Nuño de Guzmán | carrera político-militar

Carrera político-militar

Previo a su llegada a Nueva España, Nuño de Guzmán participó en una serie de campañas militares del rey Carlos I de España y V de Alemania.

En 1523 estuvo al servicio de Francisco de los Cobos; en ese mismo año se le encargó la misión de tomar la villa de Pareja, la cual estaba a cargo del obispo Diego Ramírez de Villaescusa (quien se encontraba en Roma y se negaba a regresar a tomar el cargo de la Villa). Este conflicto se extendió desde el 9 de mayo hasta el mes de agosto del mismo año, cuando el obispo fue destituido y Nuño de Guzmán recibió las llaves y armas de la villa.

Entre marzo de 1524 y diciembre de 1525 estuvo en las ciudades de Valladolid, Madrid y Toledo; fue en esta última donde decide su traslado a las Indias.

Llegada a las Indias

Nuño de Guzmán llegó a Indias gracias a que el rey lo designara en 1525 como gobernador de la provincia de Pánuco y Victoria Garayana; esta provincia contemplaba todos los territorios descubiertos por el adelantado Francisco de Garay y sus capitanes. En el mismo año se trasladó a Sevilla donde, por instrucciones reales, se presentó ante la Casa de Contratación de Indias para así poder embarcarse hacia las Indias en 1526.

La llegada a las Indias no fue sencilla, durante el trayecto la expedición perdió una carabela, esto obligó a que se detuvieran en la Isla de Santo Domingo donde Nuño de Guzmán cayó enfermo debido a la malaria; por esta razón se quedó en la isla durante siete meses.

Gobernador de Pánuco

A la llegada de Nuño de Guzmán a Pánuco —actual estado de Veracruz— el 24 de mayo de 1527 la única villa española que existía era «Santiesteban del Puerto», se encontraba a 357 km. de la ciudad de México. Inmediatamente a su llegada, Guzmán comenzó a implementar una serie de medidas de reorganización, esto con el fin de limitar las medidas y el poder de Hernán Cortés.

En su administración también se levantó el primer faro de la población, y se pacificaron y conquistaron una serie de poblados de indios aledaños. Introdujo también yeguas a la zona.

Comercio de esclavos

Antes de que llegara Nuño de Guzmán a Pánuco 4 mil indígenas ya habían sido esclavizados, y habían sido vendidos a un peso de tepuzque por cabeza. La Corona dio permiso a Guzmán de recuperar a 500 de estos esclavos, y a esclavizar a más indígenas; esto propició a que Santiesteban se convirtiera en un enclave del comercio de esclavos con las Antillas, Guzmán logró que el precio por cabeza de esclavos aumentara a cuatro pesos de oro de minas.[3]

Inicio del conflicto con Hernán Cortés

La presencia de Nuño de Guzmán era parte de una política de la Corona para reducir el poder de Hernán Cortés; esto generó conflictos entre ambos desde momentos tempranos, sin embargo, esta situación se intensificó a partir de la expedición de Gil González a los poblados fronterizos entre Nueva España y Pánuco, en la que estos pueblos fueron quemados y saqueados mientras que sus pobladores fueron enviados como esclavos a la ciudad de México.

La expedición de 1524 de Cortés y la designación a que su pariente Francisco Cortés de San Buenaventura a recorrer el occidente y a reafirmar su poblamiento hicieron que Nuño de Guzmán y Hernán Cortés tuvieran un conflicto, haciendo que el 17 de enero de 1525 se diera a conocer la Relación de una visitación, en la cual se describen las zonas de: Michoacán, centro y Suroeste de Jalisco, Nayarit, Colima, Ixtapa y Guerrero, convirtiéndose así en la descripción más antigua de la región.[4]

Presidente de la Audiencia Real de la Nueva España

El 9 de diciembre de 1528 se inauguró la primera Audiencia Real de Nueva España, con esto se buscaba lograr un mejor control sobre el territorio.

Desde abril de 1528 y hasta 1530 Nuño de Guzmán fue presidente de la Audiencia Real de la Nueva España, esta designación fue hecha por el rey. Durante este periodo, junto a los oidores Juan Ortiz de Matienzo y Diego Delgadillo, tomó una serie de medidas para intentar reducir el control de Hernán Cortés; sin embargo al percatarse de la imposibilidad de ello terminó por renunciar.

Las Actas de Cabildo de la ciudad de México relatan los constantes conflictos que se tenían Nuño de Guzmán y Hernán Cortés.

Entre las diversas acciones tomadas por Nuño de Guzmán, podemos mencionar que en 1528 mandó a destruir el Leprosario de San Lázaro que había sido fundado por Cortés entre 1521 y 1524 en Tlaxapana. También se despojó a Cortés de las encomiendas de los pueblos de Zapotlán, Tazamula (donde había una serie de minas de oro y plata), Tuxpan y Amula (cuya jurisdicción incluía a Mazamitla, Quintupan, Zapotilic, Tonila y Piguamo), por esta razón, Cortés inició el 15 de marzo de 1531 un pleito por despojo contra los dichos miembros de la real audiencia, este pleito nunca se concluyó, y los territorios pasaron directamente a la Corona.

Desde 1528, Nuño de Guzmán recibió instrucciones del rey de iniciar un juicio de infidencia contra Cortés. En 1529 se inició el juicio de residencia contra Cortés debido a presiones de la audiencia, el motivo: la muerte de su esposa Catalina Xuárez Marcaida, ya que se lo acusaba de haberla asesinado.

Para el 8 de mayo de 1529 aparecen los cargos que resultan contra Hernando Cortés,[5]​ estos son firmados por Nuño de Guzmán, presidente de la audiencia, y Diego Delgadillo, uno de los oidores.