Apolo | amantes, consortes y descendencia
English: Apollo

Amantes, consortes y descendencia

Según las fuentes clásicas, Pausanias, Apolonio de Rodas, Píndaro y Plinio el Viejo, Apolo, el eterno kuros imberbe, tuvo al menos un centenar de hijos, producto de sus innumerables amoríos, se contabilizan al menos tres dígitos de amantes mujeres, de cuya descendencia se destacan Orfeo (héroe citaredo), Asclepio (venerado como uno de los más importantes iconos de la medicina clásica), y toda una larga serie, varios han dado nombre a ciudades, o reyes. Algunas de sus compañeras han sido:[44]

Una de las tantas esculturas de Apolo y Dafne (Barockgarten Grosssednitz)
Apolo y Artemisa
Apolo, en Sans Souci.
Apolo, Museo de Berlín.
Amante Hijo
Acacalis Anfitemis
Naxos
Filácides
Filandro
Acanta -
Aganipe Chios
Alcíope -
Anfisa -
Anchiale Oaxes
Areia Mileto
Arsínoe Asclepio

Eriopis

Astícoma Eumolpo
Babiló Arabus
Bolina -
Calíope (musa de Apolo) Orfeo

Lino (?)

Ialemo

Calipso -
Casandra -
Castalia -
Celena Delfos
Crisortea Coronis (rey de Sición)
Crisotemis Partenos
Coronis -
Coricia Lícoro
Creusa Ion
Cirene (epónimo de la ciudad) Aristeo

Idmón

Autuquio

Danais Los Curetes (9 hijos)
Dafne -
Dia Dríopes (tribu Fócida)
Dríope (hija de los Dríopes) Amfiso (fundador de Amfisa)
Deione -
Eftía Dorus

Leódoco

Polipetes

Erato (musa de Apolo) Tamiris
Estilbe Aeno

Centauro (?)

Lápites

Etusa Eleuter
Eubea (epónimo de la isla) Argeo
Evadne (hija de Poseidón) Yamo
Filonis -
Grine (amazona) -
Hécate Escila (epónimo de la isla)
Hécuba Troilo (héroe de Troya)

Héctor (héroe de Troya)

Hestía -
Hipermnestra Amfíaro
Hipsípila -
Hiria Cicno
Isse -
Leuconoe Filamón
Leucótoe -
Licia Eucadio

Pátaro

Manto Mopsos
Marpesa -
Melena -
Melia (oceánide) Ismeno

Ténero

Ocírroe -
Othreis Fágero
Parmesia Cinea
Parténope Licómedes
Prótoe -
Proclia Tenes
Psámate (hija de Crótopo) Lino (?)
Quione Filamón
Retia -
Roeo (madre de Jasón) Anio (sacerdote de Apolo)
Rodesia Ceos (epónimo de la isla)
Ródope Cicón (epónimo de la tribu Cícones)
Silis (epónimo de la isla) Zeuxipo
Sínope (epónimo de la región) Sirio (epónimo del país)
Talía (musa de Apolo) Los Coribantes
Temisto Galeotes

Telmeso

Terpsícore Lino (?)
Tera Querón (epónimo de Queronea)
Thyia Delfos (?)
Urania (musa de Apolo) Lino (?)
Urea (hermana de Poseidón) Ileo

Hijos de madres desconocidas

Hijos de madre desconocida: Acraefo (epónimo de la ciudad Acréfia) Cíniras, Erimanto, Femónoe, Karicio, Marato (epónimo de Maratón), Megaro, Melaneo, Oncio, Piso (fundador de Pisa), Trofonio. Apolo también tuvo tres hijas musas, llamadas Apolonis, Boristenis y Cefiso

Apolo citaredo

Mitos

  • Acanta, fue otro de sus romances, el espíritu del árbol de acanto. Tras su muerte, fue transformada por Apolo en una hierba amante del sol.
  • Calipso, ninfa hija del titán Atlas. Fue cortejada por Apolo, pero sin dejar descendencia. Luego de la Titanomaquia, cuando los titanes fueron derrotados por los dioses olímpicos, estos castigaron a Calipso enviándola a la isla de Ogigia. Según Homero, Calipso enamoró a Odiseo, pero este volvió con Penélope. Tras permanecer en soledad, Calipso se dejó morir de pena.
  • Casandra, de quien Apolo también se enamoró. Hija de Hécuba y Príamo, y hermanastra de Troilo. Apolo prometió a Casandra el don de la profecía solo para lograr seducirla, pero ella al enterarse de las impuras intenciones del dios, le rechazó. Enfurecido, Apolo en lugar de quitarle el don, le concedió la maldición de que nadie creyera jamás sus predicciones, así predijo la caída de Troya.
  • Castalia era una ninfa a quien Apolo amaba. Castalia huyó de él y se zambulló en la fuente que había en Delfos al pie del monte Parnaso, que desde entonces se llama fuente de Castalia. El agua de esta fuente era sagrada: se usaba para limpiar los templos de Delfos y también inspiraba a los poetas.
  • Cirene. con quien tuvo un hijo llamado Aristeo, que se convirtió en el dios patrón del ganado, los árboles frutales, la caza, la agricultura y la apicultura. También fue un héroe de la cultura que enseñó a la humanidad las técnicas de la ganadería lechera y el uso de redes y trampas en la caza, así como el cultivo de los olivos.
  • Coronis, hija de Flegias, rey de los lápitas, fue otra de las amantes de Apolo. Embarazada de Asclepio, Coronis se enamoró de Isquis, hijo de Élato. Un cuervo informó a Apolo de esta aventura. Al principio no lo creyó y volvió negros a todos los cuervos (que antes eran blancos) como castigo por divulgar mentiras. Cuando descubrió la verdad envió a su hermana, Artemisa, a matar a Coronis (en otras versiones, el propio Apolo había matado a Coronis). Como resultado también hizo sagrados a los cuervos y les otorgó la tarea de anunciar muertes importantes. Apolo rescató al bebé de la pira funeraria de Coronis y se lo dio al centauro Quirón para que lo criase. Flegias se enfureció tras la muerte de su hija e incendió el templo de Apolo en Delfos, por lo que Apolo le mató.
  • Creúsa. En la obra de Eurípides titulada Ion, Apolo engendraba a Ion con Creúsa, que era esposa de Juto. Creúsa abandonó a Ion en el bosque, pero Apolo pidió a Hermes que salvase al niño y lo llevase al oráculo de Delfos, donde fue criado por una sacerdotisa.
  • Dafne. Para explicar la relación de Apolo con Dafne, el árbol de laurel cuyas hojas usaban su sacerdotisas en Delfos, fue recogida por Libanio, un profesor y rétor del siglo IV,[45]​ que Apolo persiguió a una ninfa que lo había desdeñado: Dafne, hija de Peneo. En el relato de Ovidio para el público romano, Apolo Febo se burla de Cupido por jugar con un arma propia de hombres, lo que hace que este le hiera con una flecha dorada; simultáneamente, sin embargo, le había disparado una flecha de plomo a Dafne, haciendo que esta sintiese repulsión hacia Apolo. Tras una fogosa persecución, Dafne rezó a la Madre Tierra —o alternativamente a su padre, un dios río— pidiendo ayuda, y esta le transformó en un árbol de laurel, consagrado a Apolo.
  • Hécuba, era la esposa del rey Príamo de Troya, Con Hécuba, Apolo tuvo un hijo llamado Troilo. Un oráculo profetizó que Troya no sería derrotada siempre que Troilo llegase a cumplir los veinte años de vida. Cayó en una emboscada y fue asesinado por Aquiles.
  • Las Nueve Musas inspiradoras (todas hijas de Zeus), tuvieron romances con Apolo. Calíope (musa de la poesía), con quien tuvo dos hijos, el célebre Orfeo y Ialemo, Con la musa Erato tuvo otro hijo, de nombre Tamiris. Con Terpsícore o Urania[46]​ tuvo otro hijo llamado Lino. Sus vívidas características anecdóticas han hecho a varias de ellas favoritas de los pintores desde el Renacimiento.
  • Leucótoe. Apolo tuvo una aventura con esta princesa mortal, hija de Órcamo y hermana de Clitia. Leucótoe amó a Apolo, quien se había disfrazado como su madre para lograr acceder a sus aposentos. Clitia, celosa de su hermana porque quería a Apolo para sí, contó a Órcamo la verdad, traicionando las confidencias y la confianza de su hermana. Enfurecido, Órcamo ordenó que Leucótoe fuese enterrada viva. Apolo se negó a perdonar a Clitia por traicionar a su amada, y ésta, afligida, se marchitó y lentamente murió. Apolo la transformó en una planta de incienso, o bien en un heliotropo o girasol, que sigue al sol cada día.
  • Marpesa fue secuestrada por Idas pero también fue amada por Apolo. Zeus le hizo escoger entre ambos, y Marpesa escogió a Idas razonando que Apolo, siendo inmortal, terminaría cansándose de ella cuando envejeciera.
  • Quíone, con quien engendró a Filamón. Quíone era una hija mortal de Dedalión. Cuando su hija murió, Dedalión se arrojó desesperado desde el monte Parnaso, pero Apolo evitó su muerte transformándolo en gavilán.
  • Reo, descendiente de Dioniso, con quien Apolo tuvo un romance y un hijo, Anio. Anio fue rey de la isla de Delos.
  • Sínope, hija de Ares. Por incentivo de Afrodita y su hijo Eros, Apolo la rapta y como producto de ello, tienen un hijo, Sirio. Sirio llegaría a ser rey de lo que en su honor se conocería como Siria.
Apolo y la ronda de Musas

Además de la amplia lista de mujeres amantes, entre los amantes que se atribuyen a Apolo se encuentran dos jóvenes varones:[47]

  • Jacinto. Hijo de su musa Clio y Pierus, era un joven príncipe espartano bajo tutela de Apolo en las artes y el atletismo. Mientras ambos practicaban el lanzamiento de disco, un disco lanzado por Apolo fue desviado de su trayectoria por Céfiro, golpeó a Jacinto en la cabeza y lo mató al instante. Cuando el joven murió, Apolo sintió tanto dolor que convirtió a Céfiro en viento para que a nadie volviera a tocar ni a hablar. De la sangre de Jacinto, Apolo creó la flor llamada como él en tributo, sus lágrimas mancharon los pétalos con marcas en forma de άί άί, que significa ‘¡ay, ay!’, como símbolo del eterno lamento. El Festival de Jacinto (Jacintias) era una celebración tradicional en Esparta.
  • Cipariso, un descendiente del semidiós Heracles. Apolo le regaló un hermoso ciervo domesticado como compañero, pero Cipariso lo mató accidentalmente con un pilum cuando este yacía dormido entre la maleza. Cipariso pidió entonces a Apolo que hiciera que sus lágrimas rodasen eternamente. Apolo accedió a la petición transformándole en un ciprés, del que se dice que es un árbol representativo de la tristeza porque su savia forma gotas que asemejan lágrimas en el tronco.