Reino de Navarra

  • reino de navarra

    bandera

    1162-1841

    flag of french-navy-revolution.svg (1789)
    flag of spain (1785–1873, 1875–1931).svg (1841)

    escudo
    bandera escudo
    ubicación de
    el reino de pamplona bajo sancho el mayor (de 1029 a 1035)
    capital pamplona
    idiomas latín, romance navarro (en el sur), vascuence y gascón (en el norte)[1]​ y, tras la conquista, castellano en la alta navarra y francés en la baja navarra.
    religión catolicismo
    gobierno monarquía hereditaria
    rey
     • 810/820-851 Íñigo arista
     • 1150-1194 sancho vi
     • 1833-1841 isabel i
    historia
     • sancho vi se intitula como rex navarre[2] 1162
     • conquista de territorios occidentales 1200
     • invasión del reino de navarra por fernando el católico 1512
     • edicto de pau por luis xiii 1620
     • abolición del reino de navarra (baja navarra) 1789[3]
     • ley paccionada[4] 16 de agosto de 1841
    superficie
     • alta edad media unos 20 000 km²
     • baja edad media casi 12 000 km²
     • edad moderna 11 716 km²

    el reino de navarra fue uno de los reinos medievales de europa situado en ambas vertientes de los pirineos occidentales, pero con la mayor parte de su territorio localizado al sur de la cordillera pirenaica, en el norte de la península ibérica. fue el sucesor del reino de pamplona, fundado en torno a la capital navarra en 824, según establecen la mayoría de los historiadores.[5]​ tras unos primeros años de expansión y la posterior merma territorial a manos de castilla y aragón, el reino de navarra se estabilizó con dos territorios diferenciados: la alta navarra, al sur de los pirineos y en la que se encontraba la capital y la mayor parte de la población y los recursos, y la baja navarra o navarra continental, al norte de la cordillera pirenaica.

    el fin de la independencia del reino se produjo cuando fernando el católico, y posteriormente su nieto borgoñón carlos i de españa, llevaron a cabo la conquista militar entre los años 1512 y 1528 con distintas resistencias. se realizaron varios intentos de recuperar la independencia en los años siguientes y finalmente carlos i de españa se replegó de la baja navarra por su difícil control. por lo que esta porción siguió siendo independiente manteniendo las dinastías foix y albret, hasta que se asoció dinásticamente a la corona francesa al subir su rey, enrique iii, al trono galo. así, los monarcas franceses se intitularon «reyes de francia y de navarra». la unión del reino de navarra a francia, puramente dinástica, se hizo conservando siempre sus propias instituciones (así, cuando luis xvi convocó los estados generales de francia, navarra no envió formalmente diputados a estos, sino al rey en persona, de manera independiente y con su propio cuaderno de agravios).[7]​ al ser abolido como reino. por otra parte, la navarra peninsular o alta navarra se convirtió en uno más de los reinos y territorios de la corona de castilla y finalmente de la monarquía hispánica, estatus que conservó, gobernada por un virrey, hasta 1841, fecha en la que pasó a ser considerada «provincia foral» española mediante la posteriormente denominada ley paccionada, tras la primera guerra carlista.

  • generalidades
  • evolución histórica
  • lenguas en la edad media
  • véase también
  • referencias
  • bibliografía
  • enlaces externos

Reino de Navarra

Bandera

1162-1841

Flag of French-Navy-Revolution.svg (1789)
Flag of Spain (1785–1873, 1875–1931).svg (1841)

Escudo
Bandera Escudo
Ubicación de
El Reino de Pamplona bajo Sancho el Mayor (de 1029 a 1035)
Capital Pamplona
Idiomas Latín, romance navarro (en el sur), vascuence y gascón (en el norte)[1]​ y, tras la conquista, castellano en la Alta Navarra y francés en la Baja Navarra.
Religión Catolicismo
Gobierno Monarquía hereditaria
Rey
 • 810/820-851 Íñigo Arista
 • 1150-1194 Sancho VI
 • 1833-1841 Isabel I
Historia
 • Sancho VI se intitula como Rex Navarre[2] 1162
 • Conquista de territorios occidentales 1200
 • Invasión del reino de Navarra por Fernando el Católico 1512
 • Edicto de Pau por Luis XIII 1620
 • Abolición del Reino de Navarra (Baja Navarra) 1789[3]
 • Ley Paccionada[4] 16 de agosto de 1841
Superficie
 • Alta Edad Media unos 20 000 km²
 • Baja Edad Media casi 12 000 km²
 • Edad Moderna 11 716 km²

El Reino de Navarra fue uno de los reinos medievales de Europa situado en ambas vertientes de los Pirineos occidentales, pero con la mayor parte de su territorio localizado al sur de la cordillera pirenaica, en el norte de la península ibérica. Fue el sucesor del Reino de Pamplona, fundado en torno a la capital navarra en 824, según establecen la mayoría de los historiadores.[5]​ Tras unos primeros años de expansión y la posterior merma territorial a manos de Castilla y Aragón, el Reino de Navarra se estabilizó con dos territorios diferenciados: la Alta Navarra, al sur de los Pirineos y en la que se encontraba la capital y la mayor parte de la población y los recursos, y la Baja Navarra o Navarra Continental, al norte de la cordillera pirenaica.

El fin de la independencia del reino se produjo cuando Fernando el Católico, y posteriormente su nieto borgoñón Carlos I de España, llevaron a cabo la conquista militar entre los años 1512 y 1528 con distintas resistencias. Se realizaron varios intentos de recuperar la independencia en los años siguientes y finalmente Carlos I de España se replegó de la Baja Navarra por su difícil control. Por lo que esta porción siguió siendo independiente manteniendo las dinastías Foix y Albret, hasta que se asoció dinásticamente a la Corona francesa al subir su rey, Enrique III, al trono galo. Así, los monarcas franceses se intitularon «reyes de Francia y de Navarra». La unión del reino de Navarra a Francia, puramente dinástica, se hizo conservando siempre sus propias instituciones (así, cuando Luis XVI convocó los Estados Generales de Francia, Navarra no envió formalmente diputados a estos, sino al rey en persona, de manera independiente y con su propio Cuaderno de agravios).[7]​ al ser abolido como reino. Por otra parte, la Navarra peninsular o Alta Navarra se convirtió en uno más de los reinos y territorios de la Corona de Castilla y finalmente de la Monarquía Hispánica, estatus que conservó, gobernada por un virrey, hasta 1841, fecha en la que pasó a ser considerada «provincia foral» española mediante la posteriormente denominada Ley Paccionada, tras la Primera Guerra Carlista.