Nostradamus | las profecías de nostradamus
English: Nostradamus

Las profecías de Nostradamus

Les Prophéties, edición de 1568.

Hubo biografías de Nostradamus que afirman que temía ser perseguido de herejía por la Inquisición, ya que muchos otros, quienes habían publicado ideas polémicas en aquellos tiempos, habían sido llevados a juicio.

Según algunos «intérpretes» de Nostradamus, por esta razón decidió volver sus cuartetas extremadamente crípticas, con omisiones de palabras clarificadoras que tal vez servían para respetar la métrica de la poesía, con alusiones, con autorreferencia a otras partes de la profecía, con frases enigmáticas, con apócopes, metátesis y breves anagramas. Las cuartetas están cargadas de metáforas y de palabras griegas y latinas empleadas en un modo muy particular de Nostradamus.

Probablemente debido a la oscuridad de sus cuartetas proféticas, estas han perdurado por siglos y han sido a menudo interpretadas de manera distinta por diferentes escritores a lo largo de los años. Muchos libros han sido escritos basándose en estas varias interpretaciones, a pesar de que las diversas «lecturas» de su material han variado de una publicación a otra.

Preparación y métodos para la profecía

Sus estudios médicos incluyeron escritos hechos por Albertus Magnus, Paracelsus y Cornelio Agrippa.

También usó una técnica de Branchus, el profeta délfico de Grecia, que consistía en sentarse sobre un trípode de bronce y contemplar el interior de un cuenco de bronce lleno con agua, varios aceites y especias.

He vaciado mi alma, cerebro y corazón de toda preocupación y he logrado un estado de tranquilidad y quietud de la mente, los cuales son requisitos para predecir a través del trípode de bronce.
Carta de Nostradamus al rey Enrique II de Francia

.

Nuevos descubrimientos sobre Les Prophèties

Mirábilis Líber, texto en el que Nostradamus basó sus cuartetas.

El especialista en su obra y vida, Peter Lemesurier, en su libro Nostradamus, bibliomancer: the man, the myth, the truth, demuestra cómo gran parte de su obra profética son paráfrasis de colecciones de antiguas profecías apocalípticas (principalmente basadas en la Biblia), complementadas con referencias a los acontecimientos históricos y las antologías de presagios, y luego las proyecta en el futuro, en parte con la ayuda de la comparativa del horóscopo. De ahí las muchas predicciones que implican figuras antiguas como Sila, Cayo Mario, Nerón y otros, así como sus descripciones de las «batallas en las nubes» y «ranas cayendo del cielo».

Sus fuentes históricas incluyen pasajes fácilmente identificables de Tito Livio, Suetonio, Plutarco y de historiadores clásicos, así como de los cronistas medievales, como Geoffrey de Villehardouin y Jean Froissart. Muchas de sus referencias astrológicas se toman casi palabra por palabra del Livre de l'estat et mutations des temps de Richard Roussat.

Una de sus principales fuentes proféticas era, evidentemente, el Mirabilis Liber de 1522, que contenía una serie de profecías por Pseudo-Metodio, la Sibila Tiburtina, Joaquín de Fiore, Savonarola y otros (su Prefacio contiene 24 citas bíblicas, todas menos dos en el orden utilizado por Savonarola). Este libro tuvo un éxito considerable en la década de 1520, cuando pasó por media docena de ediciones, pero no ejerció gran influencia, seguramente debido a que su texto estaba escrito en su mayoría en latín, escritura gótica y muchas abreviaturas difíciles. Nostradamus fue uno de los primeros en volver a parafrasear estas profecías en francés, lo que puede explicar su popularidad. Cabe señalar que las opiniones modernas de plagio no se aplicaban en el siglo XVI. Autores frecuentemente copiaban y parafraseaban pasajes sin el reconocimiento de sus autores, especialmente de los clásicos. La última investigación sugiere que él puede de hecho haber utilizado bibliomancia.

Críticas

Los críticos sostienen que su reputación como profeta ha sido construida por intérpretes de nuestros tiempos, que hacen calzar sus palabras con eventos que ya se han verificado o que son tan cercanos que pueden ser considerados como inevitables, un proceso conocido como «precognición retroactiva». Hay quienes sostienen que ninguna cuarteta de Nostradamus ha sido interpretada antes de que un determinado acontecimiento previsto por esta se haya cumplido, o son de significado muy genérico (por ejemplo: "en algún lugar de Occidente habrá un incendio, en Oriente comenzará una guerra espantosa"). Incluso existen famosos ejemplos dentro de Les Propheties que atentarían contra la capacidad profética de Nostradamus. Por ejemplo, la más famosa de las cuartetas, la 72 de la centuria 10:

Nostradamus CX-72 v1720.jpg
El año mil novecientos noventa (y) nueve, siete meses,
del cielo vendrá un gran rey de terror,
para resucitar al gran rey de Angoulmois
antes, después Marte reinar por fortuna.

El especialista en su vida y obra, Peter Lemesurier, llegó a la conclusión de que Nostradamus no fue profeta ni clarividente, sino simplemente un ocultista que empleó varios métodos arcanos para oscurecer las profecías del Mirábilis liber y eventos pasados.

Una buena demostración de este sistema de predicción flexible consiste en tomar estrofas escritas por poetas o compositores modernos (por ejemplo, de Bob Dylan) y mostrar cómo parecen igualmente «proféticas». Se pueden usar una serie de trucos para hacer profecías, tales como hacer profecías ambiguas, profetizar hechos que suelen ocurrir a menudo, etcétera.[cita requerida]

Algunos escritores creen que Nostradamus no escribía como profeta,[cita requerida] sino que comentaba eventos que pertenecían a sus tiempos, pero ―para evitar persecuciones― escribía de manera elusiva y utilizando un lenguaje críptico y metafórico. Esto sería parecido a la interpretación preterística del Apocalipsis de Juan; tal vez quería simplemente escribir a propósito de eventos contemporáneos, pero con el pasar del tiempo sus escrituras fueron interpretadas como profecías.

La mayor parte de las cuartetas tratan sobre desastres de varios tipos, que incluyen epidemias, terremotos, guerras, inundaciones, asesinatos, sequías, batallas y otros temas parecidos. Algunas profecías son genéricas, sin precisar lugares y fechas; otras parecen tratarse de un personaje o de un pequeño grupo de personas. Algunas se refieren a un solo pueblo o ciudad y otras enumeran poblaciones diferentes.