Solitario George

Solitario George
Giant Tortoise, Galapagos.jpg
EspecieChelonoidis abingdonii
SexoMacho
Nacimientoc. 1903 y 1919
Bandera de Ecuador Isla Pinta, Ecuador
Muerte24 de junio de 2012 (entre 93 y 109 años)
Bandera de Ecuador Puerto Ayora, Ecuador
Peso75 kg
Distinguido por
  • Haber sido el último ejemplar de su especie.
  • Ser símbolo de los esfuerzos invertidos por la conservación de especies amenazadas.
  • Ser Patrimonio cultural de la Nación ecuatoriana.

Solitario George (del inglés, Lonesome George, también llamado en español Solitario Jorge; Isla Pinta, c. 1903 y 1919-Puerto Ayora, 24 de junio de 2012) fue el último macho e individuo conocido de Chelonoidis abingdonii, una de las especies de tortuga gigante de las islas Galápagos.

Cuando ya se creía que la especie había desaparecido, George fue encontrado el 1 de diciembre de 1971 en la isla Pinta por el zoólogo húngaro de la Universidad de Harvard, Joseph Vagvolgyi.[7]

Con el objetivo de que sus genes fuesen conservados con descendencia, George permaneció encerrado junto con dos hembras de una especie similar (Chelonoidis becki, del volcán Wolf),[13]

Su genoma ha despertado interés en la comunidad científica y ha sido estudiado, desde 2008, para entender la capacidad de las tortugas para vivir de manera longeva, tener una protección ante enfermedades como el cáncer y recuperarse fácilmente ante heridas graves.[15]

En 2017 su cuerpo fue declarado Patrimonio cultural de la Nación por el Ministerio de Cultura y Patrimonio de Ecuador.[17]

Descubrimiento

En 1906, expedicionarios de la Academia de Ciencias de California visitaron la isla Pinta y capturaron tres machos de la especie Chelonoidis abingdonii,[19]

When we were on Pinta, I remember one of the park wardens telling me there had been feces of a tortoise found the year before but no one had seen alive tortoise in many years.(A report was filed at the station and park by Joseph Vagvolgyi who was on Pinta studying snails in November of 1971, he reported finding a tortoise but was unaware of its significance) [...] One day we were at about 300 meters altitude and we observed something moving about 60 to 70 metersdistant. We both thought it was a goat and taking aim with our rifles we walked closer until we saw that it was actually a tortoise! The tortoise was under a palo santo tree and surrounded by large rocks which appeared to enclose the area.[3]
Cuando estábamos en Pinta, recuerdo que uno de los guardias del parque me dijo que habían encontrado heces de una tortuga el año anterior, pero nadie había visto tortugas vivas en muchos años (Un informe fue archivado en la estación y en el parque por Joseph Vagvolgyi quien estaba en Pinta estudiando los caracoles en noviembre de 1971, informó que había encontrado una tortuga pero que no estaba al tanto de su importancia). [...] Un día estábamos a unos 300 metros de altitud y observamos que algo se movía a unos 60 a 70 metros de distancia. Ambos pensamos que era una cabra y apuntando con nuestros rifles nos acercamos hasta que vimos que en realidad era una tortuga. La tortuga estaba debajo de un árbol de palo santo y rodeada de grandes rocas que parecían encerrar el área.
Manuel Cruz (1994, pp 16-17)
Señal de dirección a la estación de investigación Charles Darwin (2011).

En 1972 George fue reubicado en la Estación Científica Charles Darwin, en la isla Santa Cruz, y, al transmitirse la noticia de una tortuga gigante de Pinta viva, este se convirtió en un símbolo de esperanza para las Islas Galápagos[20]

En el XIX los marineros y piratas utilizaron las islas del océano Pacífico como parada para repostar. Cazaron un gran número de tortugas para sustraer aceite y se llevaban cientos de ellas como fuente de comida, pues pueden vivir hasta seis meses sin comida en la cocina de una embarcación y todavía suministrar hasta 200 libras de carne de edible.[23]