Pueblos escitas
English: Scythians

Pectoral de oro, o pieza para el cuello, procedente de un kurgan real en Tolstaya Mogila, Pokrov, Ucrania, datado en la segunda mitad del siglo IV a. C., de manufactura griega. La banda central inferior muestra tres caballos, cada uno de ellos despedazado por dos grifos. El arte escita se centró especialmente en figuras de animales.
Arqueros escitas disparando con el arco escita, Kerch (antigua Panticapeo), Crimea, s. IV a. C. Los escitas fueron hábiles arqueros, y su estilo de arquería influyó en la de los persas y posteriormente otras naciones, incluyendo a los griegos.[1]
Placa de cinturón de oro escita, Mingachevir (antiguo reino escita), Azerbaiyán, siglo VII a. C.

Escitas (en griego antiguo, Σκύθης Scýthēs o Σκύθοι Scýthoi; en un contexto indo-persa también Saka) era el nombre dado en la Antigüedad a los miembros de un grupo de pueblos de origen iranio, caracterizados por una cultura basada en el pastoreo nómada y la cría de caballos de monta. El etnónimo «escita» también ha sido usado para referirse a otros pueblos de costumbres similares o que ocuparon las regiones de Rusia, Ucrania y Asia Central, conocidas durante largo tiempo como Escitia. En sentido amplio se considera escita a nómadas euroasiáticos, probablemente la mayoría hablantes de idiomas iranios orientales; sería el antecesor del moderno osetio.

Fueron mencionados por los pueblos letrados que quedaban al sur de la zona donde habitaban, que eran amplias zonas de la estepa euroasiática occidental y central, desde alrededor del siglo IX a. C. hasta el siglo IV, ya de nuestra era.[6]

Las relaciones entre estos pueblos, que vivían en zonas tan amplias, y muy separadas, sigue sin estar clara, y el término se usa tanto en sentido amplio como estricto. El término «escita» se usa por los estudiosos modernos en un contexto arqueológico para hallazgos que se cree que muestran atributos de una cultura amplia «siberiano-escita», sin implicar usualmente una connotación étnica o lingüística.[9]

Los escitas estuvieron entre los primeros pueblos en dominar la guerra a caballo.[17]

Con base en lo que es hoy Ucrania, la Rusia europea meridional y Crimea, los escitas occidentales eran gobernados por una clase rica conocida como los Escitas Reales o Regios. Los escitas establecieron y controlaron la ruta de la seda, una vasta red comercial que conectaba Grecia, Persia, la India y China, contribuyendo quizás al florecimiento contemporáneo de aquellas civilizaciones.[13]

Durante la Antigüedad clásica, los escitas dominaron la estepa póntica, la cual recibió el nombre de Escitia.[20]

La arqueología ha descubierto testimonios de la cultura escita en los montículos funerarios de Ucrania y el sur de Rusia.

Se sabe que tuvieron sus antecedentes desde el año 2000 a. C., pero su primera aparición en la historia es una alianza con los asirios en el siglo VII a. C. Siglos después colaboraron con los medostribu irania emparentada con los persas— para desmembrar al Imperio asirio.

Alrededor de 650630 a. C., los escitas dominaron brevemente a los medos de la meseta iraní occidental,[10]

Mapa geográfico de la influencia irania en el primer siglo a. C.      Área de dominación por los pueblos escitas.     Imperio parto.

En la Antigüedad tardía fueron sometidos por los sármatas, un pueblo culturalmente afín (iranio, procedía de Asia central)[23]​ que terminó sustituyéndolos como amos de las estepas.

En el siglo II a. C., los escitas orientales (Saka) de la estepa euroasiática fueron atacados por los yuezhi, wusun y xiongnu, impulsando a muchos de ellos a emigrar hacia el Sur de Asia,[26]

En algún momento, quizá tan tarde como el siglo III de nuestra era después de la desaparición de la dinastía Han y el Xiongnu, los escitas orientales cruzaron las montañas del Pamir y se asentaron en la cuenca del Tarim occidental, donde están documentados los idiomas escitas jotanés y tumshuqués en escrituras brahmi de los siglos X y XI.[30]

La mayor parte de lo que se conoce sobre los escitas procede de fuentes extranjeras, concretamente griegas y latinas. Las principales de ellas son el libro IV de la Historia de Heródoto (440 a. C.), la Geografía de Estrabón y el poema de Ovidio Epístola desde el Ponto, que describe principalmente la Escitia Menor, ambos de la misma época (circa 13 d. C.)

Nombres y terminología

Para los aqueménidas, había tres tipos de escitas: los Sakā tayai paradraya («más allá del mar», presumiblemente entre los griegos y los tracios en el lado occidental del mar Negro), los Sakā tigraxaudā («con gorros apuntados»), los Sakā haumavargā («bebedores de Hauma», más al Este). Los relieves que representan a los soldados del ejército aqueménida, tumba de Jerjes I, hacia 480 a. C.[31]

En sentido estricto, «escita» se refiere a los nómadas al norte del mar Negro y se distingue de los muy parecidos sármatas que viven al norte del Caspio y más tarde reemplazaron a los escitas propiamente dichos.

En las antiguas fuentes chinas se los denomina sai (en chino, ; chino antiguo: *sˤək), para los sakas que en el pasado habitaron los valles del río Ili y el río Chu y se trasladaron a la cuenca del Tarim. Heródoto dijo que los escitas se llamaban a sí mismos skolotoi.[32]​En los Reinos medios de la India se los conocía con el nombre de shaka (nombre que a veces se restringe a la más septentrional de sus tribus).

El término persa saka se usa para los escitas de Asia Central. En documentos persas transliterados al latín a través del griego se les llama saces [sakes] o sacii [sakii] (en latín la c se pronuncia como k), también en latín se usa el nombre sármatae (sármatas) y en griego scythae, aunque el nombre que se daban a sí mismos habría sido *alān- o *aryānah. Este nombre ha pervivido en el moderno nombre osetio īron (por otra parte se considera que el gentilicio del actual pueblo «osetio» es una variante de escita).[33]​ En otras fuentes históricas se dan diferentes nombres a los escitas:

  • En idioma acadio, los escitas eran los gugu (jefes) de las tierras de Mat Gugu.
  • En idioma sumerio, la palabra gug significa ‘oscuridad’ o ‘tinieblas’.
  • En hebreo esta palabra gug (o gog) significa ‘alto’ o ‘techo’ y figuradamente ‘soberbio’.

Iskuzai o Askuzai es un término asirio para los saqueadores al sur del Cáucaso quienes eran probablemente escitas. Un grupo de escitas/sakas fueron al sur y dieron su nombre a Sakastán. Ellos, o un grupo relacionado, invadieron el norte de la India y se convirtieron en indo-escitas.

Oswald Szemerényi estudió las diferentes palabras para los escitas y dio las siguientes: Skuthes Σκύθης, Skudra, Sug(u)da, y Saka.[34]

  • Los tres primeros descienden de la raíz indo-europea *(s)kewd-, que significa «lanzar» (relacionada con el inglés shoot). *skud- es la forma grado cero de la misma raíz. Szemerényi restaura el nombre que los escitas se daban como *skuda (aproximadamente «arquero»). Esto da lugar al griego antiguo Skuthēs Σκύθης (plural Skuthai Σκύθαι) y al asirio Aškuz; antiguo armenio: սկիւթ skiwtʰ es del itacístico griego. Un sonido escita tardío cambia de /d/ a /l/ da la palabra griega Skolotoi (Σκώλοτοι, escólotos Heródoto 4.6), del escita *skula que, según Heródoto, fue como se llamaban a sí mismos los Escitas Reales. Otros cambios de sonido dieron lugar a Sogdia.
  • La forma reflejada en persa antiguo: Sakā, griego: Σάκαι; latín: Sacae, sánscrito: शक Śaka viene de la raíz verbal irania sak-, «ir, merodear» y por lo tanto significa «nómada».[35]

En el sentido más amplio y en arqueología escita y escítico pueden usarse para todos los nómadas de las estepas a comienzos de la historia documentada.[36]​ Las praderas de Mongolia y el norte de China son a menudo excluidas, pero la cultura de Ordos y la cultura de Tagar parecen haber tenido significativos rasgos «escitas». A menudo, «escita» se restringe a los nómadas de la estepa central y occidental que hablaban lenguas escito-sármatas de la familia irania. Si se usaron otros idiomas en la región, no hay evidencia.