Eslovaquia | demografía
English: Slovakia

Demografía

La esperanza de vida de los romaníes es 11 años inferior a la media de la población.[18]

Evolución de la población entre 1993 y 2010.
Distribución de la población eslovaca en 2001 por regiones y grupos étnicos (cliquee para ampliar).


Al año 2011, Eslovaquia tiene una población de 5 397 036 habitantes. La esperanza de vida es de 76 años. El 99,6 % de la población está alfabetizada. El promedio de hijos por mujer es de tan solo 1,4.

La mayoría de los habitantes de Eslovaquia son étnicamente eslovacos (80,7 %). Los húngaros son la minoría étnica más grande (8,5 %) y están concentrados en la región sur del país. Otros grupos étnicos incluyen a los checos (0,6 %), a los rutenos (0,6 %), y a los ucranianos, alemanes, moravos y polacos que representan el 1 % cada uno.[23]​ El porcentaje de población romaní es de 2 % según el último censo (que está basada en estimaciones propias de organizaciones gitanas); pero alrededor del 5,6 % basado en datos aportados por autoridades municipales (que computan sólo la población permanente). Sin embargo, nótese que en el caso del 5,6 %, los porcentajes de húngaros y eslovacos son más bajos por 4 puntos porcentuales.

El idioma oficial del Estado es el eslovaco, que pertenece a la familia de las lenguas eslavas, pero el húngaro (9,4 %) es ampliamente hablado en el sur y disfruta de un estatus cooficial en algunas regiones. También cabe destacar el romaní, que es utilizado como lengua materna por el 2,3 % de la población.[24]

La constitución eslovaca garantiza la libertad de culto. La mayoría de los ciudadanos eslovacos (62,0 %) practica el catolicismo; el 5,9 % se adhiere al luteranismo, el 3,8 % sigue a la iglesia greco-católica, un 1,8 % profesa el calvinismo, y un 0,9 % es ortodoxo oriental. Por otra parte el 13,4 % de la población se declara sin religión, y el 10,6 % no se define en materia religiosa.[25]​ De una población estimada de ciento veinte mil judíos antes de la Segunda Guerra Mundial, alrededor de dos mil trescientos judíos permanecen en el país.

Religión

Religión en Eslovaquia (2011)
     Iglesia Católica (62%)      iglesia Greco-Católica (3,8%)      Iglesias Reformadas (8,9%)      Iglesia Ortodoxa (0,9%      Testigos de Jehová (0,3%)      Otras religiones (0,5%)      Sin religión (13%)      No han respondido (10,6%)

El cristianismo es la religión predominante en Eslovaquia. La mayoría (62%) de los eslovacos pertenece a la Iglesia latina del catolicismo; con la adición de un 4% adicional de católicos griegos (bizantinos), todos los católicos representan el 66%. Los miembros de una denominación protestante, principalmente luterana o reformada , representan el 9%. Los miembros de otras iglesias, incluidos los no registrados, representan el 1.1% de la población. Los cristianos ortodoxos orientales se encuentran principalmente en áreas rutenias (rusas). La Iglesia Católica divide el país en 8 diócesis, incluyendo 3 arquidiócesisen dos provincias diferentes . La Iglesia católica griega eslovaca es una Iglesia sui iuris metropolitana con tres eparquías en Eslovaquia y una en Canadá. En general, alrededor de un tercio de los miembros de la iglesia asisten regularmente a los servicios religiosos.[2] La situación religiosa es dramáticamente diferente a la de la vecina República Checa, que es notable por su mayoría atea o irreligiosa.

Otras religiones practicadas en Eslovaquia incluyen la Fe Bahá'í, el Hinduismo, el Islam y el Judaísmo. Hay 18 iglesias y religiones registradas.[3] Se estima que hay un 0,2% de musulmanes en Eslovaquia en 2010. Si bien el país tenía una población judía de la Segunda Guerra Mundial estimada en 90,000, solo unos 2,300 judíos permanecen en la actualidad. En 2010, se estimaba que 5,000 musulmanes en Eslovaquia representaban menos del 0,1% de la población del país.

En 2016, el parlamento eslovaco aprobó un proyecto de ley que exige que todos los movimientos religiosos y organizaciones tengan un mínimo de 50,000 miembros practicantes verificados para poder ser reconocidos por el estado. El proyecto de ley ha sido bien recibido, como un método para frenar nuevos movimientos religiosos potencialmente peligrosos y abusivos y criticado por favorecer el cristianismo y violar el ideal del secularismo estatal.[7] La ley fue aprobada por una mayoría de dos tercios en el parlamento.