Rumasa
English: Rumasa

  • eduardo sotillos, portavoz del gobierno, acompañado de miguel boyer, ministro de economía y hacienda; carlos romero, ministro de agricultura, carlos solchaga, ministro de industria, y enrique barón crespo, ministro de transportes y turismo y comunicaciones, comparece ante los medios de comunicación en la rueda de prensa sobre la expropiación de rumasa celebrada el 24 de febrero de 1983, en el palacio de la moncloa.

    rumasa (ruiz mateos sociedad anónima) fue un grupo de empresas españolas propiedad de la familia ruiz-mateos y jiménez de tejada, cuya matriz fue fundada en 1961. el grupo fue expropiado por el gobierno español el 23 de febrero de 1983, en virtud del decreto-ley 2/1983, por razones de utilidad pública e interés social.[1]​ el grupo rumasa, en el momento de publicarse la disposición, estaba constituido por más de 700 empresas, con una plantilla que alcanzaba las 60 000 personas, facturando unos 350 000 millones de pesetas (más de 2000 millones de euros) anuales. tras la expropiación fue reprivatizada por partes.

  • actividades de la empresa
  • expropiación por el estado
  • véase también
  • referencias
  • bibliografía
  • enlaces externos

Eduardo Sotillos, portavoz del Gobierno, acompañado de Miguel Boyer, ministro de Economía y Hacienda; Carlos Romero, ministro de Agricultura, Carlos Solchaga, ministro de Industria, y Enrique Barón Crespo, ministro de Transportes y Turismo y Comunicaciones, comparece ante los medios de comunicación en la rueda de prensa sobre la expropiación de Rumasa celebrada el 24 de febrero de 1983, en el palacio de la Moncloa.

Rumasa (Ruiz Mateos Sociedad Anónima) fue un grupo de empresas españolas propiedad de la familia Ruiz-Mateos y Jiménez de Tejada, cuya matriz fue fundada en 1961. El grupo fue expropiado por el Gobierno español el 23 de febrero de 1983, en virtud del Decreto-Ley 2/1983, por razones de utilidad pública e interés social.[1]​ El grupo Rumasa, en el momento de publicarse la disposición, estaba constituido por más de 700 empresas, con una plantilla que alcanzaba las 60 000 personas, facturando unos 350 000 millones de pesetas (más de 2000 millones de euros) anuales. Tras la expropiación fue reprivatizada por partes.