Atentado contra Augusto Pinochet | preparación del atentado

Preparación del atentado

Bandera del Frente Patriótico Manuel Rodríguez.

La Operación Siglo XX o Patria Nueva fue llevada a cabo por una veintena de miembros del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, con elementos provenientes de la Internación de armas de Carrizal Bajo que no alcanzaron a ser decomisados por los servicios de seguridad. Si bien dos desertores cubanos de alto rango -José Maragón, del servicio de inteligencia (DGI) y Lázaro Betancourt, comando francotirador- alegan que el grupo de asalto fue adiestrado en Cuba, donde también se planificó meticulosamente el atentado.[2]​ sin embargo contradicen todas las versiones de implicados y la propia investigación de los organismos de seguridad chilenos, que demuestran la preparación local del atentado.[cita requerida]

Durante los fines de semana, Pinochet solía dirigirse a su casa de descanso en El Melocotón (Cajón del Maipo) junto con parte de su familia y protegido por su escolta, que en ese tiempo dirigía el Capitán de Ejército Juan Mac Lean Vergara. Se determinó entonces que el atentado se realizaría durante el trayecto de regreso a Santiago.

Inicialmente se concibió el plan de ejecutar el atentado colocando explosivos en la carretera a la altura del autódromo Las Vizcachas, pero finalmente se desechó la idea. Un alto vocero del FPMR, cuyo nombre se mantuvo en reserva, reveló a Patricia Verdugo y Carmen Hertz lo siguiente:

El estudio final de esa operación determinó que la velocidad de los vehículos era muy alta, sólo fracciones de segundo sobre el túnel, lo que impedía garantizar que cayeran los dos o tres autos claves de la comitiva y así asegurar la eliminación de Pinochet. Porque los Mercedes Benz presidenciales normalmente iban separados dentro de la comitiva y no se podía adivinar en cuál iba Pinochet, así que no se garantizaba el objetivo. [3]

Posteriormente se optó por una emboscada en la Cuesta Las Achupallas, para lo cual los frentistas César Bunster (hijo de un exdiplomático de Salvador Allende) y Cecilia Magni se encargaron de conseguir los vehículos necesarios, como también arrendar una casona en el sector de La Obra, donde permaneció la totalidad del equipo.

El lugar del atentado fue minuciosamente seleccionado. Al costado norte (a la derecha del camino en el sentido Cajón del Maipo-Santiago) se encontraba un pequeño cerro donde se parapetarían los atacantes, mientras que al costado sur del camino había un barranco de cerca de 20 metros de altura. De esta forma, los accidentes geográficos dificultarían la retirada, la protección y el rendimiento del armamento de la escolta de Augusto Pinochet. Paralelamente, un vehículo con una casa rodante acoplada y una camioneta todo terreno bloquearían cualquier posible salida.

El atentado estaba planificado para el domingo 31 de agosto de 1986 durante la tarde. Sin embargo, la noche anterior fallece el expresidente Jorge Alessandri Rodríguez, por lo que Pinochet regresó a Santiago durante la madrugada, lo que no pudo ser previsto. Debido a ello, los frentistas se caracterizaron como seminaristas de una orden religiosa y se trasladaron a la localidad de San Alfonso, permaneciendo así hasta el domingo 7 de septiembre de 1986.