Real español
English: Spanish real

Real español
Potosi Real.jpg
ÁmbitoBandera de España España
Otros ámbitosMonarquía católica
Lugar acuñaciónCecas de la Monarquía española
ComposiciónPlata
Anverso
MotivoSobre el planisferio terrestre, en cimera la corona española y flanqueado por dos columnas, versa la leyenda Utra que Unum ('Ambos son uno')
Año de diseñoSiglo XIV

El Real español constituye dos unidades monetarias distintas de monedas de plata que circularon, a veces de forma paralela, tanto en la España peninsular como en la de ultramar. El primer Real español data del siglo XIV y fue acuñado por la Corona de Castilla.

Real de plata

Primer real castellano, acuñado en Sevilla durante el reinado de Pedro I de Castilla (1350-1369).
Moneda española de ocho reales, acuñada en 1759 en la ceca de México.

El real español es una moneda de plata de 3,35 gramos que empezó a circular en Castilla en el siglo XIV y fue la base del sistema monetario español hasta mediados del siglo XIX. En 1480, durante el reinado de Isabel y Fernando, se fijó su valor en 31 maravedíes.[1]​ además de ordenar la presencia de la sigla del ensayador respectivo en cada moneda, así como la sigla de la ceca (Casa de Moneda) donde fuera acuñada. Su cambio en época de Felipe II seguía siendo de 1 real de plata por 34 maravedíes y, a su vez, 1 escudo de oro por 16 reales de plata. Durante el reinado de Felipe II, entre los años 1556 y 1598, se acuñaron escudos con un peso de 3,4 gramos de oro, cada uno de ellos equivalente a 544 maravedíes.

La Pragmática de 1497 definió además otras dos monedas de plata, submúltiplos del real: el medio real y el octavo de real, este último de forma cuadrada.[2]

Dichas monedas se acuñaron en gran cantidad durante los siglos XVI, XVII y XVIII, no sólo en las cecas de la España peninsular, sino también en las de ultramar, como la de Ciudad de México, en funcionamiento desde 1535; la de Lima, Perú, desde 1568; la de Potosí, Bolivia, desde 1574; la ceca de Bogotá, Colombia, operativa desde 1627; la de Santiago de Chile, desde 1749; y la de Popayán, Colombia, desde 1758. Tal abundancia de cecas en diversos lugares así como la adecuada ley de plata causó que el real español tuviera gran aceptación y uso en los mercados de todo el mundo, en especial desde 1600 hasta finales del siglo XIX, hasta tal punto que fue moneda de curso legal más allá de los territorios de la Monarquía hispánica. El real de a ocho fue moneda de curso legal en EE. UU., en Canadá, en Brasil y en China (con resello) hasta finales del siglo XIX.