Reino lombardo-véneto

Regno Lombardo-Veneto
Lombardo-Venezianisches Königreich

Reino lombardo-véneto o Lombardia-Venecia

Reino del Imperio austríaco

Flag of the Napoleonic Kingdom of Italy.svg

1815-1866

Flag of Italy (1861–1946).svg

BanderaEscudo
BanderaEscudo
Lema nacional: Viribus Unitis
Himno nacional: Gott erhalte Franz den Kaiser (de Austria)
Ubicación de
CapitalMilán (1815-1859) Venecia (1859-1866)
Idioma oficialAlemán, italiano
Otros idiomaslombardo, véneto, alemán regional, ladino
GobiernoMonarquía constitucional
Rey
 • 1815-1835Francisco I de Austria
 • 1835-1848Fernando I de Austria
 • 1848-1866Francisco José
Virrey
 • 1818-1848Raniero de Austria
 • 1848-1857Joseph Radetzky
 • 1857-1859Maximiliano I de México
Historia
 • Congreso de Viena9 de junio, 1815 de 1815
 • Revoluciones de 184822 de marzo, 1848
 • Tratado de Zúrich10 de noviembre, 1859
 • Tratado de Viena12 de octubre, 1866 de 1866
Superficie
 • 185046 991 km²
Población
 • 1850 est.5 100 000 
     Densidad108,5 hab./km²
MonedaFlorín (Gulden)
Miembro de: Imperio austríaco

El Reino lombardo-véneto (en italiano: Regno Lombardo-Veneto; en alemán: Lombardo-Venezianisches Königreich) o Lombardia-Venecia es el nombre que recibieron las posesiones adjudicadas de acuerdo con las disposiciones del Congreso de Viena (9 de junio de 1815) al Imperio de Austria, después de la derrota de Napoleón y que constaban del Milanesado y de la parte italiana de la República de Venecia. El reino fue anexado en 1866 al Reino de Italia.

Historia

Antecedentes

Busto representando a Napoleón como rey de Italia, con la Corona de Hierro.

Antes de las guerras napoleónicas, los territorios que formarían el reino eran, el Ducado de Milán bajo dominio Habsburgo y la República de Venecia. Durante las guerras napoleónicas se formaron en el área estados títeres de Francia. Surgió así la República Cisalpina (Lombardía), que pasó a llamarse en 1802 República Italiana, en 1805 trasformado en el Reino Napoleónico de Italia. Veneto formo parte de la monarquía de los Habsburgo desde 1797 hasta 1805, año en que fue incorporado al reino de Italia.

El Reino de Italia, incluía el centro y el este de Italia y una gran parte del norte y tenía la capital en Milán. Napoleón nombró como virrey a Eugène de Beauharnais hijo de su primera espose Josefina. El órgano central del Reino de Italia fue el Consejo de Estado, constituido con Real Decreto del 9 de mayo de 1805. Así mismo se creó un fuerza militar para proteger el reino y también para las campañas de Napoleón.

El Reino de Italia dejó de existir en 1814 con el fin del período napoleónico: el 6 de abril de 1814, Napoleón estaba listo para abdicar, un acto que se formalizó el día 11. El 16 Beauharnais concluyo un acuerdo de armisticio con el mariscal de campo austriaco Bellegarde.

Fundación del reino

El Emperador Francisco I en Venecia, el 31 de octubre de 1815.
El Emperador Francisco I en Venecia, el 31 de octubre de 1815.

El congreso de Viena combinó los territorios de Lombardía (dominado por Austria desde 1713) y Venecia (bajo dominio austriaco desde 1797) bajo la monarquía de los Habsburgo, en compensación también por la perdida de los Países Bajos austriacos. Por medio de la Imperial y Real patente de 7 de abril de 1815 que hacía de los estados austríacos en Italia, el Reino lombardo-véneto.[3]​ Los idiomas oficiales eran el italiano y el alemán. El reino estaba en unión personal con Austria, por lo tanto el rey titular era el emperador austriaco, que estuvo representado entre 1815-1848 por un virrey y luego por un gobernador general.

Era Metternich en el reino

Coronación de Fernando I, rey de Lombardía-Veneto,en la Catedral de Milán en 1838.

En 1818, Raniero José de Austria fue nombrado virrey como sucesor de su hermano, el archiduque Antonio Víctor, cargo que ocupó hasta la Revolución de 1848. El verdadero poder del gobierno se mantuvo en el sistema de gobierno austriaco-Metternich y los deberes de Raniero a menudo se limitaron a actividades representativas. Sin embargo, su influencia informal evitó los impuestos inflados que llevaron a la población rural a la pobreza y la emigración, a pesar del compromiso de su hermano en 1818 y, después de la hambruna, en 1833 se renovaron las discusiones, solo después de su mandato fueron abolidos por Daniele Manin. Al comienzo de su gobierno, encontró un país económicamente desfavorecido, que mejoró al reavivar el comercio (a Venecia se le otorgó el estatus de puerto libre) y mejorar la infraestructura.[4]​ Raniero sentó las bases del tren de Venecia-Milán y mantuvo una pasión botánica en su residencia veraniega de Monza donde tenía un jardín botánico.

En 1837 comienza a formarse la sociedad mercantil que llevará a cabo el proyecto de unir por ferrocarril las dos capitales del reino, Milán y Venecia, operación que será completada en 1857.

Revolución de 1848

Cinco jornadas de Milán.
Proclamación de la República de San Marco

Después de una revolución popular el 22 de marzo de 1848 (Las cinco jornadas de Milán), los austríacos transfirieron el dominio del reino a la ciudad de Milán, que se convirtió en sede de un gobierno provisional conocido como: Governo Provvisorio della Lombardia (Gobierno Lombardo Temporal). El día siguiente Venecia también se alzó contra la dirección austriaca, formando el Governo Provvisorio di Venezia (Gobierno temporal de Venecia). Debido a las revueltas de Milán y Venecia, a partir del 23 de marzo de 1848, los austriacos tuvieron que retirarse a la fortaleza del cuadrilátero, que en lombardo-Veneto constituía el núcleo defensivo del ejército de Habsburgo. Al este, al oeste y al sur de este cuadrilátero, las fuerzas de los voluntarios y estados italianos comenzaron a reunirse, lo que gradualmente decidió la guerra contra Austria. Sólo en el norte, a través de un corredor a lo largo de la costa este del lago de Garda, las fuerzas austriacas lograron mantener vínculos con el imperio.[5]

Bandera de la República de San Marco.
Gobierno provisional de Milán - Bandera

Tras el inicio de estas revueltas y después de algunas reconsideraciones, el rey Carlos Alberto de Cerdeña declaro la guerra a Austria. A pesar de la desconfianza de algunos demócratas intransigentes, entre ellos el milanés Carlo Cattaneo, la decisión de Piamonte de ingresar a la guerra despertó una ola de entusiasmo en toda Italia que empujó a miles de voluntarios de toda la península a llegar al Véneto y Lombardía para apoyar la causa italiana. Incluso la solidaridad de los otros estados italianos no tardó en llegar. El Gran Ducado de Toscana, dirigido por un gobierno moderadamente liberal presidido por Cosimo Ridolfi, envió un contingente de alrededor de 7.000 hombres a Lombardía, incluidos muchos voluntarios. Incluso el Estado Pontificio aceptó el reclutamiento de voluntarios y envió un gran contingente al mando del General Giovanni Durando y una segunda división al mando del General Andrea Ferrari . Pero el rey de Nápoles, Fernando de Borbón, habría dado la ayuda más consistente enviando a unos 16.000 hombres al Veneto bajo el mando del General Guglielmo Pepe, además de un equipo naval en defensa de Venecia.

Tras la derrota de los ejércitos Sardo-piamonteses en la batalla de Custoza (24-25 de julio de 1848), las tropas austriacas entraron en Milán (6 de agosto) y después de un gran asedio a Venecia el (24 de agosto de 1849), restaurando el dominio imperial sobre ambos territorios. En 1848 Francisco José I se convertiría en Emperador de Austria y gobernaría el reino hasta su disolución.

La captura de Milán.
Reconquista de Venecia en 1849.

Restauración y pérdida de Lombardía

El encuentro entre Napoleón III y Francisco Jose I en Villafranca.
Entrada de Víctor Manuel II a Milán en 1859.

En reemplazo del viejo mariscal de campo Radetzky, quien durante nueve años fue gobernador general, asumió como virrey de Lombardía-Veneto Fernando Maximiliano, hermano del emperador. Después de la transferencia, el 10 de marzo de 1857, el hermano del emperador llegó a Milán en el mes de septiembre siguiente. Como comandante general del reino fue nombrado Ferenc Gyulay.

Maximiliano fue el portador de una nueva amnistía, del regreso a la administración civil y, sobre todo, ofreció un rostro menos despreciado que el de su antecesor. Pero Maximiliano, ciertamente bien intencionado, no trajo ni autonomía ni libertad, por lo que Austria perdió la oportunidad de una paz duradera.

El archiduque intentó reanudar la iniciativa política, a través de renovadas inversiones públicas o con el establecimiento de comisiones consultivas en las que participaron parte de la intelectualidad del reino (Cantù, Pasini, Jacini y otros) que anunciaron una mayor autonomía administrativa. Por lo que se enfrentó (y perdió) contra la voluntad de Viena y de su hermano Francisco José.

En 1859, el ejército austriaco, mandado por Ferenc Gyulay, se enfrentó en una guerra contra el Reino de Cerdeña, asistida, esta vez, por un nuevo y gran aliado, la Francia de Napoleón III, guerra en la cual el imperio fue derrotado. Tras esta derrota el imperio cedió Lombardia a Francia quien la cedió al Piamonte.

Fin del Reino

Víctor Manuel II en la plaza San Marco de Venecia en 1866.

Después de 1859 el reino como tal ya no existía, solo Venecia quedaba en manos austriacas. En 1866 el imperio se vio involucrado en la guerra austro-prusiana, en la que el recién formado Reino de Italia se uniría como aliado de Prusia. Después de cruzar la frontera, una parte del ejército italiano comandado por Alfonso La Marmora fue derrotado en la batalla de Custoza. Ninguno de estos fracasos fue equilibrado por los eventos posteriores, ya que las victorias de Giuseppe Garibaldi y su avance hacia Trento siguieron a otra derrota italiana en la batalla naval de Lissa.

A pesar de esto, gracias a los acuerdos alcanzados anteriormente y la victoria de Prusia en el frente norte, así como a la intervención diplomática de Francia, al final de la guerra, Austria cedió formalmente a Francia el Veneto (así como Mantua y parte de Friuli) quien lo cedió a Italia. Un plebiscito confirmó la anexión al Reino de Italia. Italia no pudo anexar los territorios conquistados en el sur del Tirol.

Así se puso fin a lo que quedaba del Reino Lombardo-Veneto.