Revolución de Saur

Revolución de Saur
Parte de la guerra civil afgana
Day after Saur revolution.JPG
Revolucionarios celebrando en Kabul su victoria un día después.
Contexto del acontecimiento
Fecha27 de abril de 1978
(7 de saur de 1357)
SitioKabul, Afganistán
ImpulsoresNur Muhammad Taraki, Hafizullah Amín, Abdul Qadir, Mohammad Aslam Watanjar
MotivosAsesinato del dirigente comunista Mir Akbar Kaibar; arresto de los otros líderes del PDPA.
Influencias ideológicas de los impulsoresMarxismo-leninismo
Gobierno previo
GobernanteMohammed Daud Khan
Forma de gobiernoRepública presidencialista unipartidista
Gobierno resultante
GobernanteAbdul Qadir
Forma de gobiernoRepública socialista

La Revolución de Saur fue una revolución comunista ocurrida en Afganistán el 27 de abril de 1978, dirigida por el Partido Democrático Popular de Afganistán contra el mandato del presidente afgano Mohammed Daud Khan.

Saur es el nombre del segundo mes del año en el calendario persa utilizado en Afganistán. También se conoce a este acontecimiento como Revolución de Abril (mes en el cual ocurrió según el calendario gregoriano).

Antecedentes

En 1973 la monarquía había sido derrocada y tomó el poder Mohammed Daud Khan. El nuevo presidente pronto comenzó a enfrentarse al Partido Democrático Popular de Afganistán (PDPA, comunista), que inicialmente había sido su aliado.[1]

En Afganistán alrededor del 97% de las mujeres y del 90% de los hombres eran analfabetos; alrededor del 5% de los propietarios poseían más del 50% de las tierras fértiles;[4]

Durante décadas, los soviéticos proveyeron de materiales y cursos de instrucción a las Fuerzas Armadas de Afganistán, que se vieron influenciadas por el comunismo.[6]

En 1979, en la edición de enero de Problemas de la Paz y el Socialismo, un miembro del PDPA describió la situación anterior a la Revolución:

Las masas estaban dispuestas a rebelarse. El nivel de vida cayó de forma espectacular. Más de un millón de afganos emigraron a Irán. La legitimidad del gobierno se vio sacudida mal a los ojos del pueblo, las órdenes no se cumplían. Un hecho importante fue que estuvimos trabajando con la gente entre 13-14 años para ser un movimiento popular. Antes de la revolución, nuestro Partido ya era una fuerza formidable con 50 mil miembros y más simpatizantes, y esto dio miedo al régimen.[4]