Romanus Pontifex

Romanus Pontifex
Bula pontificia del papa Nicolás V
8 de enero de 1455, año VIII de su Pontificado
C o a Nicolaus V.svg
Escudo del papa Nicolás V
DestinatarioAlfonso V de Portugal
ArgumentoEl papa otorga al rey de Portugal y a sus sucesores el dominio sobre tierras conquistadas a musulmanes y paganos.
UbicaciónArchivo nacional de Lisboa.
Documentos pontificios
Constitución apostólicaMotu proprioEncíclicaExhortación apostólicaCarta apostólicaBreve apostólicoBula

Romanus Pontifex fue una bula otorgada por el papa Nicolás V al rey Alfonso V de Portugal con fecha de 8 de enero de 1455.

Por este documento el papa reconoció al reino de Portugal (en concreto al rey Alfonso V, a sus sucesores y al infante Enrique):

  • la propiedad exclusiva de todas las islas, tierras, puertos y mares conquistados en las regiones que se extienden "desde los cabos de Bojador y de Nam a través de toda Guinea y más allá hasta la orilla meridional".[1]
  • el derecho a continuar sus conquistas contra musulmanes y paganos[2]​ en esos territorios.
  • el derecho a comerciar con los habitantes de esos territorios, conquistados y por conquistar, salvo por los productos tradicionalmente prohibidos a los infieles: herramientas de hierro, madera para construcción, cuerdas, barcos y armaduras.
Reconstrucción actual de una carabela portuguesa del siglo XV.

Esta bula fue confirmada por el siguiente papa Calixto III en 1456 (bula Inter caetera) y por Sixto IV en 1481 (bula Aeterni regis).

Este documento recoge también el relato oficial de la Corona de Portugal de sus descubrimientos por el Mar Océano en la primera mitad del siglo XV.

Comienza mencionando la conquista de Ceuta por el rey Juan, tras la cual el infante Enrique guerreó contra infieles, pobló algunas islas deshabitadas y convirtió al cristianismo a algunos habitantes de otras islas. A continuación afirma que los portugueses siguieron navegando casi todos los años en sus carabelas en expediciones hacia "las orillas del sur y del este",[5]​ También menciona el objetivo de subyugar y convertir al cristianismo a los pueblos paganos no islamizados que se encontraban sobre la ruta.

Según la bula, al cabo de un tiempo los portugueses llegaron a Guinea, donde se apoderaron de algunas islas y puertos y descubrieron la desembocadura de un gran río.[7]​ Finalmente, el rey de Portugal y el Infante se otorgaron el monopolio del comercio en toda la región, otorgando licencias para comerciar o para pescar a cambio del pago de un impuesto.

Texto original

  • El manuscrito original de la bula promulgada se encuentra en los Archivos Nacionales de Lisboa, así como dos executoria que contienen el texto de la bula.