Ludovico Pío | el sobrenombre «pío»

El sobrenombre «Pío»

Cuarto de los herederos varones de Carlomagno, Luis estaba destinado a ser eclesiástico. Durante su reinado se reformaron los monasterios y se reorientó la política religiosa: el emperador prometió respetar los Estados Pontificios y no interferir en las elecciones papales. De esta manera el Papa recobraba cierta independencia tras el control que había ejercido Carlomagno.

Entre sus cortesanos y consejeros se contaban numerosos eclesiásticos: Agobardo (778840), Fridugiso (m. 834) y Benito de Aniane (750821). Su política religiosa tenía como fin fortalecer la cohesión territorial, con el cristianismo como eje vertebrador de la sociedad. Asimismo, el emperador era muy religioso, como demuestra la penitencia que hizo en Attigny tras el fallecimiento de su sobrino.

Ludovico empleó este sobrenombre en vida. Uno de los biógrafos del emperador escribió la Vita Hludovici Pii ('Pío' o 'Piadoso'). Agobardo, muy crítico con Judith, ferviente aliado de Lotario y uno de los artífices de la deposición de Ludovico en 833, empleó el término Pii en su obra Duo pro Filiis et Contra Iudith Uxorem Ludovici Pii.

En la Vita Hludovici Imperatoris aparece en una única ocasión el término latino mitisum — cuya traducción aproximada sería 'bonachón' o 'blando de carácter'. Un eclesiástico de Saint-Denis redescubrió este término (1275) en las Grandes crónicas de Francia, lo que llevó a que Luis fuera apelado le Débonnaire ('el Buenazo') por la historiografía francesa.