Primera insurrección serbia

Primera insurrección serbia
Parte de La Revolución Serbia
y la Guerra turco-serbia
Osvajanje Beograda.jpg
Fecha14 de febrero de 1804 – 7 de octubre de 1813.
LugarSerbia
ResultadoSupresión otomana; abolición del gobierno rebelde serbio. Brote de La rebelión de Hadži-Prodan (1814) y el Segunda insurrección serbia (1815).
Cambios territorialesSanjacado de Smederevo

La primera insurrección serbia o primera revuelta serbia (Први српски устанак, Prvi srpski ustanak, Birinci Sırp Ayaklanması) fue un levantamiento contra los turcos que tuvo lugar en el Sanjacado de Smederevo de 1804 a 1813, después de más de tres siglos de ocupación otomana en el país y algunas cuantas ocupaciones austriacas. Al principio fue una revuelta contra Jenízaros renegados pero se convirtió en una guerra de independencia.

Los dahije (comandantes de jenízaros) asesinaron al visir otomano en 1801 y ocuparon el sanjacado, gobernando independientemente del sultán. La tiranía siguió: los jenízaros suspendieron los derechos otorgados anteriormente a los serbios por el sultán, aumentaron los impuestos e impusieron el trabajo forzoso, entre otras cosas.En 1804, los jenízaros temían que el sultán usara a los serbios contra ellos, por lo que asesinaron a muchos jefes serbios. Enfurecidos, una asamblea eligió a Karađorđe como líder del levantamiento, y el ejército rebelde rápidamente derrotó y se apoderó de las ciudades en todo el sanjacado, luchando técnicamente por el sultán. El Sultán, temiendo su poder, ordenó a todos los eyalato en la región aplastarlos.

Los serbios marcharon contra los otomanos y, después de importantes victorias en 1805 y 1806, establecieron un gobierno y un parlamento que devolvieron la tierra al pueblo, abolieron el trabajo forzoso y redujeron los impuestos.

El éxito militar continuó a través de los años, sin embargo, hubo oposición entre Karađorđe y otros líderes. Karađorđe quería el poder absoluto mientras que sus duques, algunos de los cuales abusaron de sus privilegios para beneficio personal, querían limitarlo. Después de que terminó la Guerra Ruso-Turca y cesó el apoyo ruso, el Imperio Otomano explotó estas circunstancias y reconquistó Serbia en 1813, pero la represión consecuente provocó la Segunda insurrección serbia de 1815 que condujo a la autonomía y definitiva independencia de Serbia y dio lugar a la creación del Principado de Serbia, ya que obtuvo la semiindependencia del Imperio Otomano en 1817 (formalmente en 1829).

Antecedentes

Tras la derrota del Imperio otomano en la guerra de 1788-1791 contra el Sacro Imperio Romano Germánico, en Serbia se comenzaron a sopesar las posibilidades de éxito de un levantamiento contra los turcos. Muchos serbios habían estado al servicio de Austria durante la guerra, adquiriendo así una cierta experiencia militar.

En 1793 y 1796, el sultán Selim III concedió más derechos a los pachaliks de Belgrado. En adelante los impuestos serían cobrados por nobles locales llamados príncipes (knez); la libertad de comercio y de religión fueron además garantizadas. Los jenízaros hubieron de retirarse de Smederevo.

El pachá Hadji Mustafá creó una milicia de aristócratas serbios para combatir contra los jenízaros. Esta milicia constituiría el embrión del ejército de Serbia.

Sin embargo, la Sublime Puerta sufría grandes contrariedades luchando contra Napoleón Bonaparte, entonces comprometido en la campaña de Egipto. Y el 30 de enero de 1799, para calmar la creciente agitación que estremecía a su imperio, el sultán Selim III autorizó la vuelta de los jenízaros al Sanjacado de Smederevo. Estos jenízaros se mostraron cada vez más independientes del poder central de Estambul: asesinaron a un notable de la villa de Šabac, Ranko Lazarević, hermano del pope Luka Lazarević (futuro gobernador de Šabac y jefe de la caballería de Karađorđe Petrović). En 1801, mataron al gobernador de Belgrado, Hadji Mustafá. Los derechos recientemente garantizados al país fueron suspendidos, las tierras confiscadas, los tributos, tasas y gabelas aumentadas y el trabajo forzado fue reintroducido en Serbia. Los jenízaros hicieron reinar así el terror y muchos serbios optaron por huir.

En revancha, algunos comenzaron a rebelarse, en especial en Šumadija, y se convirtieron en Haïdouk (jefes rebeldes o guerrillero-bandoleros). Entre los rebeldes es preciso citar en especial a Stanoje Glavaš y a los hermanos Nenadović, Jakov y Mateja.

El 4 de febrero de 1804, los jenízaros, hostilizados por esta resistencia, hicieron arrestar y ejecutar a setenta notables serbios. Con este evento, conocido bajo el nombre de "Masacre de los notables" o Masacre de los príncipes (Seča knezova) se pretendía someter a los serbios mediante el terror, pero de hecho sirvió de aldabonazo para generalizar la rebelión a toda Serbia.