Trata de personas

  • protección legal contra la trata de personas en 2019, según el departamento de estado de estados unidos.[1]

    niveles de legislación:      nivel 1: cumplimiento alto de los estándares mínimos para la protección legal contra la trata de personas (tvpa).      nivel 2: países cuyos gobiernos no están cumpliendo con los estándares mínimos, pero están haciendo esfuerzos para alcanzarlos.      nivel 3: bajo vigilancia.      nivel 4: nulo cumplimiento con tvpa.      nivel especial: ingobernabilidad.

    la trata de personas, comercio de personas o tráfico de personas es el comercio ilegal de seres humanos con propósitos de esclavitud laboral, mental, reproductiva, explotación sexual, trabajos forzados, extracción de órganos, o cualquier forma moderna de esclavitud contra la voluntad y el bienestar del ser humano.

    es un delito internacional de lesa humanidad y viola los derechos humanos de la persona. también, se lo denomina la esclavitud del siglo xxi.[4]​ es una violación a los derechos humanos que atenta contra la libertad y la dignidad de las víctimas. esto incluye la captación y el transporte ilegal de personas.

    el protocolo de las naciones unidas para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños (más conocido como protocolo contra la trata de personas) fue adoptado en palermo italia en el 2000, ratificado por españa en 2003, es un acuerdo internacional adjunto a la convención de las naciones unidas contra la delincuencia organizada transnacional. el protocolo contra la trata de personas es uno de los tres protocolos adoptados a fin de facilitar la aplicación de la convención.[5]​ el fin del acuerdo es favorecer la cooperación internacional, las investigaciones y procedimientos penales contra los criminales dedicados a la trata de personas. un primer objetivo es proteger y asistir las víctimas de tales crímenes en el pleno respeto de los derechos humanos. se trata del primer instrumento a nivel global para combatir la trata de seres humanos y el único hasta ahora que atribuye una definición universal de este fenómeno. el protocolo efectúa las siguientes precisiones de interés:

    - por "trata de personas" se entenderá la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación. esa explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos;

    - el consentimiento dado por la víctima de la trata de personas a toda forma de explotación intencional descrita no se tendrá en cuanto cuando se haya recurrido a cualquiera de los medios enunciados antes.

    - la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de un niño con fines de explotación se considerará "trata de personas" incluso cuando no se recurra a ninguno de los medios enunciados.

    - por "niño" se entenderá toda persona menor de 18 años.

  • la trata en cifras
  • definición de la organización de las naciones unidas
  • fenómeno de carácter global
  • elementos de la trata de personas
  • víctimas
  • trata de niñas y niños
  • trata de personas y avances en la regulación y protección de los derechos de los niños migrantes
  • trata de personas y delincuencia organizada
  • trata de blancas
  • diferenciación con tráfico ilegal de migrantes
  • historia
  • campañas
  • la trata y el cine
  • véase también
  • referencias
  • bibliografía
  • enlaces externos

Protección legal contra la trata de personas en 2019, según el Departamento de Estado de Estados Unidos.[1]

Niveles de legislación:      Nivel 1: Cumplimiento alto de los estándares mínimos para la protección legal contra la trata de personas (TVPA).      Nivel 2: Países cuyos gobiernos no están cumpliendo con los estándares mínimos, pero están haciendo esfuerzos para alcanzarlos.      Nivel 3: Bajo vigilancia.      Nivel 4: Nulo cumplimiento con TVPA.      Nivel especial: Ingobernabilidad.

La trata de personas, comercio de personas o tráfico de personas es el comercio ilegal de seres humanos con propósitos de esclavitud laboral, mental, reproductiva, explotación sexual, trabajos forzados, extracción de órganos, o cualquier forma moderna de esclavitud contra la voluntad y el bienestar del ser humano.

Es un delito internacional de lesa humanidad y viola los derechos humanos de la persona. También, se lo denomina la esclavitud del siglo XXI.[4]​ Es una violación a los derechos humanos que atenta contra la libertad y la dignidad de las víctimas. Esto incluye la captación y el transporte ilegal de personas.

El Protocolo de las Naciones Unidas para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Niños (más conocido como Protocolo contra la trata de personas) fue adoptado en Palermo Italia en el 2000, ratificado por España en 2003, es un acuerdo internacional adjunto a la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional. El Protocolo contra la trata de personas es uno de los tres protocolos adoptados a fin de facilitar la aplicación de la Convención.[5]​ El fin del acuerdo es favorecer la cooperación internacional, las investigaciones y procedimientos penales contra los criminales dedicados a la trata de personas. Un primer objetivo es proteger y asistir las víctimas de tales crímenes en el pleno respeto de los derechos humanos. Se trata del primer instrumento a nivel global para combatir la trata de seres humanos y el único hasta ahora que atribuye una definición universal de este fenómeno. El Protocolo efectúa las siguientes precisiones de interés:

- Por "trata de personas" se entenderá la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación. Esa explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos;

- El consentimiento dado por la víctima de la trata de personas a toda forma de explotación intencional descrita no se tendrá en cuanto cuando se haya recurrido a cualquiera de los medios enunciados antes.

- La captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de un niño con fines de explotación se considerará "trata de personas" incluso cuando no se recurra a ninguno de los medios enunciados.

- Por "niño" se entenderá toda persona menor de 18 años.