Lucio Gutiérrez | vida post-presidencial

Vida post-presidencial

Gutiérrez al ser destituido, fue directamente al aeropuerto Mariscal Sucre, donde lo esperaba un pequeño avión -también del Ejército- con los motores encendidos para facilitar su huida; pero el pueblo invadió la pista de aterrizaje e impidió que el avión pudiera despegar, por lo que debió abordar nuevamente el helicóptero para escapar una vez más de la ira popular. Momentos más tarde y gracias al asilo otorgado por el gobierno del Brasil, pudo refugiarse en dicha Embajada donde esperó del respectivo salvoconducto para poder abandonar el país. Finalmente y habiendo recibido el tan ansiado salvoconducto, a las 4 de la mañana del domingo 24 -oculto el rostro por un pasamontañas y disfrazado de policía- Gutiérrez abandonó la Embajada del Brasil a bordo de un vehículo policial que lo condujo al aeropuerto. Allí se embarcó en un helicóptero del ejército que lo trasladó a la ciudad de Latacunga, donde abordó un avión de la Fuerza Aérea Brasileña en el que abandonó el país.[31]

A mediados de mayo renunció al asilo que había obtenido del Brasil y se trasladó a los EE.UU.; fue entonces que el 7 de junio “prometió volver al país para retomar el mando”. Estas declaraciones -que indudablemente presentaban la irresponsable posibilidad de desestabilizar la seguridad interna del país- propiciaron una denuncia por parte del Gobierno ante la Fiscalía General del Estado, que concluyó 15 días más tarde cuando la Corte Superior de Justicia de Quito expidió la correspondiente orden de prisión en su contra.

Posteriormente se trasladó a Colombia donde solicitó un nuevo asilo político, pero el 13 de octubre -nueve días después de que le fuera concedido- al presentar en Bogotá su libro titulado “El Golpe” renunció al asilo generosamente concedido y amenazó que “al día siguiente” regresaría al Ecuador para recuperar el poder. Aterrizó en la ciudad de Manta donde fue detenido por miembros de la Policía Nacional para ser trasladado a Quito y conducido al penal García Moreno donde “fue recluido en un área de máxima seguridad donde purgan condenas narcotraficantes y ex banqueros”.[32]​ Posteriormente fue trasladado a la Cárcel 4 de Quito, donde permaneció recluido hasta el 3 de marzo del 2006, en que fue “absuelto” por el Presidente de la Corte Superior de Quito. Ese mismo día -al quedar en libertad- anunció que presentaría su candidatura presidencial para las elecciones presidenciales que se celebrarían antes de finalizar dicho año, pero no pudo candidatearse ya que la Justicia le retiró sus derechos políticos por 2 años, siendo reemplazado por su hermano Gilmar Gutiérrez, quién obtuvo el tercer puesto.[5]

Proclamó su candidatura para las elecciones de octubre de 2006, realizando su campaña política en todo el país, pero no pudo presentarse a la contienda electoral debido a que el Congreso Nacional le suspendió los derechos políticos por dos años, mediante una ley con efecto retroactivo. Gutiérrez luego participó en las elecciones presidenciales de 2009, donde quedó en segundo lugar con el 28%. Se proclamó como jefe de la oposición durante el segundo período de Rafael Correa, siendo duramente criticado y acusado de golpista por el presidente por los eventos del 30 de septiembre del 2010.

Gutiérrez fue nuevamente candidato presidencial en las elecciones del 2013 perdiendo nuevamente quedando en tercer lugar, continuando en política en la actualidad como opositor de Correa, enfocado en la reestructuración de su partido político.

En 2016 anunció su candidatura como asambleísta nacional para las elecciones legislativas del 2017, pero no resultó electo.