Proxenetismo

  • el proxenetismo es un delito que consiste en obtener beneficios económicos de la prostitución a costa de otra persona. el proxenetismo en la mayoría de los países es un delito por constituir una grave vulneración de los derechos humanos.

    al proxeneta se le conoce también como chulo, chuloputas, chulapo, padrote, rufián, chichifo, mayate, maipiolo, cafiche, caficho o cafisho, fiolo, caimanque, cafiolo u 840; cuando es mujer se suele llamar madama, matrona o madrota. los proxenetas son los que se encargan de proveer servicios de protección a las mujeres que trabajan en la prostitución, cobrándoles a éstas por sus servicios. muchas veces utilizan la violencia, el engaño, la intimidación, el uso de drogas, amenazas de todo tipo, el uso de su superioridad física o de otro tipo, o aprovechando una situación de vulnerabilidad de la persona prostituida, para explotarlas sexualmente.

    los proxenetas son uno de los principales implicados en el delito de trata de personas, donde la persona prostituida pasa a ser una víctima bajo el control de éstos que muchas veces se inicia en la prostitución obteniendo su consentimiento bajo amenazas o mediante la fuerza. según la oim algunas veces los proxenetas operan en connivencia con la policía, funcionarios públicos y políticos corruptos.[1]

    los proxenetas explotan sexualmente a mujeres, adolescentes, niñas y niños[4]

  • legislación por país
  • véase también
  • referencias
  • bibliografía
  • enlaces externos

El proxenetismo es un delito que consiste en obtener beneficios económicos de la prostitución a costa de otra persona. El proxenetismo en la mayoría de los países es un delito por constituir una grave vulneración de los derechos humanos.

Al proxeneta se le conoce también como chulo, chuloputas, chulapo, padrote, rufián, chichifo, mayate, maipiolo, cafiche, caficho o cafisho, fiolo, caimanque, cafiolo u 840; cuando es mujer se suele llamar madama, matrona o madrota. Los proxenetas son los que se encargan de proveer servicios de protección a las mujeres que trabajan en la prostitución, cobrándoles a éstas por sus servicios. Muchas veces utilizan la violencia, el engaño, la intimidación, el uso de drogas, amenazas de todo tipo, el uso de su superioridad física o de otro tipo, o aprovechando una situación de vulnerabilidad de la persona prostituida, para explotarlas sexualmente.

Los proxenetas son uno de los principales implicados en el delito de trata de personas, donde la persona prostituida pasa a ser una víctima bajo el control de éstos que muchas veces se inicia en la prostitución obteniendo su consentimiento bajo amenazas o mediante la fuerza. Según la OIM algunas veces los proxenetas operan en connivencia con la policía, funcionarios públicos y políticos corruptos.[1]

Los proxenetas explotan sexualmente a mujeres, adolescentes, niñas y niños[4]