Península de Baja California | la isla resultó ser península

La isla resultó ser península

Francisco de Ulloa, fue el primero en recorrer ambos litorales de la península de California entre 1539 y 1540. Francisco de Ulloa, al navegar y reconocer en su totalidad la parte alta del Golfo de California, conocido hoy como Mar de Cortés, estableció correctamente que la península no era una isla[3]​, como se había creído equivocadamente desde el primer descubrimiento de esas tierras por Fortún Jiménez y Hernán Cortés.

Por su parte, la idea de que la California era una gran isla se quedó hasta que en la segunda mitad del siglo XVII, el jesuita Eusebio Francisco Kino exploró la franja norte de la supuesta isla a pie, y se dio cuenta que era una península. El Padre Kino era geógrafo y cartógrafo, por lo que él mismo corrigió su mapa inicial, en el que llamaba isla La California, y la juntó al macizo continental, con el nombre de Californias o Carolinas.[5]

El interés por explorar la Alta California despertó. Las misiones jesuitas en la península de Baja California significaron años de intensa labor. Se pensaba que iba a ser igual de difícil colonizar la nueva zona. El proceso fue interrumpido en 1767, por la expulsión de los jesuitas. Al año siguiente Fray Junípero Serra al frente de dieciséis franciscanos llegó a la Alta California para evangelizarla. La Baja California quedó en manos de los dominicos