Fujimori pudiera ser reelecto por segunda vez ("re-reelección"). Así lo disponía la llamada Ley de Interpretación Auténtica (Ley No. 26657):

"Artículo único.- Interprétase de modo auténtico, que la reelección a que se refiere el Artículo 112o. de la Constitución, está referida y condicionada a los mandatos presidenciales iniciados con posterioridad a la fecha de promulgación del referido texto constitucional. En consecuencia, interprétase auténticamente, que en el cómputo no se tiene en cuenta retroactivamente, los períodos presidenciales iniciados antes de la vigencia de la Constitución.
La presente norma se ampara en el Artículo 102o. y en la Octava Disposición Final y Transitoria de la Constitución.[6]​"

Contra esta norma se interpuso una acción de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional. En la sentencia respectiva, el Tribunal declaró "inaplicable" para el caso de Fujimori los alcances de esta ley.[6]​ Pese a ello, en el año 2000 el presidente fue reelecto nuevamente. En noviembre del 2000, tras la caída del régimen fujimorista, el Congreso modifica el artículo 112º mediante una Reforma Constitucional, indicando ahora que:

"El mandato presidencial es de cinco años, no hay reelección inmediata. Transcurrido otro periodo constitucional, como mínimo, el expresidente puede volver a postular, sujeto a las mismas condiciones."