Suspensión de la caza en Castilla y León

Pintura con una escena de caza

La suspensión de la caza en Castilla y León (España) se refiere a una medida cautelar ordenada por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León en febrero de 2019,[4]

El tribunal tomó su decisión después de que el partido PACMA presentara un recurso para impugnar el Reglamento de caza autonómico, por lo que la suspensión afecta a toda la actividad cinegética hasta que se dirima la impugnación.[7]

Antecedentes

La oficina de comunicación del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad, con sede en Valladolid, dio a conocer que la Sala de lo Contencioso-Administrativo suspendió cautelarmente el Decreto 10/2018, de 26 de abril, por el que se modifica el Decreto 32/2015, de 30 de abril, dictado por la Junta de Castilla y León, que había establecido una lista de las especies que pueden ser consideradas como cinegéticas,[9]

La resolución judicial dictada considera que el informe elaborado por la empresa contratada por la Administración para este menester, Consultora de Recursos Naturales, S.L., el cual determina qué especies de la fauna silvestre pueden ser consideradas como cinegéticas y, por tanto, de conformidad con las órdenes anuales de caza, pueden ser cazadas, no utiliza datos actualizados y suficientemente contrastados, por lo que incurre aparentemente en el mismo defecto que fue declarado en sentencias anteriores.[10]