Traducción de la Biblia de Joseph Smith

Estatuas de Joseph Smith y Hyrum Smith

La Traducción de Joseph Smith (TJS, en inglés Joseph Smith Translation, JST), también llamada Versión Inspirada de las Santas Escrituras (VI, en inglés Inspired Version, IV), es una revisión de la Biblia por parte de Joseph Smith, el fundador del Movimiento de los Santos de los Últimos Días, también conocido como mormonismo. Smith consideró este trabajo como «una rama de su vocación» como profeta. Smith fue asesinado antes de que lo considerara completo, aunque la mayor parte de su trabajo se realizó aproximadamente una década antes. El trabajo es básicamente la versión de la Biblia del Rey Jacobo con algunas adiciones y revisiones significativas. Se considera un texto sagrado y es parte del canon de la Comunidad de Cristo, anteriormente denominada como la Iglesia Reorganizada de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y de otras iglesias adherentes al mormonismo. Ciertas selecciones de la Traducción de Joseph Smith también se incluyen en las notas al pie de página y en el apéndice de la Versión del Rey Jacobo de la Biblia publicada por los SUD, pero la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (también conocida como iglesia mormona o iglesia SUD) solo ha canonizado oficialmente ciertos extractos que aparecen en su texto sagrado la Perla de gran precio. Estos extractos son la revisión del Libro de Moisés y de parte del Evangelio de Mateo por Joseph Smith.

Traducción

El término «traducción»

El término «traducción» tenía un significado más amplio en 1828 que en la actualidad,[3]

El trabajo de revisión

El TJS / VI tenía la intención de restaurar lo que Smith describió como «muchos puntos importantes que tocaban la salvación de los hombres, [que] habían sido tomados de la Biblia o perdidos antes de que se compilaran».[7]​ debido a conocimiento adicional o revelación sobre un tema que había recibido desde la primera vez que «re-tradujo» el pasaje.

Philip Barlow observa los seis tipos básicos de cambios:[8]

  • Adiciones largas que tienen poco o ningún paralelismo bíblico, como las visiones de Moisés y Enoc, y el pasaje sobre Melquisedec
  • Los cambios de «sentido común» (por ejemplo, Génesis 6:6 «y se arrepintió al Señor de haber hecho hombre» se revisa en Moisés 8:25 para leer: «Y se arrepintió de Noé, y su corazón estaba dolido porque el Señor había hecho hombre». Dios, siendo perfecto, no necesita arrepentimiento.)
  • «Adiciones interpretativas», a menudo señaladas por la frase «o en otras palabras», que se agrega a un pasaje para aclarar
  • «Armonización», pasajes conciliados que parecían estar en conflicto con otros pasajes
  • «No es fácilmente clasificable», con frecuencia se cambia el significado, a menudo de manera idiosincrásica
  • Mejoras gramaticales, aclaraciones técnicas y modernización de términos (con mucho, el más común dentro del TJS / VI)

El TJS / VI fue un trabajo en progreso durante todo el ministerio de Smith, la mayor parte entre junio de 1830 y julio de 1833. Algunas partes de la revisión (Libro de Génesis y los cuatro Evangelios) se completaron de principio a fin, incluidos los versos sin cambios de la Biblia del Rey Jacobo; algunas partes fueron revisadas más de una vez, y otras revisaron un verso a la vez. Los manuscritos fueron escritos, reescritos, y en algunos casos, ediciones adicionales fueron escritas en las columnas, fijadas al papel o adjuntas de otro modo. Smith confió en una versión de la Biblia que incluía los apócrifos, y marcó la Biblia a medida que se examinaban los versos (los textos apócrifos no se incluyeron en el TJS).

Para 1833, sintió que estaba lo suficientemente completo como para que pudieran comenzar los preparativos para la publicación, aunque la falta continua de tiempo y los medios impidieron que apareciera en su totalidad durante su vida. Continuó haciendo algunas revisiones y preparando el manuscrito para imprimir hasta que fue asesinado en 1844.[9]​ En cuanto a la integridad del TJS / VI tal como lo tenemos, Matthews ha escrito:

El manuscrito muestra que Smith recorrió la Biblia desde Génesis hasta Apocalipsis. Pero también muestra que no hizo todas las correcciones necesarias en un solo esfuerzo. Esta situación hace que sea imposible dar una respuesta estadística a las preguntas sobre cuánto de la Traducción se completó o cuánto no se completó. Sin embargo, lo que es evidente es que cualquier parte de la Traducción podría haber sido tocada y mejorada por la revelación y la enmienda adicional de Smith.[10]

El erudito SUD Royal Skousen discute si uno debería asumir que cada cambio realizado en el TJS / VI constituye un texto revelado.[11]​ Además de los argumentos que pueden formularse a partir del texto real de la TJS / VI, hay preguntas sobre la fiabilidad y el grado de supervisión que se les dio a los escribas que participaron en la transcripción, copia y preparación del texto para su publicación. Las diferencias también son evidentes en la naturaleza del proceso de revisión que tuvo lugar en las diferentes etapas del trabajo. Por ejemplo, mientras que una proporción significativa de los pasajes de Génesis que han sido canonizados como el Libro de Moisés «[parece] un texto revelado palabra por palabra», la evidencia de un estudio de dos secciones en el Nuevo Testamento que fue revisado dos veces indica que el «Nuevo Testamento no se revela palabra por palabra, sino en gran parte depende de las diferentes respuestas de Joseph Smith a las mismas dificultades en el texto».

Uso de otros textos

Algunos estudiosos consideran que Smith tuvo acceso a pseudoepígrafos del Antiguo Testamento e incluyó ideas de estos textos en su traducción.[12]

En 2017, los académicos de la Universidad Brigham Young publicaron una investigación que sugiere que Smith tomó prestado mucho del famoso comentario bíblico del teólogo metodista Adam Clarke. Los autores sostienen que «los paralelos directos entre la traducción de Smith y el comentario bíblico de Adam Clarke son simplemente demasiado numerosos y explícitos para plantear la casualidad o la coincidencia coincidente». Los autores afirman además que esta evidencia es suficiente para «demostrar la confianza abierta de Smith en Clarke...» antes de sugerir que Sidney Rigdon probablemente fue responsable de instar a utilizar el material fuente de Clarke.[14]