Lucio Gutiérrez | presidente constitucional de ecuador (2002-2005)

Presidente Constitucional de Ecuador (2002-2005)

Gustavo Noboa convocó a elecciones presidenciales para el año 2002, para la cual se habían presentado varias figuras políticas como candidatos. Entre los aspirantes se encontraba Álvaro Noboa y Gutiérrez, quien había formado parte de la "Junta de Salvación Nacional" pero ahora como candidato presidencial por el Partido Sociedad Patriótica 21 de Enero, en alianza con el movimiento Pachakutik y con el apoyo del MPD, siendo elegido Presidente de la República en la segunda vuelta electoral, que se desarrolló el 24 de noviembre de 2002.

Políticas públicas

Apenas electo, Lucio Gutiérrez, anunció un gobierno pluralista y de concertación nacional, con inclusión de representantes de los movimientos sociales. Dijo que enviaría al Congreso proyectos de ley para despolitizar los tribunales de justicia, crear la cuarta función del Estado para control y rendición de cuentas, además de modernizar el aparato burocrático. Gutiérrez estructuró un gabinete diverso pero contradictorio: el frente económico y el frente político se encontraban en manos de los sectores tradicionales de la derecha. Por otro lado, entregó 4 ministerios a Pachakutik, entre los que destacaban los de Relaciones Exteriores y Agricultura, cuyos ministros eran personalidades de la intelectualidad indígena. Este gabinete tan diverso, no tuvo una mano conductora que le diera coherencia, cada ministro trabajaba casi en aislamiento, las reuniones de Gabinete eran escasas, poco productivas, sin embargo, jamás se plantearon rectificaciones.[8]

Pero a los pocos meses de gobierno, sus aliados de izquierda observaron un cambio inesperado: el Presidente visita los Estados Unidos y declara públicamente ser su mejor amigo. Además altera las funciones y poderes del Estado para evitar oposición parlamentaria y hace un pacto con la derecha ecuatoriana representada por el Partido Social Cristiano (PSC), ante la falta de apoyo en el Congreso Nacional.[9]

Ordenó un aumento en el precio de los combustibles, provocando el alza inmediata del costo de la canasta familiar y el rechazo de la ciudadanía a la política económica impuesta. Ante esta situación, el presidente levantó a su alrededor un cerco de allegados militares, nombrándolos Ministros de Estado, subsecretarios y presidentes de empresas estatales como Petroecuador, Pacifictel, Andinatel, Aduanas, etc. En el campo político, seis militares retirados fueron también nombrados para el cargo de Gobernador, en diferentes provincias, de igual manera, sus familiares cercanos, lejanos y relacionados pasaron de inmediato a convertirse en empleados públicos, siendo el caso emblemático el del cuñado del presidente, Napoleón Villa, quién fue nombrado como director del Fondo de Solidaridad, cargo del que fue separado por el Tribunal Constitucional por nepotismo.[12]

Escándalos de corrupción

A principios de octubre de 2003, Gutiérrez debió soportar un escándalo que sacudió las estructuras de las Fuerzas Armadas Ecuatorianas: El descubrimiento que -desde hacía varios años- de los cuarteles militares había desaparecido gran cantidad de armamento, y que este podría haber sido “negociado” con las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia). Ante la presión pública, varios sospechosos fueron detenidos para ser sometidos a la “Justicia Militar”, pero las autoridades respectivas se negaron a dar sus nombres. A los pocos días el Presidente de Colombia, Álvaro Uribe, en declaraciones formuladas por televisión ante la prensa estremeció la opinión internacional declarando que “De manera corrupta algunos miembros del Ejército Ecuatoriano, contra su gobierno, contra su país, contra la democracia, contra el gran pueblo ecuatoriano, contra su constitución, le han vendido eso a los terroristas colombianos”.[14]

Las denuncias de “irregularidades comprobadas” no cesaban: el Ministro de Desarrollo Humano, Patricio Ortiz debió renunciar a su cargo envuelto en acusaciones que lo involucraban en un oscuro asunto relacionado con un sobreprecio o negociado, perpetrado en la adquisición de ciertos insumos destinados a socorrer a pobladores indígenas afectados por las erupciones del volcán Tungurahua. Al iniciarse el 2004 la situación social y política no había cambiado, y los indígenas, clamaban y proponía por todos los medios propiciar un nuevo levantamiento para “repetir el 21 de enero de 2000”; pero afortunadamente para el gobierno, si bien la situación económica de los ecuatorianos no había mejorado, tampoco se había deteriorado, y esto mantenía al pueblo relativamente tranquilo.[16]

En ese ambiente de incertidumbre y amenazado por varios partidos políticos que le exigían su renuncia, visitó los cuarteles militares y policiales para ofrecer a sus miembros un considerable aumento económico, sin considerar que la deuda social era impagable y que el presupuesto para la salud y la educación no podía cubrir ni siquiera sus necesidades más elementales. Buscando también el respaldo de sus simpatizantes, empresas como Pacifictel despidieron intempestivamente a más de un centenar de trabajadores, que posteriormente serían sustituidos por miembros del partido político del Gobierno.[18]

Destitución de Magistrados de la Corte Nacional y la Pichi Corte

Gutiérrez acudió a una nueva estrategia en el 2004 para mantener estabilidad política, conformar una nueva coalición parlamentaria obteniendo el apoyo de los partidos populistas: para asegurar el respaldo del PRIAN, liderado por Álvaro Noboa, intentó una especie de chantaje contra el industrial guayaquileño, que quedó demostrado el martes 20 de enero de 2004, cuando Carlos Pólit, Secretario del Presidente, anunció que se “…iniciaría una investigación en contra de Noboa por supuestas denuncias en contra de él relacionadas con el precio de la harina, uno de los negocios de Álvaro Noboa”. Para respaldar dicha afirmación, al día siguiente, en Guayaquil, el Presidente advirtió que “encarcelaría al monopolista de la harina”. El Presidente nombró como nuevo Ministro de Gobierno a Jaime Damerval Martínez. Pocos días más tarde, una hábil maniobra política logró que varios diputados comprometidos con el juicio político cambiaran su decisión. Las nuevas propuestas políticas implementadas por Damerval no tardaron en producir fuerte conmoción dentro de los partidos de oposición, y antes de cumplir el primer mes en el Ministerio ya había logrado consolidar una mayoría gobiernista. Esta mayoría se logró básicamente gracias al apoyo del PRIAN y del PRE.[19]

Durante la primera semana de diciembre, el presidente convocó a una sesión extraordinaria del Congreso con el fin de renovar la Corta Suprema de Justicia, por lo que el Congreso, a través de los votos de la mayoría parlamentaria gobiernista -contraviniendo explícitas disposiciones constitucionales- destituyo a los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia, reemplazándolos con nuevos jueces identificados con los partidos políticos miembros de esa mayoría parlamentaria, incluyendo a dos recomendados directamente desde Panamá por el exiliado expresidente Abdalá Bucaram.[20]​ Al finalizar el 2004 el Presidente había logrado consolidarse en el Poder, sostenido por dos líderes cuestionados que habían exigido un altísimo precio por su respaldo, situación que fue confirmada por el diputado Mario Touma, quien en declaraciones hechas en la televisión -el 5 de enero de 2005- dijo que su partido, el PRE, respaldaría al presidente Gutiérrez siempre y cuando este cumpla con su ofrecimiento de permitir el retorno del expresidente Bucaram, expatriado voluntariamente en Panamá -desde su derrocamiento en 1997- para evadir la acción de la justicia ecuatoriana. Ese mismo día el diputado Omar Quintana Baquerizo, también del PRE, fue elegido Presidente del Congreso Nacional.

El proceso de sustitución colocó a Guillermo Castro Dager como presidente de la Corte, abogado de amistad comprobada con el ex mandatario Bucaram, cristalizando el denominado "Pacto de las Guayaberas" alcanzado en una visita de Gutiérrez al hotel de residencia del primero de estos en Panamá, quien tendría actuar en los dos juicios penales entablados en contra de Bucaram, acusado en ambos casos de abuso de fondos públicos durante su gobierno. La nueva Corte fue denominada como la "Pichi-Corte", refiriéndose al apodo del presidente de la Corte Castro Dager. Como consecuencia, la nueva corte anuló los juicios en contra de los expresidentes Abdalá Bucaram, Gustavo Noboa y el ex vicepresidente Alberto Dahik, quienes incluso regresaron del exilio, lo que provocó fuertes protestas y movilizaciones por parte de la población. Ante ésta situación de incertidumbre social, política y jurídica, los municipios de las principales ciudades, junto con los representantes de las Cámaras de la Producción, anunciaron que convocarían a manifestaciones públicas para rechazar las pretensiones dictatoriales del Presidente Gutiérrez.[21]

Acusaciones de autoritarismo y protestas

Para 2005, Gutiérrez insultaba a los periodistas, amenazaba a sus opositores y permitía actos vandálicos, tal cual lo denunció a la prensa el Crnel. Patricio Acosta, ex Ministro de Bienestar Social, ex Secretario de la Administración, quien además señaló que Gutiérrez, cuando era candidato a la Presidencia de la República, se había reunido y mantenido conversaciones con un representante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. El gobierno intentó implementar una ley de comunicación, por medio de la cual podría ejercer control sobre los medios de radiofónicos y de telecomunicación.[22]

El 26 de enero de 2005, una multitudinaria marcha organizada por el Alcalde de Guayaquil, Ab. Jaime Nebot, expresó su rechazo al “dictócrata”. A principios de febrero el Alcalde de Quito, Gral. Paco Moncayo, convocó a también una marcha cívica política y popular con el propósito de exigir al gobernante rectificaciones. El gobierno inició una intensa campaña publicitaria incitando al enfrentamiento entre ecuatorianos, al tiempo que organizaba, para el mismo día 16 de febrero, la respectiva contramarcha. Gutiérrez dispuso que la ciudad de Quito sea “sitiada” por las FF.AA. Pocos días después Cuenca se sumaría a Guayaquil y Quito.[23]

Rebelión de los Forajidos

Los ofrecimientos incumplidos, las contradicciones y el retorno de Abdalá Bucaram -que confirmaba el compromiso adquirido por el gobernante con el político expatriado- colmaron la paciencia de los ciudadanos, especialmente de Quito que, a partir de entonces y convertidos en “forajidos” que era como los había llamado el presidente-, empezaron a realizar una serie de manifestaciones espontáneas, sin la conducción de ningún líder político. El presidente Gutiérrez como respuesta convocaba frecuentemente a contra marchas de sus simpatizantes que terminaban en la Plaza de la Independencia.[24]

Contando con el respaldo de las Fuerzas Armadas, en la noche del 15 de abril -por medio de Decreto Ejecutivo No. 2752- Gutiérrez declaró el Estado de Emergencia Nacional, dispuso la cesación de todos los miembros de la Corte Suprema de Justicia, estableció como Zona de Seguridad a la ciudad de Quito, suspendió varios de los Derechos Civiles de los ecuatorianos, entre ellos la libertad de opinión y de expresión del pensamiento en todas sus formas, la inviolabilidad del domicilio, el derecho a transitar libremente por el territorio ecuatoriano y la libertad de reunión y asociación con fines pacíficos. Esta decisión provocó preocupación en los medios y la oposición, considerando que el presidente se había declarado dictador mediante el decreto. La Pichi Corte con esta decisión fue cesada, anulando todas sus decisiones, por lo que el expresidente Bucaram regresó a su exilio en Panamá y el gobierno perdió su mayoría parlamentaria. En varios medios se hablaba de la necesidad de derrocar a Gutiérrez para evitar una dictadura, por lo que dos días después fue anulada esta resolución, incrementándose las protestas y llamadas a la renuncia del presidente.[26]

Destitución

Lucio Gutiérrez en abril de 2005

El 20 de abril, luego de un incremento de intensidad de las protestas ciudadanas en Quito, el alcalde Paco Moncayo ordeno cerrar las entradas a la capital, impidiendo el paso de los buses con simpatizantes del presidente Gutiérrez. En la mañana de ese día, las protestas se tomaron el edificio del Ministerio de Bienestar Social, el cual quedó destruido e incendiado. Los manifestantes declararon que habían delincuentes armados protegiendo al ministerio, los cuales fueron retenidos por los manifestantes y luego por la Policía.[30]

Ministros de Estado

Ministerio Titular Partido Ministerio / Secretaría Titular Partido
Ministerio de Defensa Nacional Nelson Herrera Militar Ministerio de Comercio Exterior, Industrialización, Pesca y Competitividad Ivonne Baki META
Ministerio de Bienestar Social Patricio Ortiz PSP Ministerio de Economía y Finanzas Mauricio Pozo Crespo Ind.
Carlos Pólit PSP Mauricio Yépez Ind.
Patricio Acosta PSP Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda Nelson Álvarez PSP
Antonio Vargas MIAJ Hermel Fiallos PSP
Ministerio de Salud Pública Francisco Andino MB Jorge Repetto Ind.
Ernesto Gutiérrez Ind. Bruno Poggi PRE
Teófilo Lama Ind. Ministerio de Energía y Minas Carlos Arboleda PSP
Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones Estuardo Peñaherrera PSP Eduardo López Ind.
Jorge Pinos PSP Ministerio de Trabajo y Recursos Humanos Ind.
Saúl Velasco PSP Martha Vallejo Ind.
Ministerio de Agricultura y Ganadería Luis Macas MUPP Raúl Izurieta Ind.
Leonardo Escobar PSP Ministerio de Relaciones Exteriores Nina Pacari MUPP
Rodrigo Lasso Ind. Patricio Zuquilanda PSP
Sergio Seminario Ind. Secretaría Nacional del Deporte, Educación Física y Recreación Luis Tapia PSP
Salomón Larrea Ind. Secretaría de Planificación y Diálogo Social Augusto Barrera[31] MUPP
Ministerio de Educación y Cultura Rosa María Torres MUPP Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo María Fuentes Flores[32] Ind.
Ottón Morán Ind. Secretaría Nacional de Comunicación Antonio Tramontana Ind.
Roberto Passailaigue Ind. Marcelo Cevallos Ind.
Ministerio de Ambiente Édgar Isch MPD Yolanda Torres Ind.
César Narváez Ind. Iván Oña Ind.
Fabían Valdivieso Ind. Secretaría General de la Presidencia Francisco Arosemena PSP
Juan Carlos Camacho Ind. Joaquín Martínez Amador PSP
Ministerio de Turismo Doris Soliz MUPP Óscar Ayerve PSP
Hernán Plaza PSP PSP
Gladys Eljuri Ind. Secretaría de la Administración Pública Patricio Acosta PSP
Ministerio de Gobierno y Policía Mario Canessa Ind. Xavier Ledesma Ind.
PSP Óscar Ayerve PSP
Raúl Baca Carbo Ind. PSP
Jaime Damerval Ind. Secretaría General de Producción Joaquín Martínez Amador PSP
Xavier Ledesma Ind. Patricio Johnson Ind.
Oscar Ayerve PSP

Fuente:[35]