La Montaña | la montaña o la montaña baja: la parte baja de cantabria

La Montaña o La Montaña baja: la parte baja de Cantabria

Curiosamente y de forma tradicional en Cantabria, los habitantes de los valles interiores de la Comunidad utilizan el término La Montaña para referirse a la parte baja de la región, lo que se correspondería con la zona de la Marina, es decir, la zona llana y pegada al mar. Esta peculiaridad puede deberse a que la costa de Cantabria es lo que siempre se ha identificado con la zona en la que vivían los denominados montañeses. En otras zonas del interior de Cantabria los habitantes reciben diferentes nombres en función del valle en el que viven, como: pasiegos (valle del Pas), campurrianos (valle de Campoo), lebaniegos (valle de Liébana), merachos (valle del Miera), purriegos (valle de Polaciones), tudancos (valle de Tudanca) o sobanos (valle de Soba).

A continuación se muestran varios ejemplos de esta curiosa circunstancia:

José María de Pereda, en su obra Peñas Arriba, explicó el significado que tenía entre las gentes de Tudanca (llamada Tablanca en su novela) el territorio de La Montaña:

Otra singularidad de aquellas gentes sepultadas entre montes de los más elevados de la cordillera: llaman «la Montaña» a la tierra llana, a los valles de la costa, y «montañeses» a sus habitadores.
José María de Pereda. Peñas Arriba. (1895)

Amador de los Ríos en su libro titulado "España. Sus monumentos y artes. Su naturaleza e historia" de 1891 dedicó un volumen a la entonces Provincia de Santander, tratando el significado de 'la Montaña' entre los lebaniegos:

Por eso en toda la Montaña, y aún fuera de ella, pues de los de la Liébana no se llaman montañeses, tanto por ambición como por amor propio.[6]
Amador de los Ríos. España. Sus monumentos y artes. Su naturaleza e historia. (1891)

El filólogo británico Ralph Penny en "El habla pasiega: ensayo de dialectología montañesa" escribía respecto a lo que entendían los pasiegos por 'la Montaña':

Hay que notar aquí que los pasiegos mismos no se incluyen dentro de 'la Montaña': para ellos este término está en oposición a la 'Pasieguería', nombre que dan a sus territorios. Igualmente el calificativo 'montañés' sólo se aplica al que vive fuera de los Montes de Pas, sea en Ontaneda o en Villacarriedo, pueblos muy cercanos, sea más lejos.[7]​"
Ralph Penny. El habla pasiega: ensayo de dialectología montañesa. (1969)

También acerca de la relación entre los pasiegos y 'la Montaña', Menéndez Pidal en "Pasiegos y Vaqueiros. Dos cuestiones de geografía lingüística. Revista de la Facultad de Filología, Tomo 4, 1954 , págs. 7-44", afirmó:

A su vez ellos no se consideran montañeses; ¡Vamos a bajar a la Montaña! dicen, cuando salen de sus alturas para entrar en contacto con las gentes santanderinas de más abajo.
Ramón Menéndez Pidal. Pasiegos y Vaqueiros. Dos cuestiones de geografía lingüistica. Revista de la Facultad de Filología, Tomo 4, 1954 , págs. 7-44

En el compendio titulado "Crónica de la Provincia de Santander", escrita en 1919 y publicada en 1922 por el historiador camargués Mateo Escagedo Salmón, en el apartado "Geografía Cántabra en el siglo XIV (Fuente Histórica: El Becerro de las Behetrías) se dice:

Quince merindades señala el famoso Becerro de las Behetrías. De ellas tenían en nuestra actual provincia la de Aguilar, la cual correspondía la parte más mediterránea de ella, hasta el portazgo, que estaba en Pie de Concha, o sea las regiones actuales de Valderredible, Val de Olea, Los Carabeos, las tres Hermandades de Campoo, Reinosa y los Ayuntamientos de Aguayo, Santiurde y Pesquera. De esta división geográfica medieval nació el llamarse campurrianos a los habitantes de la parte alta y montañeses a los de la parte marítima de nuestra provincia, nombres que aún se usan, y los reinosanos llaman Montaña a la parte del Norte, que es precisamente la región menos montañosa de la Provincia.
Mateo Escagedo Salmón. Crónica de la Provincia de Santander. Impr. La Propaganda Católica. Santander. (1922)

Más adelante, y nuevamente, en 1931, el ya por entonces Cronista de la Provincia de Santander, Mateo Escagedo Salmón, trató de nuevo el concepto que de 'la Montaña' se tenía entre los habitantes de la hermandad campurriana de Cinco Villas (concejos de Lantueno, Santiurde, Somballe, Villas de Rioseco y San Miguel de Aguayo), siendo extendible esta percepción a toda la comarca de Campoo:

Si buscamos un denominador común a las antiguas regiones que hoy forman la actual Provincia de Santander, éste no puede ser el de La Montaña, ya que ésta no se extendió más que desde la costa a Pie de Concha (en dónde estuvo el portazgo que separa esta región de las Cinco Villas, y aún hoy en ésta siguen llamando La Montaña a la parte comprendida entre Pie de Concha y Santander).
Mateo Escagedo Salmón. Apuntes de Historia Montañesa. Conferencias, Informes e Hidalguías. (1931)

Nuevamente Mateo Escagedo Salmón, esta vez en un Extraordinario dedicado al turismo en la Montaña del periódico "La Voz de Cantabria" (1932), decía respecto al partido judicial de Reinosa:

La reina de los fríos, quieren algunos que sea ésta su etimología, deduciéndola de dos palabras vascas. Este partido judicial está fuera de la antigua Montaña, porque los límites de ésta no pasaron de Pie de Concha en donde estuvo el portazgo, que fué de la casa de la Vega: de modo que Cinco Villas no eran, ni fueron nunca de la Montaña, aunque sí fueron siempre de lo que se dió en llamar Montañas de Burgos, pues éstas llegaron hasta Aguilar y Mena.
Mateo Escagedo Salmón. La Voz de Cantabria. Extraordinario dedicado al turimos en la Montaña. (29-Enero-1932).

Gregoria Lasaga Larreta en "Los Pasiegos" de 1896, comentaba:

Los habitantes de Liébana y de Campóo por razón de la frialdad del clima ofrecerán tipos más o menos simpáticos, y en mayor número que los valles del centro y parte oriental, pero habrá pocas discrepancias en el traje y costumbres de todos; fuera del país cuando se les pregunta de dónde son, responden con orgullo "Que son montañeses". El pasiego nunca contestará que es montañés; sino de Pas; y si tiene que hablar, o hacer alguna referencia, así sea del pueblo en que tiene emplazada su cabaña, siempre dirá "En la Montaña, esto o aquello": los montañeses tal o cual.
Gregorio Lasaga Larreta. Los Pasiegos. (1896)

En la reedición de esta obra realizada 2003 y que fue llevada a cabo por Eloy Gómez Pellón y Miguel Ángel Sánchez Gómez se comenta:

Como es sabido, todavía en la parte sur de la región, incluyendo los valles montañosos, se denomina actualmente montañeses a los habitantes del resto de la región, y por tanto, del área costera. Este hecho es muy habitual en los montes del Pas y área de influencia. La aparente contradicción que encierra este percepción se explica porque los habitantes del sur, siguen utilizando la misma denominación que se utilizaba en la colindante Castilla para designar a los habitantes de la actual Cantabria. En definitiva, la denominación de montañeses así empleada comporta un concepto emic o subjetivo y no etic u objetivo como se ha supuesto en ocasiones.[8]
Gregorio Lasaga Larreta; estudio preliminar por Eloy Gómez Pellón y Miguel Angel Sánchez Gómez. Los Pasiegos. (2003)

En Valderredible, perteneciente históricamente al partido judicial de Reinosa, ocurre la misma percepción. Josué Fonseca Montes indica que Valderredible no se encuadraba en las "Montañas Bajas de Burgos", y dice:

A este respecto, y cómo curioso dato de permanencia de esta mentalidad, el autor de estas líneas oyó en el verano de 1993 en el lugar de Ruijas -Valderredible- a un ganadero, vecino del pueblo, emplear la expresión "ir a la Montaña", para referirse a ¡Torrelavega!.
Josué Fonseca Montes. El clero en Cantabria en la Edad Moderna. Universidad de Cantabria. Ayuntamiento de Torrelavega. (1996)

El catedrático don Manuel Ballesteros Gaibrois, en el prólogo a la obra de su ilustre y llorado don Antonio Ballesteros Beretta, La Marina Cántabra y Juan de la Cosa, publicada en Santander en 1954, escribía:

La Montaña, aunque en Castilla y España la llamemos así, es esencialmente la Costa, el Mar. Todo lo que tiene que ver con las navegaciones es esencia de Cantabria, es ser de su ser.
Antonio Ballesteros Beretta. La Marina Cántabra y Juan de la Cosa. Diputación Provincial de Santander. (1954)

Igualmente en "Cantabria de pueblo en pueblo" de Mann Sierra Pereda (1980) se entrevista a tres vecinos de Villacantid a los que se les pregunta, entre otras cuestiones:

-¿De dónde eran los pastores?. - Se solían contratar. A veces venían de la 'la Montaña'(en Campoo se llama 'la Montaña' únicamente a la parte de la provincia que parte de sus límites hacia el norte).
Mann Sierra Pereda. Cantabria de pueblo en pueblo. Caja Rural de Santander. (1980)

Respecto al Valle de Soba, en "Cantabria de pueblo en pueblo" de Mann Sierra Pereda, se explica que:

Sabido es que la Montaña para los sobanos comienza pasado el pueblo de Ramales.
Mann Sierra Pereda. Cantabria de pueblo en pueblo. Caja Rural de Santander.(1980)

Sin embargo, existe un municipio costero al que habría que excluir de la comarca de 'la Montaña'. José Pedro Sánchez-Llamosas en "El Habla de Castro" (1982) explica el significado de 'la Montaña' entre los naturales del municipio castreño:

*Montaña(de la, a la)(loc sust.). Indica la zona que comprende el Valle del Asón y la Trasmiera. Expr. común, actual (Castro, Talledo, Baltezana, Ontón, Sámano, Otañes, Allendelagua, Cerdigo). Los ganaderos de la comarca distinguen dentro de la provincia de Santander, para sus negocios: La Montaña, la Pasieguería, Cabuérniga, Campóo y Liébana. La expresión de la o a la Montaña no se identifica como nombre que se da a toda la provincia de Santander.
Jose P. Sánchez Llamosas. El Habla de Castro. Ediciones Irinea. (1982)

El geógrafo gallego Ramón Otero Pedrayo decía que:

[...] si bien no comprende toda la provincia, la tierra de la Montaña, en el uso peculiar de tal palabra en Castilla La Vieja, es uno de los marcos provinciales mejor determinados. «Montaña de Burgos» y «Asturias de Santillana» son expresiones históricas y geográficas de noble sonoridad y de viejo arraigo. Pero bajo él pervive una más antigua y expresiva denominación: Cantabria.
Ramón Otero Pedrayo. Geografía de España. Tomo I. Barcelona. Instituto Gallarch. 1955. páginas 241-242.

Ante estos datos, podemos sacar en coclusión que la comarca geográfica de 'La Montaña' equivale a las tierras menos elevadas de la región, a las más cercanas al mar, con la excepción del área de Castro-Urdiales.