Benjamin Mountfort | arquitectura gótica de mounfort

Arquitectura gótica de Mounfort

Iglesia de San Agustín en Waimate.

La vuelta del estilo gótico en la arquitectura empezó a ganar popularidad desde finales del siglo 18 contrastándose con los estilos clásicos y formales que habían predominado los últimos 2 siglos. A los 16 años, Mountfort consiguió dos libros escritos por el renovador gótico Augustus Pugin: "Los verdaderos principios de la arquiectura cristiana o señalada y Una apología por la renovación de la arquitectura cristiana. Desde este momento, Mountfort fue un discípulo de los fuertes valores arquitectónicos de Pugin. Estos valores fueron cementados en 1846 cuando, a la edad de 21 años, Mountfort se transformó en discípulo de Richard Cromwell Carpenter.

Carpenter era, como Mountfort, un anglicano devoto y suscrito a las teorías del tractarianismo, y a los movimientos de Oxford y Cambridge. Estos conservadores movimientos enseñaban que la verdadera espiritualidad y la concentración en la oración era influenciada por los alrededores, y que la iglesia medieval había sido más espiritual que aquella del siglo 19. Como resultado de esta ideología, la arquitectura medieval fue declarada como más espiritual que la clásica neopalacianista del siglo 18 y 19. Augustus Pugin incluso dijo que la arquitectura medieval era la única forma posible para una Iglesia y que el neopalacianismo era casi herético. Esa teoría no fue exclusiva de los arquitectos, y continuo hasta bien entrado el siglo 20. Esta escuela de mensamiento condujo a intelectuales tales como el poeta Ezra Pound, autor de The Cantos, a preferir edificios Romanescos, por sobre el Barroco con el argumento de que esta última representaba el abandono del mundo de la claridad intelectual por una serie de valores que se centraban en el infierno y el creciente domino de la sociedad por banqueros, una raza a ser despreciada.

Sin importar la filosofía detrás de la reinserción del gótico, los gobernantes del imperio Británico sintieron que la arquitectura gótica era apta para las colonias, por sus fuertes connotaciones anglicanas, representando trabajo duro, moralidad y conversión de pueblos nativos. La ironía de esto era que muchas de las iglesias de Mountfort eran para Católicos, al igul que muchos de los nuevos inmigrantes eran de origen Irlandés. Para muchos constructores ingleses, miembros de la clase media, el gótico representaba el nostálgico recuerdo de las parroquias dejadas en el Reino Unido con su verdadera arquitectura medieval; esos fueron los patrones que eligieron los arquitectos y diseñadores.

El trabajo de Mountfort en Nueva Zelanda fue de la mayor variedad practicada por Carpenter, con altas ventanas. Mientras su carrera progresava y se había demostrado a sí mismo frente a las autoridades que lo empleaban, sus diseños se desarrollaron hacia una forma mas europea, con torres y altas líneas ornamentales en el techo a la manera francesa, un estilo que no era peculiar para Mountfort, pero era respaldado por arquitectos tales como Alfred Waterhouse en el Reino Unido. Por otro lado, el estilo de palacio francés era siempre más popular en las colonias que en el Imperio Británico, donde esos enormes edificios (el Museo de Historia Natural y la Estación de Saint Pancras) eran objeto de críticas. Sin embargo, en los Estados Unidos, fue adoptado con mucho entusiasmo con familias tales como los Vanderbilts revistiendo la 5ta Avenida en Nueva York con muchos palacios góticos.

La habilidad de Mountfort como arquitecto

Mountfort's skill as an architect residía en la adaptación de estsos estilos para satisfacer los escasos materiales disponibles en Nueva Zelanda. Mientras que las Iglesias de madera son abundantes en ciertas partes de los Estados unidos, estas son generalmente de un simple diseño clásico, mientras que las Iglesias de madera góticas de Mountfort en Nueva Zelanda son tan ornamentadas como las que diseñó en piedra. Tal vez la extravagancia de su trabajo pueda ser explicado en una declaración de principios que él y su socio Luck escribieron cuando deseaban ganar la comisión para diseñar la casa del Gobernador de Auckland en 1857.

...En consecuencia, vemos en los edificios de la naturaleza, las montañas y los cerros; no la regularidad si no la diversidad; contrafuertes, murallas y torres son tan diferentes como es posible que lo sean, sin embargo producen un efecto que no es igualado por ningún trabajo, moldeados a la regularidad del esbozo. El simple estudio de un roble o un olmo sería suficiente para confirmar la teoría.

Esto parece ser el principio de diseño que Mountfort practicó durante su vida.