Guerra de Secesión | comienza la secesión

Comienza la secesión

Secesión de Carolina del Sur

Primera publicación alusiva a la secesión, aparecida en el periódico Charleston Mercury el 20 de diciembre de 1860.

Carolina del Sur aprobó la «Declaración de Causas inmediatas que inducen y justifican la Secesión de la Unión Federal» el 24 de diciembre de 1860. Afirmó que lucharía por los derechos de los poseedores de esclavos pero negaba el derecho a los estados del Norte a rechazar la Ley de Esclavos Fugitivos, alegando que éstos no cumplían con sus obligaciones federales. Todas las quejas del Sur de violaciones de derechos estatales estaban relacionadas con la esclavitud.

Invierno de secesión

Antes de que Lincoln tomase posesión del cargo, siete estados declararon la secesión de la Unión. Establecieron un gobierno en el sur, los Estados Confederados de América, el 9 de febrero de 1861. Tomaron el control de los fuertes y otras posesiones federales que se encontraban dentro de sus fronteras con poca resistencia del presidente saliente, James Buchanan, cuyo mandato concluyó el 4 de marzo de 1861. Buchanan dijo: «El Sur no tiene derecho de separarse, pero yo no tengo poder para impedirlo».[61]​ Un cuarto del Ejército de los Estados Unidos, toda la guarnición de Texas, se rindió al general David Twiggs y se unió a la Confederación.

Mientras los sureños renunciaban a sus asientos en el Senado y la Cámara de Representantes, la secesión permitió a los republicanos aprobar propuestas que habían sido bloqueados por los senadores del Sur antes de la guerra. Entre estas leyes que se aprobaron destacaron el Acta de Morrill, mediante la cual se protegía la importante industria del hierro; el Acta de Homestead, según la cual se otorgarían a todo aquel ciudadano libre que lo solicitase 160 acres de tierra aún no trabajada de los territorios fuera de las Trece Colonias; la construcción de un ferrocarril transcontinental; el Acta de la Banca Nacional, con la que se desarrolló el uso de la moneda nacional y la Ley de Curso Legal de 1862, que autorizaba del uso de billetes de banco. También se aprobaron con el Acta de Impuestos unas tasas sobre los ingresos para financiar la guerra.

La Confederación

Mapa político de los Estados Confederados de América.
Jefferson Davis, primer y único presidente de los Estados Confederados de América.

Siete estados algodoneros del Sur profundo se habían separado de la Unión en febrero de 1861: Carolina del Sur, Misisipi, Florida, Alabama, Georgia, Luisiana y Texas.[63]​La región noroccidental de Virginia se separó de éste uniéndose a la Unión con el nombre de Virginia Occidental el 20 de junio de 1863. Hacia finales de 1861 Misuri y Kentucky estaban divididos, teniendo ambos dos gobiernos, uno prosureño y otro prounionista. Varias tribus amerindias, poseedoras de esclavos, apoyaron a la Confederación, provocando en el Territorio Indio una pequeña guerra civil muy sangrienta.[cita requerida]

La capital de los estados Confederados se situó en Montgomery (Alabama) entre el 4 de febrero y el 29 de mayo de 1861. Desde el 30 de mayo la capital se trasladó a Richmond (Virginia). A finales de la guerra el gobierno tuvo que ser evacuado y realojado hasta el final del conflicto en Danville, también en el estado de Virginia. La economía de la Confederación se basaba en la exportación de productos agrarios, especialmente algodón, tabaco y caña de azúcar. La industria era bastante escasa y fue necesario que comprasen muchas de las armas utilizadas a otros países.[64]

Los estados de la Unión

En este mapa:      Estados de la Unión que prohibieron la esclavitud      Territorios de la Unión, disputados      Estados no secesionados que permitieron la esclavitud      Kansas, que luchó con la Unión como un estado libre      Estados Confederados de América      Territorios confederados, disputados

Veintitrés estados se mantuvieron leales a la Unión: California, Connecticut, Delaware, Illinois, Indiana, Iowa, Kansas, Kentucky, Maine, Maryland, Massachusetts, Míchigan, Minnesota, Misuri, Nuevo Hampshire, Nueva Jersey, Nueva York, Ohio, Oregón, Pensilvania, Rhode Island, Vermont, y Wisconsin.[65]​Durante la guerra se crearon Nevada y Virginia Occidental, los cuales se unieron a la Unión. Tennesse y Luisiana se volvieron a alinear con los estados del norte al poco tiempo de comenzar el conflicto armado.

Los territorios de Colorado, Dakota, Nebraska, Nevada, Nuevo México, Utah y Washington lucharon del lado de la Unión.

Estados fronterizos

Los estados fronterizos de la Unión eran Virginia Occidental, Maryland, Delaware, Misuri y Kentucky.

Maryland tenía numerosos oficiales proconfederación, quienes permitieron la quema de puentes y disturbios en contra de la Unión en Baltimore. Lincoln respondió con la ley marcial y el envío de tropas. Las unidades de la milicia que habían estado penetrando en territorio norteño se apresuraron hacia Washington y Baltimore.[66]​ Antes de que el gobierno confederado se diese cuenta de lo que estaba pasando, Lincoln había conseguido un firme control sobre todo el estado de Maryland y el Distrito de Columbia y había arrestado a los miembros separatistas del gobierno estatal y los había sometido a juicio.

En Misuri, una convención elegida para decidir sobre la secesión votó mantenerse leal a la Unión. Cuando el gobernador proconfederado Clairborne F. Jackson llamó a la milicia estatal, esta fue atacada por las fuerzas federales bajo el mando del general Nathaniel Lyon, que acorraló al gobernador y a la Guardia Estatal en el rincón suroeste del estado. El grupo elegido para decidir sobre la secesión tomó el poder como gobierno provisional tras la expulsión del gobernador.[67]

Kentucky no se apartó de la Unión. Durante un tiempo se declaró neutral. Sin embargo, los confederados rompieron la neutralidad al tomar Columbus en septiembre de 1861. Esto llevó al estado a un enfrentamiento contra la Confederación y la reafirmación de su lealtad a la Unión pese a intentar mantener sus leyes esclavistas. Durante la breve invasión de las fuerzas confederadas, los simpatizantes del gobierno sureño organizaron una convención secesionista, instauraron un gobernador y se ganaron la aceptación de la Confederación. El gobierno rebelde tuvo que marchar pronto al exilio y nunca llegó a controlar el estado.[68]

Tras la declaración de secesión de Virginia en 1861, los prounionistas de cincuenta condados del noroeste de Virginia votaron el 24 de octubre de ese mismo año la creación de un nuevo estado fiel a la Unión. La mayoría de los votantes de lo que se convirtió en Virginia Occidental habían votado en contra de la secesión.[70]​ Este nuevo estado fue admitido en la Unión el 20 de junio de 1863.

Hubo intentos secesionistas prounionistas similares en Tennessee, aunque fueron sofocados por la Confederación. Jefferson Davis arrestó a aproximadamente 3000 hombres sospechosos de ser leales a la Unión y fueron ahorcados sin juicio.[71]