Bujará | cultura
English: Bukhara

Cultura

Bujará ha sido tradicionalmente el principal centro de cultura islámica en Asia Central. Tras La Meca es el segundo centro de peregrinación musulmana.

El pensador Avicena nació en Bujará el siglo X y allí vivió durante muchos años. De ella era también natural Bujari, uno de los principales recopiladores de tradiciones del profeta (ahādīz) de la tradición musulmana sunní.

Monumentos históricos en Bujará

Complejo

  • Complejo Po-i-Kalyan

El nombre Po-i Kalan (también Poi Kalân, en persa پای کلان que quiere decir «Gran fundación»), pertenece al complejo arquitectónico ubicado en la base del gran minarete Kalân.

El minarete de Kalyan. Más propiamente, Minâra-i Kalân, (el «gran minarete» en persa/tayiko). También conocido como la Torre de la Muerte, pues según una leyenda es el sitio donde se ejecutaba a los criminales arrojándoles desde lo alto durante siglos. El minarete es la parte más famosa del conjunto, y domina sobre el centro histórico de la ciudad. El papel del minarete es, en gran medida, tradicional y ornamental, su dimensión excede de los límites de la principal función del minarete, que es proporcionar un punto ventajoso desde donde el muecín llama al pueblo a la oración. Para este propósito, basta ascender al tejado de una mezquita. Esta práctica era común en los años iniciales del Islam. La palabra «minarete» deriva del árabe minara («faro», o más literalmente, «lugar donde algo arde»). Los minaretes de la región eran posiblemente adaptaciones de las «torres de fuego» o faros de las anteriores épocas zoroastrianas.[5]

La mezquita de Kalân (Masjid-i Kalân), se discute si fue terminada en 1514, y es igual en tamaño a la mezquita de Bibi-Janím en Samarcanda. La mezquita tiene capacidad para acomodar a 12.000 personas. Aunque la mezquita de Kalyan y Bibi-Janím de Samarcanda son el mismo tipo de edificio, difieren en lo que se refiere a su arquitectura. Doscientos ochenta y ocho pilones monumentales srven como soporte al tejado con múltiples cúpulas de las galerías que rodean el patio de la mezquita de Kalyan. El eje longitudinal del patio termina con un portal a la cámara principal (macsura) con un salón cruciforme, rematado con una gran cúpula maciza azul sobre un tambor de mosaico. El edificio mantiene muchas curiosidades arquitectónicas, por ejemplo, un agujero en una de las cúpulas. A través de este agujero uno puede ver los cimientos del minarete de Kalyan. Volviento entonces hacia atrás paso a paso, puede contar todos los cinturones de ladrillo del minarete hasta la rotonda.[6]

Madrasa Mir-i Arab (1535–1536). La construcción de la madrasa de Mir-i-Arab se atribuye al jeque Abdulá Yemení de Yemen—llamado Mir-i-Arab—el mentor espiritual de Ubaidulá-kan y su hijo Abdul-Aziz-kan. Ubaidulá-kan guerreó con éxito contra Irán. Al menos tres veces sus tropas tomaron Herat. Cada una de esas expediciones de saqueo sobre Irán se vio acompañada por la captura de muchos cautivos. Se dice que Ubaidulá-kan había invertido el dinero ganado de la redención de más de tres mil cautivos persas en la construcción de esta madrasa. En el medio de la bóveda (gurhana) se encuentra la tumba de madera de Ubaidulá-kan. Cerca está enterrado también el mudarrís (un profesor principal) Muhammad Kasim. El portal de la madrasa Miri Arab se encuentra en un eje con el portal de la mezquita de Kalyan. Sin embargo, debido a cierto descenso de la plaza al este fue necesario alzar un poco un edificio de la madrasa sobre una plataforma.[7]

  • Lab-i Hauz

El conjunto Lab-i Hauz (o Lab-e hauz, en persa: لب حوض, que significa junto al estanque) (1568–1622) es el nombre de una zona que rodea a uno de los pocos hauz, o estanques, que quedan en la ciudad de Bujará. Hubo varios estanques semejantes antes del gobierno soviético. Los estanques actuaron como la principal fuente de agua de la ciudad, pero también eran famosos por difundir enfermedades, y de por ello fueron en su mayor parte drenados en los años veinte y treinta por los soviéticos. El Lab-i Hauz sobrevivió debido a su papel como pieza central de un conjunto arquitectónico que se remonta a los siglos XVI y XVII. El conjunto Lab-i Hauz está formado por la madraza Kukeldash del siglo XVI,[10]

Hay también una escultura en metal de Nasrudín Hodja, el hombre ingenioso y de buen corazón, que forma el personaje central de muchas historias folklóricas en Asia central, Afganistán y Pakistán, sentado en lo alto de su mula con una mano en su corazón y la otra con un signo de «todo correcto» en su cabeza.

  • Complejo arquitectónico de Bahoutdin

El Complejo arquitectónico de Bahoutdin es una necrópolis que conmemora a Shaykh Baha-ud-Din o Bohoutdin, el fundador de la orden Naqshbandi. El complejo incluye el dahma (tumba) de Bahoutdin, la mezquita de Jakim Kushbegi, la de Muzaffarkan y el khanqah de Abdul-Lazizjan. El lugar está incluido en la lista provisional de la UNESCO de Patrimonio de la Humanidad el 18 de enero de 2008.

Fortaleza

  • Fortaleza de Bujará, el Arq

El Arq de Bujará es una fortaleza inicialmente construida y ocupada alrededor del siglo V. Además de ser una estructura militar, el Arq contenía lo que era esencialmente una ciudad que fue habitada por las diversas cortes reales que gobernaban la región circundante de Bujará. Se usó como fortaleza hasta que llegó el gobierno ruso en 1920. Actualmente, es una atracción turística y alberga museos que exhiben su historia.[11]

Mausoleo

Chashma-Ayub, o Manantial de Job, se encuentra cerca del mausoleo de Samani. Se dice que su nombre refleja una leyenda según la cual el profeta Job («Ayub» en el Corán) visitó este lugar y sacó a la luz un manantial de agua golepando con su bastón el suelo. El agua de este pozo se dice que es excepcionalmente pura y es apreciada por sus supuestas «cualidades sanadoras». El actual edificio fue construido durante el reinado de Tamerlán y presenta una cúpula cónica al estilo khwarazm que es infrecuente en la región.

El Mausoleo de Ismail Samani (siglos IX-X) es una de las obras más estimadas de la arquitectura de Asia central. Fue construido en el siglo IX (entre 892 y 943) como lugar de descanso de Ismail Samani—el fundador de la dinastía samánida, que fue la última dinastía persa nativa que gobernó en la región en los siglos IX y X, después de que los samánidas lograran una independencia virtual del califato abasí de Bagdad.

El sitio es único por su estilo arquitectónico que combina motivos tanto zoroastrianos como islámicos. La fachada del edificio está intrincadamente decorada con ladrillo, que presenta motivos circulares que recuerdan al sol, una imagen habitual en el arte zoroastriano de la región en aquella época, que recordaba al dios zoroastriano, Ahura Mazda, a quien se representa típicamente mediante el fuego y la luz. La forma del edificio es cuboide, y recuerda a la Kaaba en La Meca, mientras que el tejado con cúpula es un rasgo típico de la arquitectura de mezquitas. El estilo sincrético del santuario es reflejo de los siglos IX-X, una época en que la región aún tenían grandes cantidades de población zoroastriana que había empezado a convertirse al Islam por aquella época.

El santuario está también considerado como uno de los monumentos más antiguos en la región de Bujará. En la época de la invasión de Gengis Kan, se dice que el santuario ya había quedado enterrado en lodo por las inundaciones. Así, cuando las hordas mongolas alcanzaron Bujará, el santuario no fue destruido.

El mausoleo del fundador de Pakistán, Muhammad Ali Jinnah, conocido como el Mazar-e-Quaid en Karachi, imitó a este santuario.

Mezquita

  • Mezquita de Bolo Haouz

Construida en 1712, en el lado opuesto de la ciudadela del Arca e el distrito de Registán, la mezquita de Bolo Haouz fue inscrita en el Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO junto con otras partes de la ciudad histórica. Sirvió como una mezquita del viernes durante la época en la que el emir de Bujará estaba siendo sometido por el gobierno de la Rusia bolchevique en los años veinte.

  • Char Minar
Char Minar

Char Minor (también escrito Chor Minor, y conocido igualmente como la Madrasa de Jalif Niyaz-kul) es un edificio apartado en una calle al noreste del complejo Lyabi Hauz. La estructura fue erigida por Jalif Niyaz-kul, un rico bujarí de origen turcmeno en el siglo XIX bajo el gobierno de dinastía jánida.[12]​ La estructura, con cuatro torres a veces es confundida con una puerta a la madrasa que una vez existió detrás de la estructura; sin embargo, el Char-Minar es en realidad un complejo de edificios con dos funciones, ritual y refugio.

El principal edificio es una mezquita. A pesar de su inusual forma al exterior, el edificio tiene un interior típico para una mezquita de Asia central. Debido a la cúpula de los edificios, la sala tiene buenas propiedades acústicas y por lo tanto asume una significación especial de dhikr-hana, un lugar para las ceremonias dhikr rituales sufíes, cuya liturgia a menudo incluye la recitación, canto y música instrumental.

A ambos lados del edificio central se encuentran habitaciones, algunas de las cuales se han derrumbado, dejando solo visibles sus cimientos. Le faltarían para ser una madrasa plena, las aulas y los almacenes, aunque es verdad que algunas madrasas no tienen aulas o, incluso si las tienen, no se imparten clases en ellas. Estas madrasas se emplearon como albergues para estudiantes.[12]

Cada una de las cuatro torres tiene diferentes motivos decorativos. Se dice que los elementos de decoración reflejan las cuatro religiones conocidas en Asia central. Pueden encontrarse elementos que recuerdan a una cruz, un motivo de pez cristiano, y una rueda de oraciones budista, además de motivos zoroastrianos e islámicos.[13]​ En 1995, debido a un río subterráneo, una de las cuatro torres se derrumbó[15]​ Char Minar volvió a ser uno de los lugares más populares de la ciudad, y el acontecimiento se ha mantenido en secreto desde entonces.

En la explanada a la derecha de Char-Minar hay una piscina, probablemente tan antigua como el resto de los edificios. Char Minar está hoy rodeada principalmente por pequeñas casas y tiendas a lo largo de su perímetro.

  • Mezquita de Magok-i-Attari

La antigua mezquita de Magoki Attori fue construida en el siglo IX sobre los restos de lo que pudo haber sido un templo zoroastriano antiguo. La mezquita fue destruida y reconstruida más de una vez, y la parte más antigua es actualmente la fachada meridional, que se remonta al siglo XII, lo que hace de esta una de las estructuras más antiguas que se conservan en Bujará, y una de las pocas que sobrevivió a la devastación de Gengis Kan. Por debajo del nivel del suelo que lo rodea, la mezquita fue excavada en 1935. Ya no funciona como mezquita sino que alberga un museo de alfombras.

  • Mezquita de Mir Sayyid Ali Hamadani

Hay una mezquita en Bujará que se dice que es la de Mir Sayyid Ali Hamadani, el santo patrón de los musulmanes cachemires en el Valle de Cachemira.[16]