El Havre | infraestructuras
English: Le Havre

Infraestructuras

Un ferri de LD Lines en el puerto de El Havre.

Primer puerto francés para el tráfico de contenedores y primero en lo referente al valor de las mercancías tratadas, El Havre se sitúa en segundo lugar detrás del puerto de Marsella por el volumen total de sus mercancías. En lo que concierne al tráfico de contenedores, El Havre es el noveno puerto europeo con 2.150.000 evp por año (cifras de 2004). Marsella el 17º, Ruan 40º, Nantes-Saint-Nazaire 44º. El puerto empezó a desarrollarse en el siglo XVI y tiene muchas ventajas: es el puerto situado más al oeste de la Mancha, el mar más frecuentado del mundo. Puerto de estuario tiene, tras de sí, un hinterland poblado y rico (población de Ruan y de París). Está muy bien comunicado por medio de una amplia red de vías de comunicación: autopistas, ferrocarril, canales, ríos. El proyecto Puerto 2000 tiene que reforzar la capacidad de acogida de los barcos, creando nuevos embarcaderos en el estuario del Sena. En 2005 se terminó el dique de 3.5 km. El objetivo es el de reducir los plazos de espera de los portacontenedores. Por otro lado, El Havre es la fundadora de la Asociación Internacional & Villa-Puerto que reagrupa un centenar de puertos en los cinco continentes. El puerto recibe más de 34 millones de toneladas de petróleo bruto cada año y puede acoger los supertanques de 550.000 toneladas. A mediados de los años 1970, el puerto de El Havre se completó con el puerto de Havre-Antifer, situado a unos treinta kilómetros al norte. Este puerto tiene que acoger los supertanques en sus terminales petroleras.

Transportes

Estación de ferrocarril de El Havre.

El Havre ha explotado las ventajas de su situación litoral, pero también se ha visto perjudicado a causa de su enclave. Por este motivo, los gobernantes locales han mejorado las comunicaciones de la ciudad y del puerto; la autopista A131 (E05) une El Havre con la autopista de Normandía por el Puente de Tancarville, de esta manera la ciudad queda a una hora de Ruan y a dos horas de París. Desde hace poco tiempo la autopista A29 (E44) une a El Havre con el norte de Francia y conduce al Puente de Normadía.

La red ferroviaria también ha sido ampliada: los trenes Corail de la línea París-El Havre comunican con las estaciones de Bréauté-Beuzeville, Yvetot, Ruan, Oissel, Val-de-Reuil, Gaillon-Aubevoye, Vernon, Mantes-la-Jolie y París-Saint-Lazare. No hay, sin embargo, ningún enlace ferroviario entre El Havre y Caen: es preciso pasar por Ruan o utilizar los Autobuses Verdes (Puente de Normandía, Honfleur, Trouville, Deauville, Caen y, a partir de este, todo el Calvados). Los Autocars Gris parten hacia Étretat y Fécamp. Asimismo, CNA cubre la ruta hacia el valle del Sena y Ruan. Por último, la compañía AirPlus cuenta con transbordadores que van a las estaciones y aeropuertos de París.

Para el transporte aéreo, la población dispone del aeropuerto de Havre-Octeville.

Los viajes transmancha con Portsmouth, en el sur de Inglaterra, gracias a P & O Feries, quedaron eliminados en 2005, fueron retomados por Louis Dreyfus Lines, que cambió su configuración; ahora sólo hay una rotación diaria, cuando antes había dos.

El Havre es una de estas grandes ciudades de Francia en las que, la circulación es relativamente fluida. Los primeros problemas surgieron porque una parte muy importante de la población trabajadora reside en las afueras de El Havre. La salida de la ciudad hacia Breque (gigantesco nudo de carreteras) produce siempre grandes atascos. La ciudad y la población cuentan con una red de transportes muy complicada. Esto es debido a los problemas que representa la ruptura entre la ciudad baja y la ciudad alta, las dos partes de la ciudad están unidas por estrechas avenidas, calles sinuosas, muchas escaleras, un funicular y el túnel Jenner. El problema del tiempo de los recorridos no cesa de aumentar de año en año, a causa del crecimiento del tráfico de automóviles.

Nuevo tranvía, avenue Foch.

Los principales ejes de la ciudad cuentan con aparcamientos de pago. Hasta principios de los años 2000, El Havre era una ciudad respetuosa en este sentido, pero dos huelgas sucesivas han cambiado las tornas. El ayuntamiento dispone asimismo de muchos aparcamientos cubiertos, mientras que la sociedad VINCI sólo tiene uno.

Los autobuses Océane cubren la ciudad baja, la ciudad alta y su población; cuentan con quince líneas y sus dos transbordadores. La compañía dispone también del funicular. Asimismo cuenta con el transporte "puerta a puerta" para las personas con movilidad reducida. Por último ha puesto en servicio el Fil’Bus que permite, a determinadas partes de la población havresa sin servicio de autobuses, disponer de un servicio de taxis durante las horas punta o nocturnas. Los primeros problemas de saturación empiezan a plantearse. Una nueva línea LER inaugurada en 2003 comunica varias estaciones SNCF con la población havresa (CODAH), con la misma tarifa del Bus Océane.

El Havre no disponía de rutas para el ciclismo, sólo había una pista de doble sentido, mal indicada, en una calle de sentido único. La asociación SABINE ha obligado a cambiar la mentalidad en el ayuntamiento. En el verano de 2005 se llevaron a cabo numerosos trabajos para la construcción de varias pistas ciclistas que empalman con la Vía Verde, prometiendo una importante red de pistas de calidad. Sin embargo, muchos kilómetros se han acondicionado en las aceras, impidiendo el paso de los peatones. Por otra parte, en el marco de una colaboración denominada Vélocéane se pueden alquilar bicicletas para ir a la playa, a la estación y al ayuntamiento, en las agencias del bus Océane (compartidas con SABINE).