Democracia representativa | críticas

Críticas

En su libro Partidos políticos, escrito en 1911, Robert Michels sostiene que la mayoría de los sistemas representativos se deterioran hacia una oligarquía o partitocracia. Esto se conoce como la ley de hierro de la oligarquía.[29]​ Las democracias representativas que son estables han sido analizadas por Adolf Gasser y comparadas con las democracias representativas inestables en su libro Gemeindefreiheit als Rettung Europas («Libertad comunal como rescate de Europa»). Gasser estableció los siguientes requisitos para una democracia representativa a fin de permanecer estable y no afectada por la ley de hierro de la oligarquía:

  • La sociedad tiene que ser construida de abajo hacia arriba. Como consecuencia, la sociedad es construida por personas, que son libres y tienen el poder de defenderse con armas.
  • Estas personas libres se unen o forman comunidades locales. Estas comunidades locales son independientes, lo que incluye la independencia financiera, y son libres de determinar sus propias reglas.
  • Las comunidades locales se unen en una unidad superior, por ejemplo: un cantón.
  • No hay burocracia jerárquica.
  • Existe competencia entre estas comunidades locales, por ejemplo: sobre los servicios prestados o sobre los impuestos.

Un inconveniente para este tipo de gobierno es que los funcionarios electos no están obligados a cumplir las promesas hechas antes de su elección y son capaces de promover sus propios intereses una vez elegidos, proporcionando un sistema incohensivo de gobernanza.[31]

Soluciones propuestas

Estococracia

El sistema de estococracia ha sido propuesto como un sistema mejorado en comparación con el sistema de democracia representativa, donde los representantes son elegidos. La estococracia pretende reducir al menos esta degradación al tener a todos los representantes designados por sorteo en lugar de votar. Por lo tanto, este sistema también se llama lotocracia. El sistema fue propuesto por el escritor Roger de Sizif en 1998 en su libro La stochocratie. La elección de los funcionarios por sorteo era también la práctica habitual en la antigua democracia ateniense.[32]​ La racionalidad detrás de esta práctica era evitar el cabildeo y la campaña electoral de los oligarcas económicos.

Democracia deliberativa

El sistema de democracia deliberativa es una mezcla entre un sistema gobernado por mayoría y un sistema consensuado. Permite que las democracias representativas o las democracias directas coexistan con su sistema de gobierno, proporcionando una ventaja inicial.[33]​ Es un sistema que permite a los legisladores discutir las cuestiones de manera productiva tratando de llegar a un consenso. Si el grupo no puede llegar a un consenso, entonces se debe tomar una mayoría-gana el voto.

Democracia delegativa o democracia líquida

El sistema de democracia delegativa o democracia líquida es una mezcla dinámica de democracia representativa y democracia directa, lo que significa que cada participante puede decidir si quiere participar en una decisión por votación directa, o si prefiere que un delegado vote por él por utilizando un sistema de software. El votante puede delegar su voto en una organización, un partido político o un individuo. Uno puede tener diferentes delegados en diferentes áreas temáticas, y siempre cambiar el delegado. Cuando el votante vota directamente en un asunto, el voto de los delegados será borrado y el voto directo será contado. Este sistema también contiene espacio para iniciativas populares y deliberación. El primer ejemplo de democracia delegativa o democracia líquida con un programa de software en un entorno político real implicó el partido político local Demoex en Vallentuna cerca de Estocolmo, Suecia. Los Partidos Piratas en Alemania,[36]