Vellocino de oro
English: Golden Fleece

  • jasón regresa con el vellocino de oro en una crátera roja de apulia, c. 340-330 a. c.

    el vellocino de oro (en griego antiguo: χρυσόμαλλον δέρας, chrysómallon déras) era, en la mitología griega, el vellón o zalea del carnero alado crisómalo (Χρυσομαλλος, krysomallos). aparece en la historia de jasón y los argonautas, quienes partieron en su búsqueda para lograr que jasón ocupase justamente el trono de yolco en tesalia. se decía que el carnero era hijo de poseidón y de teófane.[1]

    atamante, rey de la ciudad de orcómeno en beocia (una región del sudeste griego) tomó como primera esposa a la diosa nube néfele, con quien tuvo dos hijos, hele y frixo. más tarde se enamoró y se casó con ino, la hija de cadmo. ino tenía celos de sus hijastros y planeó matarlos (en algunas versiones, persuadió a atamante de que sacrificar a frixo era la única forma de acabar con una hambruna). néfele o su espíritu se apareció ante los niños con un carnero alado cuya lana era de oro. los niños huyeron montando el carnero sobre el mar, pero hele cayó y se ahogó en el estrecho del helesponto, llamado así en su honor. el carnero llevó a frixo hasta la cólquida, a la lejana (oriental) playa del mar euxino. frixo sacrificó entonces al carnero y colgó su piel de un árbol (en varias versiones un roble) consagrado a ares, donde fue guardada por un dragón. allí permaneció hasta que jasón se hizo con ella. el carnero se convirtió en la constelación aries.

  • interpretaciones
  • toisón de oro
  • referencias
  • bibliografía
  • enlaces externos

Jasón regresa con el vellocino de oro en una crátera roja de Apulia, c. 340-330 a. C.

El vellocino de oro (en griego antiguo: χρυσόμαλλον δέρας, chrysómallon déras) era, en la mitología griega, el vellón o zalea del carnero alado Crisómalo (Χρυσομαλλος, Krysomallos). Aparece en la historia de Jasón y los argonautas, quienes partieron en su búsqueda para lograr que Jasón ocupase justamente el trono de Yolco en Tesalia. Se decía que el carnero era hijo de Poseidón y de Teófane.[1]

Atamante, rey de la ciudad de Orcómeno en Beocia (una región del sudeste griego) tomó como primera esposa a la diosa nube Néfele, con quien tuvo dos hijos, Hele y Frixo. Más tarde se enamoró y se casó con Ino, la hija de Cadmo. Ino tenía celos de sus hijastros y planeó matarlos (en algunas versiones, persuadió a Atamante de que sacrificar a Frixo era la única forma de acabar con una hambruna). Néfele o su espíritu se apareció ante los niños con un carnero alado cuya lana era de oro. Los niños huyeron montando el carnero sobre el mar, pero Hele cayó y se ahogó en el estrecho del Helesponto, llamado así en su honor. El carnero llevó a Frixo hasta la Cólquida, a la lejana (oriental) playa del mar Euxino. Frixo sacrificó entonces al carnero y colgó su piel de un árbol (en varias versiones un roble) consagrado a Ares, donde fue guardada por un dragón. Allí permaneció hasta que Jasón se hizo con ella. El carnero se convirtió en la constelación Aries.