Baldomero Espartero | notas y referencias

Notas y referencias

  1. Algunos biógrafos hablan de nueve hermanos.
  2. El destino primero de Espartero es discutido. En unos casos se habla de Ciudad Real y en otros directamente de Sevilla, desde donde acudió hacia el centro de la península en las primeras operaciones en las que participó.
  3. El fracaso en Ocaña hizo afirmar a Espartero: Aquél día principié a ser hombre.
  4. La formación de unidades y batallones por parte de las universidades fue algo habitual. Las denominaciones usadas fueron varias. En cualquier caso se trataba de nutrir a un ejército en retirada de hombres capaces con cierta formación para ascender después. Estos grupos se disolvieron en las academias creadas más tarde por la Junta Central.
  5. En la hoja de servicios de Espartero figura su participación en algunas acciones de no excesiva importancia. Las calificaciones académicas que obtuvo fueron corrientes, excepto en táctica, donde destacó con «sobresaliente».
  6. La Conferencia de Salta sigue provocando diferencias en el análisis de los historiadores. Los comisionados regios, Antonio Luis Pereira y Luis de la Robla, habían alcanzado un acuerdo en Buenos Aires que incluía una importante autonomía en materia económica y comercial. Trasladar el acuerdo al Perú era su misión, pero La Serna, tras sus victorias, no estaba dispuesto a realizar concesiones. De hecho no quiso acudir a Salta personalmente, enviando a Espartero con la expresa directriz de no ceder. El argumento en favor de La Serna es que dio por supuesto que el rey desconocía la situación que se daba en aquellos momentos en el Perú —no se habían recibido instrucciones de Madrid desde 1821—, y que obraba conforme a los intereses de la Corona. La posición crítica destaca que la actitud de La Serna fue un enfrentamiento directo con la Corona y ayudó indirectamente a fortalecer las aspiraciones independentistas. En cualquier caso, Espartero no fue censurado por su labor en este caso, sino al contrario, alabado tiempo después.
  7. La reina Isabel quiso atraerse a Espartero y nombró a su esposa, dama de compañía.
  8. El control de los Ayuntamientos era fundamental en la política nacional. Con un sistema electoral censitario y caciquil, el control de los municipios permitía el control del voto ciudadano y de la Milicia Nacional.
  9. La presión para una Regencia de tres personas la inició María Cristina con una solemne declaración. A esa propuesta se unieron algunos miembros del Partido Progresista y todo el Partido Moderado. La idea era que fuera compartida por el propio Espartero, Agustín Argüelles y Mendizábal. La oposición de Espartero a la propuesta era frontal. Quería todo el poder o, amenazó, abandonaría la actividad política. Espartero con toda su influencia en el Ejército y aclamado por la población, era un peligro mayor conspirando que gobernando.
  10. La caída de Espartero estuvo acompañada de una movilización general del Partido Moderado para desprestigiar su persona, incluso fueron cuestionados sus éxitos militares. La reacción progresista no tardó en producirse al darse cuenta de la popularidad del general, aún exiliado. Cuantas más críticas con poco fundamento se lanzaban contra él, más adeptos tenía. Además, el apoyo explícito de Inglaterra a Espartero condicionaba la propia política nacional muy dependiente de las potencias francesa y británica.
  11. En ese momento Espartero gozaba del beneficio de la leyenda. La multitud lo acompañaba a cuantos sitios acudía y lo vitoreaba. Para el Partido Progresista era su mejor valor, y la Corona conocía los riesgos de enfrentarse abiertamente con el duque de la Victoria. Ayudó en la reconciliación la propia salud de Espartero, más pendiente de gozar de las lisonjas ajenas que de ejercer de nuevo un papel político en España.
  12. Diario de sesiones del Congreso con la elección y votación de los candidatos. Fue elegido presidente por 238 votos, de un total de 255 diputados miembros presentes. Obtuvo cuatro el marqués de Albaida, tres San Miguel, dos el conde de Reus y Salustiano Olózaga y uno Gálvez Cañero, Infante y Corrado. Las otras tres papeletas fueron votos en blanco.

Referencias

  1. Shubert, 2000, pp. 191-192, 196.
  2. Shubert, 2000, pp. 192-194, 198.
  3. a b Shubert, 2000, p. 195.
  4. Shubert, 2000, p. 198.
  5. Shubert, 2000, p. 199.
  6. Hispanidad
  7. Shubert, 2000, p. 190.
  8. Shubert, 2000, pp. 187-189.
  9. Shubert, 2000, pp. 187-188.
  10. Shubert, 2000, p. 191.
  11. Shubert, 2000, pp. 195-196.
  12. Shubert, 2000, pp. 199-200.
  13. a b Shubert, 2000, p. 200.
  14. Vilches, 2001, p. 33.
  15. «Adrian Shubert: «Nadie se ha atrevido aún a reclamar el legado de Espartero»». El Cultural. 29 de octubre de 2018. 
  16. «Adrian Shubert: «Nadie se ha atrevido aún a reclamar el legado de Espartero»». ABC. 19 de noviembre de 2018. 
  17. Archivo General de Andalucía. «El Bombardeo de Sevilla de 1843». 
  18. a b Shubert, 2000, p. 201.
  19. Shubert, 2000, pp. 197-198.
  20. Shubert, 2000, pp. 201-202.
  21. Shubert, 2000, p. 202.
  22. Shubert, 2000, p. 203.
  23. Shubert, 2000, p. 204.
  24. a b Shubert, 2000, p. 205.
  25. Shubert, 2000, pp. 205-206.
  26. Shubert, 2000, pp. 206-207.
  27. Shubert, 2000, p. 207.

Bibliografía

  • Bermejo, Francisco. Espartero, hacendado riojano. Colección Logroño, núm. 24. Instituto de Estudios Riojanos. Logroño, 2000. ISBN 84-89362-77-7
  • Burdiel, Isabel. Isabel II. No se puede reinar inocentemente. Edit. Espasa-Calpe. Madrid, 2004. ISBN 84-670-1397-4.
  • Conde de Romanones. Espartero. El general del pueblo. Espasa-Calpe. Madrid 1932.
  • Fernández Bastarreche, Fernando. El Ejército Español en el siglo XIX. Editorial Siglo XXI. Madrid, 1978.
  • Gómez, Francisco Javier. Logroño histórico. Descripción detallada de lo que un día fue y de cuanto notable ha acontecido en la ciudad desde remotos tiempos hasta nuestros días. Logroño, 1893. Reeditado en edición facsímil por el Ayuntamiento de Logroño en 1998. Primera Reimpresión 2000 ISBN 84-89362-42-4
  • Shubert, Adrian (2000). «Baldomero Espartero (1793-1879). Del ídolo al olvido». Burdiel, Isabel; Pérez Ledesma, Manuel, eds. Liberales, agitadores y conspiradores. Biografías heterodoxas del siglo XIX. Madrid: Espasa Calpe. ISBN 84-239-6048-X. 45619844. 
  • Vilches, Jorge (2001). Progreso y Libertad. El Partido Progresista en la Revolución Liberal Española. Madrid: Alianza Editorial. ISBN 84-206-6768-4. 

Bibliografía adicional

  • Espadas Burgos, Manuel Baldomero Espartero, un candidato al trono de España. Ciudad Real : Diputación Provincial, 1984. ISBN 84-505-0556-9
  • San Baldomero Ucar, José Manuel. «La imagen de Espartero en los artículos de Carlos Marx en el New York Daily Tribune. Investigación humanística y científica en La Rioja: homenaje a Julio Luis Fernández.» Sevilla y Mayela Balmaseda Aróspide, 2000, ISBN 84-89362-92-0, pp. 257-278. Para su descarga directa