Idioma alemán | aspectos históricos, sociales y culturales

Aspectos históricos, sociales y culturales

El moderno alemán estándar es una lengua germánica occidental descendiente sobre todo del conjunto de variedades habladas durante la Edad Media en el centro y sur de Alemania, conocidas como alto alemán. Convencionalmente se dividen los textos en alto alemán en tres períodos:

El alemán estándar moderno es una forma basada principalmente en el alto alemán temprano, aunque la pronunciación se vio influida por la forma en que los hablantes del norte de Alemania, que en su mayoría hablaban bajo alemán, adoptaron para pronunciar el estándar escrito.

Estandarización de la lengua

Históricamente, el momento en el que una lengua inicia su estandarización es crucial, para su uso como lengua oficial. Antes del siglo XV cada región usaba casi exclusivamente su variedad regional. En el norte de la actual Alemania hasta el siglo XVII la lengua de prestigio fue el bajo alemán (un grupo de variedades hermanas de las que dieron lugar al alto alemán que está en la base de la lengua estándar). A partir de los siglos XV y XVI la documentación oficial deja de redactarse predominantemente en latín y empieza a surgir en la región que ocupa el alemán central oriental un intento de usar un alemán que represente un compromiso entre variedades regionales. Es entonces cuando se empieza a formar un consenso entre autoridades y hablantes para determinar cómo será escrito y hablado, aunque ello no impide que existan variaciones regionales. A partir de ese consenso, la lengua estándar empieza a ser vista como una variedad de prestigio, y se toman medidas que regulen la manera en que se enseñará como lengua vehicular principal de la enseñanza, así como segunda lengua o lengua extranjera. Los escritos legales en alemán central oriental y la Biblia de Lutero (1522-34) son el punto de partida para la formación de la lengua estándar alemana moderna.[12]​ En este sentido se ha dicho:

Con su traducción de la Biblia al alemán, y pese a no haber sido la primera, Lutero se hizo digno merecedor de un reconocimiento que hoy perdura con relación al enriquecimiento y normalización del alemán (de lo que hoy se conoce como nuevo alto alemán, para ser más exactos). Algo que queda remarcado por el hecho de que, en su traducción, Lutero no escoge el vocabulario teniendo presente su propio dialecto (el alemán centro-oriental) sino el que por aquel entonces estaba más extendido en los territorios alemanes. Con ello, Lutero hizo del idioma una cuestión nacional. El alemán no era ya un idioma más sino el idioma nacional.[13]

Esta estandarización de la lengua consiste en escoger reglas de entre formas regionales alternativas. En su caso, no fue hasta mediados del siglo XVIII cuando se puede dar por establecido un estándar escrito más o menos definitivo, y durante el siglo XIX se fijaría también la pronunciación estándar. Si bien la unificación prusiana y su Unión Aduanera (Zollverein) fue un impulso a la lengua estándar, originalmente en el territorio prusiano la lengua dominante era el bajo alemán, aunque en la educación se promovió el incipiente estándar basado el alto alemán. Este alemán estándar no se aceptó como lengua oficial hasta 1902, cuando la Segunda Conferencia Ortográfica estableció las primeras reglas para el alemán estándar. En paralelo las lenguas regionales siguieron siendo usadas hasta el día de hoy, especialmente en asuntos informales y siempre entre personas de la misma región.

Lengua estándar

El idioma alemán en la Unión Europea.

Aunque utilizamos el término «alemán» para referirnos al idioma escrito y la lengua estándar, en el terreno hablado existe una gran cantidad de variedades lingüísticas con un desarrollo lingüístico autónomo. El alemán estándar, conocido como Hochdeutsch (alto alemán), no se originó a partir de un dialecto concreto, sino que se creó a partir de los diversos dialectos, sobre todo los centrales y sureños, como lengua escrita. Ya desde el siglo XV, esta permitía la comunicación entre los mismos, pero a la hora de hablar no existía un patrón unificado. La creación de una pronunciación estándar se hizo necesaria por el aumento en importancia del teatro en el siglo XIX que llevó a los responsables de las compañías a encontrar una forma de recitar única que fuera entendida en todo el territorio. Así se creó el Bühnendeutsch o alemán de escenario, que al final se convirtió en la pronunciación estándar del alemán, aunque alguno de sus preceptos como que «-ig» = /-iç/; no obedecen a razones lingüísticas sino acústicas.[cita requerida]

Hoy día, en la mayor parte de las regiones del Norte de Alemania, la gente ha abandonado sus dialectos regionales (pertenecientes al bajo alemán) y de manera coloquial hablan principalmente alemán estándar; los casos más extremos son los del valle del Ruhr (lugar a donde acudieron inmigrantes de toda Alemania a lo largo del siglo XIX) y el sur del estado de Brandeburgo, en la llamada Sajonia prusiana, donde el dialecto prácticamente ha desaparecido. Esto no ocurre en el Sur de Alemania, Austria y sobre todo Suiza, donde el alemán estándar apenas se habla, solo en ocasiones contadas, como a la hora de hablar con alguien que no entiende el dialecto suizo. En ciertas regiones alemanas, sobre todo en algunas grandes ciudades, una gran parte de la población solo habla la lengua estándar.

La lengua estándar tiene diferencias regionales, especialmente en vocabulario, aunque también en pronunciación y gramática. Estas diferencias son mucho menores que las que existen entre los dialectos locales. Sin embargo, el alemán se considera una lengua pluricéntrica, pues las variedades de los tres mayores países germanohablantes son consideradas estándar de igual modo.

Dialectos

Mapa dialectal del alemán: La línea de Benrath separa el área dialectal del bajo alemán (amarillo) del área de transición al alto alemán (azul). La línea de Espira separa esta área de transición (azul) del área dialectal del alto alemán (verde).

Junto a la lengua estándar coexisten innumerables variedades regionales, formando un continuum que se extiende por toda la Teutonia, es decir, aquellos territorios del área germánica occidental que tienen como lengua oficial el neerlandés, el alto alemán y el luxemburgués. Las variaciones entre los distintos dialectos regionales son considerables, pues los dialectos altoalemanes y los bajoalemanes no son mutuamente inteligibles; asimismo, los dialectos alemanes no suelen ser entendidos por alguien que solo conoce el alemán estándar.

Se pueden dividir los dialectos entre los del «bajo alemán» y los del «alto alemán». La separación entre ambas zonas viene dada por la llamada línea de Benrath, la cual separa las zonas que sufrieron la segunda mutación consonántica germánica[14]​ de las que no la sufrieron. Esa mutación se produjo alrededor del año 500 d. C. en los pueblos al sur de esta línea; los dialectos de estos pueblos han dado lugar al alto alemán actual. Los dialectos de los pueblos al norte de esta línea han dado lugar al inglés, neerlandés, frisón y los dialectos del bajo alemán.

Otra segunda línea destacable es la línea de Espira, marcada por el río Meno, al sur de la cual la segunda mutación se da totalmente (alto alemán u Oberdeutsch), y al norte solo parcialmente (alemán central o Mitteldeutsch, de los cuales se deriva el alemán estándar). Un ejemplo de las variaciones fonéticas se ve a continuación:

Palabra del
bajo alemán
Palabra del
alto alemán
Significado
ik ich yo
maken machen hacer
Dorp Dorf pueblo
tussen zwischen entre
op auf encima de, en, de
Korf Korb cesta
dat das eso
Appel Apfel manzana

El grupo alto/medio alemán se subdivide en los dialectos siguientes:

Dialectos del alemán desde 1945

Por su parte, el grupo bajo alemán se articula en las siguientes modalidades lingüísticas:

  • Bajo sajón (Niedersächsisch) o bajo alemán (Plattdeutsch) propiamente dicho, que se habla en toda la zona septentrional de Alemania, así como en el Nordeste de los Países Bajos.
    • Westfälisch (westfaliano)
    • Ostfälisch (ostfaliano)
    • Nordniederdeutsch (bajo alemán septentrional)
    • Mecklenburgisch-Vorpommersch (mecklemburgués-pomerano occidental)
    • Brandenburgisch (brandeburgués)
    • Ostpommersch (pomerano oriental)
    • Mittelpommersch (pomerano central)
    • Bajo prusiano
  • Bajo fráncico (Niederfränkisch), cuyo dominio lingüístico se extiende por casi todos los Países Bajos, Flandes, así como aquellas comarcas renanas (Cléveris, Emmerich) que lindan con dichos países. El dialecto de Holanda y Zelanda, el neerlandés, se convirtió en lengua estándar de estos territorios en el siglo XVII.

El alemán suizo - Schwyzerdütsch

Los dialectos del alemán suizo presentan varias curiosidades: existen diversas modalidades dependiendo de la región geográfica, por ejemplo, el Züridütsch (alemán suizo de Zúrich), Bärndütsch (de Berna), Urnerdüütsch (de Uri), Luzärnerdütsch, (de Lucerna), Baseldiitsch (de Basilea), Sanggallerdüütsch (de Sankt Gallen), Wallisertiitsch (del Valais).

En todos estos casos, se trata de dialectos hablados: su habla es dialectal, pero normalmente escriben en alemán estándar, aunque también existe una tendencia minoritaria que intenta reflejar el habla dialectal en ediciones escritas (correo electrónico, SMS). El principal problema que se encuentra en dicha empresa es la gran cantidad de variaciones dialectales, que en muchos casos difieren significativamente unas de las otras. Por ejemplo, los alemanes no entienden el alemán suizo con facilidad, pero los suizos, en cambio, entienden a los alemanes sin problema.

Ejemplos de variaciones léxicas dialectales

Entre las variantes léxicas regionales que existen, algunas de las más conocidas son:

  • Grüezi (en alemán suizo de Zürich züridütsch) > Hallo (en Hochdeutsch) = hola (si bien su origen es (ich) grüß(e) dich en alemán estándar que significa «yo te saludo»)
  • rüebli (en alemán suizo) > Karotte o Möhre (o Mohrrübe o Wurzel) (en Hochdeutsch) > Wuddel (en Niederdeutsch) = zanahoria
  • merci vill mal (en alemán suizo) > Danke schön (en Hochdeutsch) = muchas gracias
  • schnufe (en alemán suizo) > atmen (en Hochdeutsch) = respirar
  • nai (en alemán suizo) > , nee (en lenguaje coloquial) > nein (en Hochdeutsch) = no
  • chli (en alemán suizo) > klein (en alemán estándar) > glõa (en dialecto bávaro) > lütt (en Niederdeutsch) = pequeño
  • Brötli|Weggli/Weggä (en alemán suizo) > Semmel (en dialecto bávaro) > Brötchen (en Hochdeutsch) = panecillo
  • Samschtig (en alemán suizo) > Samstag (en Hochdeutsch o alemán estándar) o Sonnabend (en el norte de Alemania) = sábado
  • Según la región, el otoño puede recibir los nombres Herbst, Spätjahr, Spätling, entre otros.

En algunos casos, los dialectos suizos difieren considerablemente los unos de los otros, tal y como se puede observar en el siguiente ejemplo:

es mödeli Ankä (en alemán suizo de Berna Bärndütsch)
e stückli Butter (en alemán suizo de Zürich züritüütsch)
ein Stück(chen) Butter (en Hochdeutsch)
«un trocito de mantequilla»

Ejemplos de variaciones morfológicas

  • En alemán suizo emplean -li como sufijo diminutivo en lugar de -chen o -lein del alemán estándar.[cita requerida]

Ejemplos de variaciones fonológicas

  • En alemán de Zúrich se pronuncia una vibrante, al igual que los hispanoparlantes, cuando realiza el fonema correspondiente con la letra «r».
  • La secuencia ei que se pronuncia /ai/ en alemán estándar, se pronuncia /i:/ en alemán suizo.