Requiém (Verdi)

Interpretación del Requiem de Verdi en el Polo Grounds de Nueva York, 1916.

La Misa de Réquiem es una composición sacra de Giuseppe Verdi de 1874 para coro, voces solistas y orquesta. Requiem proviene de la primera palabra del texto, que comienza con Requiem aeternam dona eis, Domine, es decir, "Dales el descanso eterno, Señor".

Origen

Alessandro Manzoni, en cuyo honor se compuso el Requiem.

Tras el éxito de Aida (1871), Verdi se retiró durante un largo período de la composición operística, hasta 1887, con Otello. No se abstuvo, sin embargo, de componer otro tipo de obras y la más importante de este período es la Misa de Requiem (a veces, llamada simplemente Requiem).

De hecho, pensaba desde hace algún tiempo componer un réquiem en colaboración con otros compositores, como un homenaje a Rossini después de su muerte en 1868 (obra conocida como la Misa para Rossini, del que Verdi compuso el Libera me Domine).[1]

Verdi quedó muy impresionado por la muerte de su compatriota Alessandro Manzoni, que se produjo en 1873.[3]

El Libera me Domine lo obtuvo de la Misa para Rossini. El réquiem de Verdi se ofreció a la ciudad de Milán, y se representó en el primer aniversario de la muerte de Manzoni, el 22 de mayo de 1874, en la Iglesia de San Marcos de Milán.[4]​ El éxito fue enorme, y la fama de la composición superó las fronteras nacionales.

En 1875, Verdi hizo una revisión de la porción denominada Liber scriptus.[cita requerida]