Pedro Calderón de la Barca | notas

Notas

  1. Diego Calderón de la Barca nació en Madrid en 1596. Por el testamento de su abuela Inés de Riaño sabemos que estaba en México en 1612. Se desposó con Beatriz Núñez de Alarcón en febrero de 1622 y en 1623 tuvieron un hijo, José Antonio Calderón, que fue abogado de los Reales Consejos y relator del de Guerra y Justicia, ayudando varias veces a sus padres y tíos en asuntos legales y casado en 1653 con la viuda Agustina Antonia Ortiz y Velasco. Este sobrino de Pedro Calderón vivió en la calle de las Fuentes y albergó en ella al hijo natural de su tío el dramaturgo Pedro José, pero enloqueció y murió en 1658, cuando ya había fallecido también Pedro José en 1657. En cuanto a su padre Diego, a principios de 1629 él y su hermano el dramaturgo Pedro participaron en una reyerta en la calle Cantarranas, hoy Lope de Vega, en la que el cómico Pedro de Villegas, hermano de la famosa actriz Ana de Villegas, fue herido gravemente. Tras hacer testamento en Madrid el 13 de noviembre de 1647, falleció en ese mismo año.
  2. Dorotea Calderón de la Barca nació en 1598; entró como novicia en el convento de Santa Clara la Real (Toledo) antes de los catorce años y profesó en dicho convento de la Orden de San Francisco.
  3. José Calderón, muy querido por sus hermanos, nació en Valladolid en 1602. Hizo la carrera militar, en la que llegó a alcanzar el empleo de teniente de maestre de campo general; fue herido en la pierna derecha durante el sitio de Fuenterrabía en 1638 y murió en la guerra de Cataluña el 23 de junio de 1645.
  4. Un antepasado suyo fue Hernando Sánchez Calderón, señor de la Torre de Viveda, cerca de Santillana, provincia de Santander. Un hijo de este caballero, Álvaro Calderón, pasó a Aguilar de Campoo, en donde residió casado con Mencía Sanz; tuvo tres hijos, Pedro, Juan y Francisco; el primogénito fue a vivir a Sotillo, jurisdicción de Reinosa; el nieto de este, Diego Calderón, se instaló en Boadilla del Camino, en Tierra de Campos, provincia de Palencia. Su hijo, Pedro Calderón, fue a Toledo, en donde trataría con la rica heredera Isabel Ruiz, con la que contrajo matrimonio hacia 1570. Se instalaron en Madrid, y don Pedro obtuvo el puesto de secretario del Consejo y Contaduría Mayor de Hacienda, en el que le sucedió su hijo don Diego, padre del poeta, hacia 1595.[2]
  5. El primogénito don Diego estaba ya de vuelta de Nueva España cuando ocurrió el luctuoso e inesperado suceso, y en el testamento se hacía referencia explícita a que dicho hijo mayor no contrajera matrimonio con cierta persona con la que trataba ni con una prima hermana suya so pena de desheredarlo. Se hacía también declaración de un hijo natural, Francisco González Calderón, a quien se acusa de mala conducta.
  6. Información y licencia para vender un censo para los alimentos de los hijos de Diego Calderón de la Barca hecha ante Nicolás Gómez, en Madrid, 22 de marzo de 1621: "Decimos que después de la muerte de los dichos nuestros padres no se ha hecho partición de bienes y todos están en comunidad y hasta ahora no hemos tenido ni tenemos curador de nuestras personas y bienes y de presente estamos enfermos y desnudos y tenemos la necesidad de curarnos y vestirnos".
  7. José Calderón, hermano del dramaturgo universal, fue gravemente estoqueado por un actor, Pedro de Villegas, en las cercanías del monasterio y, este, en su fuga, fue a cobijarse "en sagrado" al interior del cenobio trinitario. Una gran turba, que con gran alboroto y pulsiones vengadoras, igualmente pendencieras, perseguía al malhechor —en la que figuraba el hermano del herido, Pedro Calderón de la Barca, «facedor de dramas»— se adentró abruptamente a la clausura monacal en pos del espadachín, profanando así el recinto religioso según los cánones entonces vigentes. El escándalo fue muy grande en el beato Madrid de entonces, porque creó un conflicto de jurisdicción entre la justicia civil y los fueros religiosos. Empero, José Calderón curó de sus heridas y su agresor, semanas después del incidente, volvió a las tablas como si nada hubiera sucedido.
  8. Pedro Calderón de la Barca, Panegírico del excelentísimo señor don Juan Alonso Enríquez de Cabrera y Colona, almirante de Castilla... 1638.
  9. José Calderón era militar y murió en la defensa del puente de Camarasa sobre el Segre, cerca de Balaguer, el 23 de junio de 1645.
  10. En España, debido a la crítica de Menéndez Pelayo y a los dicterios de la generación del 98, entre paradojas y palinodias, no se quiso estudiar al autor de La vida es sueño en la corriente neoplatónica de su época «[...] al llegar a Calderón se le encasillaba como un aristotélico, lo que ha ocurrido hasta en interpretaciones relativamente recientes, sin que quisieran percatarse de las raíces platónicas de su teatro. Tal actitud provinciana apoyaba una limitada visión del genial dramaturgo...».[35]