Washington Irving

Washington Irving
Irving-Washington-LOC.jpg
Washington Irving
Información personal
Nacimiento3 de abril de 1783
Nueva York, Estados Unidos
Fallecimiento28 de noviembre de 1859
(76 años)
Tarrytown, Estados Unidos
Lugar de sepulturaCementerio de Sleepy Hollow (Estados Unidos) Ver y modificar los datos en Wikidata
NacionalidadEstadounidense Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
OcupaciónPolítico, abogado, diplomático, escritor, ensayista, dramaturgo, biógrafo, novelista, periodista e historiador Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados
MovimientoRomanticismo
SeudónimoDiedrich Knickerbocker Ver y modificar los datos en Wikidata
GéneroBiografía Ver y modificar los datos en Wikidata
Obras notables
Distinciones
FirmaWashington Irving Signature.svg

Washington Irving (Manhattan, Nueva York, 3 de abril de 1783Tarrytown, Westchester, Estado de Nueva York, 28 de noviembre de 1859) fue un escritor estadounidense del Romanticismo.

Biografía

Primeros años

Cuadro del encuentro de Washington Irving con George Washington. George Bernard Butler Jr., 1854.

Su padre fue William Irving Sr., originario del pueblo de Quholm, en la isla de Shapinsay del archipiélago de las Orcadas, Escocia, Reino Unido. Su madre fue Sarah (nacida Saunders), originaria de la ciudad de Falmouth, región de Cornualles, Inglaterra, Reino Unido. Se casaron en 1761, cuando William era suboficial en la Marina Real británica. Tuvieron once hijos, ocho de los cuales sobrevivieron hasta la edad adulta. Sus primeros dos hijos murieron en la infancia, ambos llamados William, al igual que su cuarto hijo, John. Sus hijos que sobrevivieron fueron William Jr. (1766), Ann (1770), Peter (1771), Catherine (1774), Ebenezer (1776), John Treat (1778), Sarah (1780) y Washington.[2]

La familia de Irving se asentó en Manhattan, donde pasaron a pertenecer al grupo de los comerciantes. Washington nació el 3 de abril de 1783,[6]

Los Irving vivían en el número 131 de la calle William cuando Washington nació, pero se mudaron luego al número 128 de la misma calle.[7]​ Varios hermanos de Irving pasaron a ser mercaderes en Nueva York y alentaron sus aspiraciones literarias, a menudo apoyándole financieramente en su carrera de escritor.

Irving era un estudiante desinteresado que prefería las historias de aventuras y el drama, y ​​regularmente se escabullía de clase por las tardes para asistir al teatro cuando tenía 14 años.[8]​ Desde niño le gustaba la lectura. Entre otros relatos, leyó la novela Robinson Crusoe y la historia de Simbad de Las mil y una noches.[9]

Un brote de fiebre amarilla en Manhattan en 1798 llevó a su familia a enviarlo río arriba, donde se quedó con su amigo James Kirke Paulding en Tarrytown, Estado de Nueva York. Fue en Tarrytown donde se familiarizó con el pueblo cercano de Sleepy Hollow, Estado de Nueva York, con sus costumbres holandesas e historias locales de fantasmas.[11]

Trabajó en los bufetes de Henry Masterton (1798),[9]

Irving empezó escribiendo cartas al periódico Morning Chronicle de Nueva York en 1802 cuando tenía 19, presentando comentarios sobre la escena social y teatral de la ciudad bajo el seudónimo Jonathan Oldstyle. El nombre evocaba su simpatía por las enseñanzas del Partido Federalista[15]

Preocupados por su salud, los hermanos de Irving le pagaron un viaje por Europa de 1804 a 1806. Pasó por alto la mayoría de los sitios y localidades considerados esenciales para el desarrollo social de un joven, para consternación de su hermano William, que le escribió que le gustaba que su salud hubiera mejorado pero que no le complacía que pasase por Italia dejando a Florencia a un lado y a Venecia al otro.[18]

La costa de Génova. George Newenham Wright. 1849.

El barco zarpó de Nueva York y pasó por la costa norte de España, pasando por el Cabo de Peñas y recorriendo el Golfo de Vizcaya.[27]

Luego se marchó a París. De camino se encontró con un grupo de soldados franceses que se dirigían a Castiglione para celebrar la coronación de Napoleón Bonaparte como rey de Lombardía. Pasó por Umbría, Bolonia, Módena, Parma, Plasencia, Lodi y Milán.[30]

Los primeros de sus principales escritos

Escena invernal en Brooklyn. Francis Guy. Nueva York. 1819-1820. Museo Brooklyn de Nueva York, Estados Unidos de América.
La bahía de Nueva York a mediados del siglo XIX. Thomas Chambers. Galería Nacional de Arte. Washington D. C., Estados Unidos de América.
Celebración del 4 de Julio, Día de la Independencia de los Estados Unidos de América, en Filadelfia. 1819.

Irving regresó de Europa para estudiar derecho con su mentor legal, el juez Josiah Ogden Hoffman, en Nueva York. No fue un estudiante muy bueno y aprobó por poco el examen del colegio de abogados en 1806.[35]

En 1809 se hizo miembro de la Sociedad Histórica de Nueva York.[36]

Irving escribió Una historia de Nueva York desde el principio de mundo hasta el final de la dinastía neerlandesa, por Diedrich Knickerbocker (1809). Entonces sufrió la pérdida de su prometida de 17 años, Matilda Hoffman. Fue el primero de sus principales libros. Era una sátira sobre la historia local y la política contemporánea. Antes de su publicación, Irving elaboró un engaño al colocar una serie de anuncios en los periódicos de Nueva York en busca de información sobre un tal Diedrich Knickerbocker, rudo historiador holandés que presuntamente había desaparecido de su hotel en Nueva York. Como parte del engaño, colocó un aviso del propietario del hotel informando a los lectores de que, si el señor Knickerbocker no regresaba al hotel para pagar su factura, publicaría un manuscrito de Knickerbocker que se había dejado.[37]

Los lectores desprevenidos siguieron la historia de Knickerbocker y su manuscrito con interés, y algunos funcionarios de la ciudad de Nueva York estaban lo suficientemente preocupados por el historiador desaparecido como para ofrecer una recompensa por su regreso seguro. Irving publicó el 6 de diciembre de 1809 este libro, Una historia de Nueva York, bajo el seudónimo de Knickerbocker, con éxito inmediato crítica y de público.[40]​ Fue adoptado por el equipo de béisbol New York Knickerbockers y por el equipo de baloncesto New York Knickerbockers, conocido por la abreviatura New York Knicks.

Tras el éxito de Una historia de Nueva York, Irving pasó a ser editor de Analectic Magazine, donde escribió biografías de héroes navales como James Lawrence y Oliver Perry.[44]

El 13 de julio de 1815, cuando vivía en Filadelfia, se hizo miembro de la Sociedad de Anticuarios Estadounidense.[45]

La guerra fue desastrosa para muchos comerciantes estadounidenses, incluyendo la familia de Irving, y se fue a Inglaterra a mediados de 1815 para ayudar a la empresa comercial de la familia. Permanció en Europa los siguientes 17 años.[46]

Llegó a Liverpool, donde estaba su hermano Peter Irving.[48]​ En Reino Unido conoció a los famosos escritores Thomas Campbell, sir Walter Scott y Thomas Moore.

Vida en Europa

Libro de escenas

Iglesia de Santa María, a las afueras de Birmingham. 1854.

Irving pasó los siguientes dos años tratando de rescatar financieramente a la empresa familiar, pero finalmente tuvo que declararse en bancarrota.[50]

Westminster, Londres, en 1810.

Irving escribió la historia breve Rip Van Winkle durante la noche, mientras estaba con su hermana Sarah y el marido de esta, Henry van Wart, en Birmingham, Inglaterra, un lugar que le inspiró también otras obras.[53]

En la primavera de 1819, Irving envió a su hermano Ebenezer en Nueva York un conjunto de textos en prosa y le pidió que fuesen publicados como El libro de escenas de Geoffrey Crayon, Gent.. Fueron publicados en Nueva York entre 1819 y 1820 en siete entregas y en Londres en dos volúmenes. La primera entrega era Rip Van Winkle, que tuvo un enorme éxito inicial. Finalmente, todas las historias fueron igualmente exitosas. La leyenda de Sleepy Hollow estaba en la sexta entrega de la edición neoyorkina y en el segundo volumen de la edición londinense.[54]

Rip Van Winkle trata de un hombre que duerme durante 20 años en las Montañas de Catskill, acostándose en la época colonial de Jorge III y despertándose después de la Revolución Estadounidense. Esto parece estar inspirado en los siete durmientes de Éfeso. La leyenda de Sleepy Hollow, también conocida como La leyenda del jinete sin cabeza, fue llevada al cine por Tim Burton en 1999.

Al igual que muchos autores de su época, Irving luchó contra los contrabandistas literarios.[55]​ En Inglaterra, algunas de sus obras eran reimpresas en periódicos sin su permiso, una práctica legal, ya que no existían leyes de derechos de autor en aquel entonces. Para prevenir esto en Gran Bretaña, Irving pagó para que John Miller publicara las primeras cuatro entregas estadounidenses en un solo volumen en Londres.

El editor John Murray.

Irving pidió a Walter Scott que le ayudase a encontrar a un editor de mayor reputación para el resto del libro. Scott recomendó a Irving a su propio editor, el poderoso editor John Murray, de Londres, que aceptó publicar El libro de escenas.[58]

La reputación de Irving se disparó y, durante los siguientes dos años, llevó una vida social activa en París y Gran Bretaña, donde a menudo fue agasajado como algo extraordinario de la literatura, por ser estadounidense y aportar tanto a la literatura anglosajona.[59]

En Londres conoció también pintor David Wilkie, con el que entabló una gran amistad. Entre sus amigos comunes estaban los pintores Andrew Wilson y Charles Robert Leslie.[60]

Bracebridge Hall e Historias de un viajero

Con Irving y el editor John Murray ansiosos por continuar con un éxito como el de El libro de escenas, Irving pasó gran parte de 1821 viajando por Europa en busca de nuevo material, leyendo ampliamente en cuentos populares holandeses y alemanes. Pasó una etapa bloqueado como escritor y deprimido por la muerte de su hermano William, en la cual Irving trabajó lentamente. Finalmente, entregó un manuscrito completo a Murray en marzo de 1822. El libro fue Bracebridge Hall o Los humoristas, un popurrí, una interpretación libre del ambiente de la casa de Aston Hall, donde habitaban miembros de la familia Bracebridge, cerca de la casa de su hermana en Birmingham. Fue publicado en junio de 1822.

El estilo de Bracebridge Hall era similar al de El libro de escenas, con Irving, como Crayon, narrando una serie de más de cincuenta historias breves poco relacionadas entre sí y ensayos. Aunque algunos que lo reseñaron pensaron que Bracebridge Hal era una imitación de El libro de escenas, el libro fue bien recibido por los lectores y los críticos.[63]​ Irving esto satisfecho por la recepción de la obra, que hizo mucho para consolidar su reputación entre los lectores europeos.

La Iglesia de Santa Sofía de Dresde. Johann Franke. 1800.

Lidiando contra el bloqueo como escritor, Irving viajó a Alemania y se estableció en Dresde en el invierno de 1822. Aquí deslumbró a la Familia Real y se juntó con la señora Amelia Foster, una estadounidense que vivía en Dresde con sus cinco hijos.[65]

Regresó a París y empezó a colaborar con el dramaturgo John Howard Payne en la traducción de libros de obras de teatro francesas al inglés, con escaso éxito. Gracias a Payne, también conoció a la novelista Mary Wollstonecraft Shelley, que se interesó en tener un romance con él, aunque Irving la rechazó.[66]

En agosto de 1824, Irving publicó la colección de ensayos Historias de un viajero, incluyendo la historia corta El diablo y Tom Walker, con el seudónimo de Geoffrey Crayon. Irving le dijo a su hermana: "creo que aquí hay algunas de las mejores cosas que he escrito".[69]

En París se volvió a encontrar con el pintor David Wilkie en el Museo del Louvre.[60]

Libros de España

La Florida, Madrid, a comienzos del siglo XIX.

En el verano de 1825 conoció en París a Alexander Hill Everett, de Boston,[9]​ Irving recibió una carta de Alexander Hill Everett del 30 de enero de 1826 invitando a Irving a reunirse con él en Madrid.[70]

Fue agregado en la Embajada de Estados Unidos en España, con la misión de traducir al inglés una colección de documentos sobre Cristóbal Colón que el historiador y marino Martín Fernández de Navarrete había empezado a publicar.[71]

Realizó el viaje con su hermano Peter. El 10 de febrero pasaron por Burdeos y Roquefort. El día 11 de febrero pasaron por Bayona, San Juan de Luz y llegaron a Irún. El 12 salieron de Irún, pasaron por Vergara y llegaron a Vitoria. El 13 de febrero salieron de Vitoria y pasaron por Miranda de Ebro, Pancorbo, la comarca de Montes de Oca, Burgos y llegaron a Lerma. El 14 de febrero salieron de Lerma y pasaron por Aranda de Duero, pasaron el puerto de montaña de Somosierra, Buitrago del Lozoya y llegaron a un hospedaje de aquel entorno. Llegaron a Madrid el 15 de febrero de 1826.[72]

En Madrid, Irving se puso a trabajar en aquel proyecto. Se alojó en la casa de Obadiah Rich, que tenía una gran biblioteca con muchos libros sobre España y América.[74]

Consideró el libro de Navarrete un conjunto de documentos que no interesarían a los lectores y, tras dos meses de trabajo, decidió escribir una obra biográfica sobre Colón. Para ello, se basó en la obra de Navarrete y en libros de bibliotecas de Madrid.[71]​ Terminó el libro en el verano de 1827. Se tituló Una historia de la vida y viajes de Cristóbal Colón. La editorial John Murray lo publicó en Londres en cuatro volúmenes a comienzos de 1828. La editorial G. & G. Carvill lo publicó en Nueva York en tres volúmenes.

Entre 1833 y 1834 se publicó una traducción al español de José García de Villalta de Una historia de la vida y viajes de Cristóbal Colón en cuatro volúmenes en la Imprenta de José Palacios de Madrid.[75]

En Madrid se encontró de nuevo con el pintor David Wilkie. Visitaron el Museo del Prado e hicieron excursiones a El Escorial y a Toledo.[60]

En el siglo XIX era habitual que ciudadanos anglosajones y franceses recorriesen la Serranía de Ronda y Granada y escribieran libros sobre sus viajes y la historia de aquellos lugares.[76]

En su obra Bracebridge Hall (1822) se menciona Granada en una historia titulada El estudiante de Salamanca.[77]

En 1828, Washington Irving realizó un viaje a Andalucía con el cónsul general de Rusia, Alexandre Gessler, y con el secretario de la embajada rusa, el barón Stroffrengen. Los viajeros comenzaron su viaje en Madrid el 1 de marzo.[80]

La Torre del Oro. David Roberts. Sevilla. 1833. Museo del Prado de Madrid, España.

Se instaló en Sevilla en abril. Allí se reunió con el pintor inglés David Wilkie. Pasaron mucho tiempo juntos admirando obras de arte español, visitando conventos e iglesias. David Wilkie le pintó un retrato el 23 de abril de 1828 titulado Washington Irving en los Archivos de Sevilla, que se encuentra en un museo de Leiceseter, Reino Unido.[60]

En Sevilla, Wilkie le presentó al cónsul británico a Julian Williams, coleccionista de pinturas, a Pepe Blanco (hermano de José María Blanco White), a John Wetherell, a los Wiseman (comerciantes irlandeses de vinos) y a los Merry.[83]

Irving se instaló en la ciudad de Sevilla desde abril hasta julio de 1828. Se alojó en la pensión de la señora Stalker. Su compañero en la pensión fue Nalder Hall. En julio se trasladó con su compañero una casa de campo a las afueras, en Tablada.[84]

Washington Irving decidió hacer una excursión desde Sevilla para visitar los Lugares Colombinos. El 12 de agosto fue a Moguer. Allí fue a conocer a los descendientes de los Pinzón. Juan Hernández-Pinzón le invitó a hospedarse en su casa, donde pasó aquellos días, y Luis Hernández-Pinzón le prestó un libro sobre su familia. Visitó el Convento de Santa Clara, las casas de todos los de la familia Pinzón y el Castillo de Moguer. Al día siguiente fue a Palos de la Frontera, donde visitó la Iglesia de San Jorge y el Monasterio de Santa María de La Rábida. Tras esto regresó a Moguer. El 14 de agosto pasó por Villarrasa, Niebla, La Palma del Condado y Villalba del Alcor camino de Sanlúcar de Barrameda, desde donde regresó a Sevilla.[85]

En 1925 se inauguró una placa conmemorativa de bronce con su efigie, realizada por el escultor Mariano Benlliure, en la casa donde residió en Sevilla, en el barrio de Santa Cruz.[86]

Escribió un libro titulado Viajes y descubrimientos de los compañeros de Colón, con un anexo titulado Una visita a Palos, donde describe este viaje. Este libro fue publicado en Londres en 1831 por John Murray[89]

Su diario de 1828 fue publicado en 1937 en Nueva York.[90]​ En este diario se hace también referencia a su visita a los Lugares Colombinos.

En agosto Irving y su compañero de pensión, Nalder Hall, se trasladaron a una casa a las afueras de El Puerto de Santa María.[93]

Granada en el siglo XIX. Manuel Gómez-Moreno González.

El 3 de enero de 1829 recibió una carta de Diego Clemencín, secretario de la Real Academia de la Historia, con un diploma, nombrándole académico honorario de esta institución.[96]

Lápida de mármol en recuerdo de Washington Irving en la Alhambra de Granada. Fue inaugurada por el Real Patronato de la Alhambra en 1914.

En aquel entonces llegó a Gibraltar su sobrino, el marino Edgar Irving, hijo de su hermano Ebenezer Irving. Este aprovechó su estancia para visitar a su tío en Granada.[97]

El 16 de mayo Dimitri Ivanovich Dolgorukov se marchó para conocer otros lugares de Andalucía.[97]

El 17 de mayo Edgar Irving se marchó, recorriendo Andújar, Córdoba, Sevilla y regresando a Gibraltar.[97]

Consciente de que tendría que abandonar Granada para ir a otros lugares, el 15 de junio escribió: "Cómo lamento no poder permanecer aquí más tiempo. Con todos los éxtasis que produce Granada, uno apenas conoce sus verdaderos encantos".[99]

Washington Irving fue nombrado secretario de la Embajada de los Estados Unidos en Londres, por lo que tuvo que dejar Granada. Escribió: "Dentro de unos días abandonará la Alhambra, aunque me iré con gran pesar. Nunca tuve ni tendré una morada igual".[102]

En la provincia de Granada, contó con facilidades en el viaje gracias al duque de Gor. Un administrador de los bienes del duque en Guadix les proporcionó alojamiento en este municipio. Allí también recibieron la visita de los canónigos de la Catedral de la Encarnación. El 30 de julio fueron a Gor, donde comieron con la familia del duque en el castillo.[72]

En 1860 se inauguró un hotel en Granada llamado Hotel Washington Irving,[106]​ en el Paseo del Generalife. En 2009 se inauguró una estatua de este escritor en la Alhambra.

Cuando estaba escribiendo sobre Colón se encontró con la Reconquista de la Granada, ya que aquel había seguido a los Reyes Católicos en algunas de sus campañas y había estado en la reconquista de la ciudad en 1492. Por esto, se le ocurrió la idea de escribir un libro sobre este asunto. Una crónica de la conquista de Granada de un manuscrito de fray Antonio Agapida (A chronicle of the conquest of Granada from the Mss. of fray Antonio Agapida) fue publicada en dos volúmenes por John Murray en Londres en 1829. que fue publicada por John Murray en Londres en 1829.[109]

Washington Irving también escribió una obra que tituló La Alhambra (The Alhambra) en 1829. Esta dedicada a su amigo, el pintor David Wilkie.[111]

En 1851, cuando Putnam se encargó de editar sus obras en Nueva York, Irving hizo una nueva versión revisada de esta obra, con el título Cuentos de la Alhambra (Tales of the Alhambra). En esta, el texto se organizó en 41 historias y solo 10 se reprodujeron sin cambios.[113]

También escribió Leyendas de la conquista de España (Legends of the Conquest of Spain). Fue publicado en Filadelfia por Carey, Lea y Blanchard en 1835[116]

Secretario de la Embajada de los Estados Unidos en Londres

Casa de Londres con la Abadía de Westminster al fondo. Louis-Pierre Spindler. 1834-1836.

Washington Irving y Ralph Sneyd pasaron por Perpignan, Montpellier, el Ródano y Lyon. Hicieron una excursión a Ginebra y luego fueron a París.[105]

En Londres, Irving pasó a ser secretario entre el personal del embajador estadounidense Louis McLane. Poco después, McLane nombró secretario a otro y a Irving le dio el cargo de ayudante de campo. Los dos trabajaron durante el siguiente año para negociar un acuerdo comercial entre los Estados Unidos y las Indias Occidentales Británicas. Se llegó a este acuerdo en agosto de 1830. Ese mismo año, la Real Sociedad de Literatura le dio una medalla. En 1831 se le otorgó un doctorado honoris causa en Derecho Civil de la Universidad de Oxford.[117]

En 1831 McLane fue nombrado secretario del Departamento del Tesoro y se trasladó a los Estados Unidos. Irving permaneció en la embajada como encargado de negocios hasta la llegada del siguiente embajador, nombrado por el presidente Andrew Jackson, Martin Van Buren. Con Martin Van Buren en el cargo, Irving renunció a su cargo para dedicarse a escribir. En esta época terminaría de escribir su libro de la Alhambra, que sería publicado en los Estados Unidos y el Reino Unido en 1832.[118]

Regreso a los Estados Unidos

La ciudad de Washington D. C. desde Navy Yard. George Cooke. 1833.

Irving regresó a Nueva York el 21 de mayo de 1832, después de 17 años. Ese septiembre, acompañó al Comisionado de Asuntos Indios Henry Leavitt Ellsworth en una misión de inspección, junto con Charles La Trobe[121]

A Irving no le fueron bien los negocios, por lo que siguió escribiendo para tener ingresos adicionales. Empezó con Un viaje en las praderas, donde narraba aquel viaje. El libro también fue un éxito entre el público. Era el primer libro escrito y publicado en los Estados Unidos por Irving desde Una historia de Nueva York de 1809.[123]​ En 1835, Irving, Astor, y algunos otros, fundaron la Sociedad San Nicolás de la Ciudad de Nueva York.

Durante un tiempo en que residió en la casa de Astor, Irving conoció al explorador Benjamin Bonneville y se interesó por sus mapas e historias sobre los territorios más allá de las Montañas Rocosas.[131]

Fue el que acuño la frase satírica "el todopoderoso dólar", en la historia La Villa Creole, publicada en 1836 en The Knickerbocker[133]

Sunnyside, en el Estado de Nueva York.

En 1835 Irving compró una "cabaña descuidada" y los terrenos donde se encontraba, en Tarryntown, Estado de Nueva York. En 1841 le puso de nombre Sunnyside.[136]

Irving también apoyó a la literatura estadoundiense abogando por leyes de derechos de autor más duras para proteger a los escritores de las copias ilegales, que habían tenido lugar cuando hizo El libro de escenas. En la edición de enero de 1840 de The Knickerbocker, él escribió apoyando abiertamente la legislación de derechos de autor que había realizado el Congreso. Escribió: "Tenemos una joven literatura [...] surgiendo y desplegándose diariamente con una maravillosa energía y lujo, que [...] merece todo su cuidado". Aquella legislación, sin embargo, no fue aprobada.[137]

En 1841 fue elegido como académico honorario de la Academia Nacional de Dibujo de Estados Unidos[139]

El presidente John Tyler le designó como embajador en España en 1842, después de recibir el respaldo del secretario de Estado Daniel Webster.[141]

Irlanda, Reino Unido y Francia

La reina Victoria. Herbert Luther Smith. Hacia 1840.

En abril fue de Estados Unidos a Cork, Irlanda. El día 30 de abril llegó a Bristol, Reino Unido. De allí, fue a Londres. A principios de mayo se reunió con el embajador Edward Everett, que organizó una recepción en la que fue presentado a la reina Victoria.[143]

También pasó por Birmingham, donde estaba su hermana Sarah con su esposo Van Wart y su familia, en una finca llamada The Shrubbery.[144]

En junio se dirigió a Madrid con Hector Ames, un neoyorkino destinado al personal de la embajada en aquella ciudad. Embarcaron en Southampton y llegaron a El Havre, Francia. De allí fueron a Rouen y llegaron París.[145]

En junio se reunió con el embajador estadounidense, el general Lewis Cass. Este le llevó a Neuilly donde le presentó al rey francés de la monarquía restaurada, Luis Felipe I, su esposa María Amelia de Borbón-Dos Sicilias y su hermana Adelaida.[147]

En julio se dirigieron a Madrid. Pasaron por Orleans, Tours, Poitiers, Angulema, Burdeos y Bayona.[148]

Embajador de Estados Unidos en España

El Convento del Espíritu Santo de Madrid. Fue abandonado en 1823 por los religiosos. Entre 1834 y 1843 fue la sede de las Cortes de España.
La calle de Alcalá y la Cibeles. Madrid. 1838.

Llegó a Madrid el 25 de julio.[151]

Se reunió con el ministro de Estado, Ildefonso Díez de Rivera, para ser recibido por la joven reina en el Palacio Real. Fue recibido por la reina a principios de agosto.[152]

Volvió a ser recibido por la reina Isabel II en noviembre, el día de santa Isabel de Hungría, cuando se reunió con los senadores, los diputados y el cuerpo diplomático.[153]

Él esperaba que su puesto como embajador le dejase mucho tiempo para escribir, pero España tuvo problemas políticos la mayor parte del tiempo, con varias facciones intentando controlar a Isabel II.[154]​ Irving mantuvo buenas relaciones con varios generales y políticos.

El 3 de enero de 1843 el regente Espartero disolvió las Cortes.[155]

Los conflictos políticos eran agotadores y, en febrero de 1843, Irving padeció de melancolía y de una enfermedad cutánea que le llevó a guardar reposo una temporada. Los doctores le recomendaron retirarse a un balneario, pero él decidió seguir en su puesto.[9]

Estoy cansado y a veces angustiado por la miserable política de este país [...] Los últimos diez o doce años de mi vida, pasados ​​entre sórdidos especuladores en los Estados Unidos y aventureros políticos en España, me han mostrado tanto del lado oscuro de la naturaleza humana, que empiezo a tener dolorosas dudas sobre mi prójimo; y miro con pesar el período de confianza de mi carrera literaria, cuando, pobre como una rata, pero rico en sueños, contemplé el mundo a través de mi imaginación y era capaz de creer a los hombres tan buenos como deseaba que fueran.[156]

En febrero de 1843, el partido político al que pertenecía el regente Espartero perdió las elecciones.[155]​ Las nuevas Cortes se constituyeron el 3 de abril.

En mayo hubo una rebelión de militares contra el regente Espartero, acusado de dictador. En Madrid se decretó un estado de sitio.[158]

En junio de 1843 Irving se reunió, junto con otros diplomáticos, con el regente Espartero. Este les anunció que la regencia terminaría el 10 de octubre y que Isabel II, con trece años, se haría responsable del trono. Él dijo que seguiría como militar, defendiendo el trono y la Constitución de 1837.[159]

Las tropas del levantamiento, lideradas por Narváez, derrotaron a las esparteristas, lideradas por Antonio Seoane, en la Batalla de Torrejón de Ardoz del 22 de julio de 1843.[160]​ Entre el 23 de julio y el 10 de noviembre de 1843 Joaquín María López presidió un gobierno contrario a Espartero, que marchó de España a finales de julio. Entre el 20 y el 29 de noviembre el gobierno estuvo presidido por Salustiano Olózaga. Entre diciembre de 1843 y mayo de 1844 estuvo en el cargo Luis González Bravo. El 3 de mayo pasó a ser presidente Narváez, empezando un periodo conocido como la década moderada.

Estos sucesos del siglo XIX español fueron narrados por Irving en las cartas que escribía[162]

La reina Isabel II. Federico Madrazo. Siglo XIX.

En agosto de 1843 estuvo en otro acto público con Isabel II. Allí estuvieron también los generales Narváez, Francisco Javier Azpiroz y Leopoldo O'Donnell.[164]

Hacia septiembre de aquel año padeció una inflamación de tobillos.[172]

Al llegar, se encontró la ciudad decorada durante tres días, con balcones con colgaduras, arcos del triunfo, procesiones y otros actos públicos de celebración durante tres días, por el comienzo del reinado de Isabel II.[173]

Entonces se encontraban en Madrid el diplomático Ángel Calderón de la Barca, que había sido el embajador español en los Estados Unidos, y su esposa, Francisca Calderón de la Barca, de origen escocés, que se había convertido en estudiosa de la historia mejicana. Ella le dejó a Irving una copia de su libro sobre la Conquista de México por Hernán Cortés.[174]

Su enfermedad en los tobillos le llevaba a abstenerse a veces de escribir y de tener vida social.[175]

A finales de enero de 1844 comenzó la Rebelión de Boné en Alicante en contra en contra del gobierno. También hubo un levantamiento en Cartagena. En esta rebelión participaron, entre otros, el oficial Antonio Santa Cruz Blasco y el general Francisco de Paula Ruiz y Martínez Navarro, que dirigió la junta con los sublevados. Este levantamiento fue atajado entre febrero y marzo por el general Federico Roncali.[177]

El 22 de marzo de 1844 María Cristina de Borbón-Dos Sicilias fue recibida en España, procedente de París, donde había estado desde 1840. El encuentro entre María Cristina y su hija Isabel II tuvo lugar en el Palacio de Aranjuez. Al acto acudió Washington Irving, junto con otras personalidades del país.[178]

El 27 de abril de 1844 estuvo en la celebración del cumpleaños de la madre de la reina, María Cristina de Borbón-Dos Sicilias en el Palacio Real. En el evento, Irving volvió a encontrarse con Isabel II.[179]

Alexander Hamilton Jr., que además de ser secretario de la embajada era su compañero de vivienda, se marchó a mediados de mayo de 1844 a otro oficio diplomático. Irving se sintió bastante solo por ello.[180]

A comienzos de junio llegó como secretario Jasper H. Livingston.[181]

En junio 1844 Isabel II, su hermana María Luisa y su madre María Cristina estuvieron en el balneario de La Puda de Montserrat y en Caldas de Montbui, en la provincia de Barcelona, donde ya habían estado en 1840.[185]

Decidió hacer una excursión a París.[193]

A principios de 1845 estuvo en dos conciertos en el Palacio Real, junto con otros diplomáticos, la reina Isabel II y la Familia Real.[194]

La Constitución de 1837 se consideraba una obra del partido progresista.[198]

En Madrid, Irving entabló amistad con José Francisco Cavalcanti de Alburquerque, embajador de Brasil, caballero de la Orden de Cristo de Brasil, Gran Cruz de la Real Orden Americana de Isabel la Católica y miembro de la Real Orden de Carlos III, y con su familia.[200]

El 23 de mayo Isabel II participó en la ceremonia de clausura de las Cortes. Luego Irving acudió, con otros diplomáticos, a una recepción en el Palacio Real. Ese día, Isabel II, su hermana María Luisa y su madre, María Cristina, se marcharon de nuevo a Barcelona. En verano, muchos diplomáticos en Madrid se iban de vacaciones a otros lugares de España o al extranjero.[202]

El presidente de los Estados Unidos se interesó por el litigio de la frontera de Oregón con los territorios británicos de Norteamérica. El embajador en el Reino Unido, Robert Milligan McLane, escribió a Irving a París invitándole para ayudar con este asunto.[205]

Irving regresó a París, donde se despidió de su sobrina, Storrow, que iba a viajar a los Estados Unidos.[207]

Narváez había sido presidente del Consejo de Ministros hasta febrero de 1846. Fue sucedido por Manuel Pando Fernández de Pinedo. El 16 de marzo Narváez volvió a ser presidente. Irving escribió que Narváez parecía ejercer el poder de forma absoluta. Las Cortes se habían disuelto y un decreto había dejado a la prensa bajo control.[207]​ Fue sucedido el 5 de abril por Francisco Javier de Istúriz.

En abril tuvo lugar una sublevación contra Narváez en Galicia. Irving escribió al secretario de Estado, James Buchanan, el 18 de abril de 1846 sobre esta rebelión.[208]

Poco después, fue informado de que el presidente James K. Polk había designado a Romulus M. Saunders como nuevo embajador en Madrid.[209]

El 27 de abril Irving fue a un acto público con la Familia Real, con motivo del cumpleaños de María Cristina.[210]

Irving se disgustó al ver que en la Gaceta de Madrid reproducían artículos ingleses donde se presentaba el asunto fronterizo de Oregón y la guerra contra Méjico de forma negativa para los Estados Unidos. Como la Gaceta de Madrid era del Gobierno de España, Irving protestó ante el presidente Istúriz. Este dijo que no sabía nada de esos artículos y que se encargaría de que eso no volviera a ocurrir en el futuro.[212]

Saunders llegó en julio.[214]

Señora:
Tengo el honor de entregar en las manos de Su Majestad una carta del presidente de los Estados Unidos, anunciando mi retirada del puesto de enviado extraordinario y ministro plenipotenciario en su Corte.
Estoy encargado por el presidente de los Estados Unidos de expresar, al entregar esta carta a Su Majestad, su constante y serio deseo de mantener las relaciones amigables que tan felizmente existen entre los dos países.
Por mi parte, puedo asegurarle a Su Majestad que yo llevaré conmigo en mi vida privada el mismo ardiente deseo del bienestar de España, y el mismo interés profundo en la fortuna y la felicidad de su joven reinado, que me ha movido durante mi carrera oficial; y ahora yo me despido de Su Majestad, deseándole, desde lo más profundo de mi corazón, una larga y feliz vida, y un reinado que pueda formar una gloriosa época en la historia de este país.

Isabel II le dio las gracias y le dijo que había contribuido mucho a las buenas relaciones entre los dos países. Francisco Javier de Istúriz y diplomáticos de otros países tuvieron con él también muestras de afecto en su despedida.[215]

Regreso a Estados Unidos

Washington Irving en Sunnyside, acompañado por otros escritores. De izquierda a derercha: Henry T. Tuckerman, William Gilmore Simms, Oliver Wendell Holmes, Fitz-Greene Halleck, Nathaniel Hawthorne, Henry Wadsworth Longfellow, Nathaniel Parker Willis, William H. Prescott, Washington Irving, James K. Paulding, Ralph Waldo Emerson, William Cullen Bryant, John P. Kennedy, James Fenimore Cooper y George Bancroft. En la parte superior derecha de la pared hay un busto de William Shakespeare. Christian Schussele. 1864.

Irving pasó por Francia y llegó al Reino Unido a mediados de agosto de 1846. A principios de septiembre embarcó en el transatlántico Cambria para Boston, Estados Unidos, a donde llegó el 18 de septiembre. Luego fue por tierra a Nueva York, donde tomó un barco el 19 de septiembre para Tarrytown,[216]​ donde se encuentra Sunnyside.

Empezó a trabajar en una nueva edición de sus obras, que fueron publicadas por George Palmer Putnam. Para su publicación, Irving hizo un trato que indiciaba que recibiría un 12% del precio por el que se vendiera cada libro al por menor. Este acuerdo no tenía precedentes en aquel entonces.[217]​ Continuó escribiendo regularmente. Publicó la biografía del escritor Oliver Goldsmith en 1849.

Irving publicó un libro titulado Vidas de Mahoma y sus sucesores en dos volúmenes en 1850. Irving había encontrado la obra La vida y hechos de Mahoma en la biblioteca la de Colegiata de San Isidro de Madrid, cuando estuvo en la ciudad en la década de 1820. Esta era una obra del autor árabe Ismael Abu-l-Fida de 1329, que fue traducida al latín por Jean Gagnier, de la Universidad de Oxford, y publicada en esa ciudad en 1723.[219]

Fue nombrado ejecutivo del emporio de John Jacob Astor en 1848. En 1849 fue nombrado el primer presidente de la Biblioteca Astor, una institución precursora de la actual Biblioteca Pública de Nueva York.[220]

En 1855 editó Wolfert's Roost, una colección de historias y ensayos que había escrito para The Knickerbrocker, y otras publicaciones.[222]

También publicó la biografía del presidente George Washington, por el cual tenía ese nombre. Él esperaba que esta fuese su obra maestra. La obra se publicó en cinco volúmenes entre 1855 y 1859.[223]

Irving viajaba regularmente a Mount Vernon y a Washington D. C. para documentarse, y se hizo amigo de los presidentes Millard Fillmore y Franklin Pierce.[224]

Irving continuó socializando y manteniendo correspondencia y su popularidad era cada vez mayor. El senador William C. Preston le escribió: "No creo que algún hombre, en algún país, haya tenido más afecta admiración por él que la que te dan a ti en América".[226]

Entre las personas que conoció en Sunnyside estuvieron los escritores: Henry T. Tuckerman, William Gilmore Simms, Oliver Wendell Holmes, Fitz-Greene Halleck, Nathaniel Hawthorne, el hispanista Henry Wadsworth Longfellow, Nathaniel Parker Willis, William H. Prescott, James K. Paulding, Ralph Waldo Emerson, William Cullen Bryant, John P. Kennedy, James Fenimore Cooper y George Bancroft.[227]

Lápida de Washington Irving. Cementerio de Sleepy Hollow. Estado de Nueva York.

Murió rodeado de su familia en Tarrytown el 28 de noviembre de 1859, en su mansión de Sunnyside, que ahora es museo y casa histórica. La noticia de la muerte de Irving se difundió ampliamente. La compañía de ferrocarril Hudson River Rail Road anunció el 30 de noviembre un tren especial para llevar a gente de Nueva York a Tarrytown para participar en el funeral al día siguiente. El 1 de diciembre todas las tiendas de Tarrytown cerraron a las 11 de la mañana. Casas de particulares pusieron escarapelas y estandartes negros en señal de luto. Los colegios cerraron ese día. La ciudad se llenó de carruajes y carros de granjeros de lugares cercanos. El tren de Nueva York llegó a las 12:30. Se juntó una multitud de unas dos mil personas.[228]