Pesca con explosivos
English: Blast fishing

Pesca con explosivos

La pesca con explosivos o pesca con dinamita es una práctica pesquera consistente en hacer detonar explosivos para aturdir o matar cardúmenes de peces para facilitar su captura. Este tipo de pesca, a menudo considerada ilegal, puede ser extremadamente destructiva para el ecosistema marino, toda vez que las explosiones suele destruir el hábitat subyacente (como por ejemplo, los arrecifes de coral).[1]​ La frecuentemente improvisada naturaleza de los explosivos usados los hace peligrosos también para los propios pescadores, quienes están expuestos a accidentes, mutilaciones o incluso la muerte por artefactos defectuosos o el mal cálculo de la detonación.

Aun estando prohibida, esta práctica se mantiene extendida por el Sudeste asiático, así como en el mar Egeo y la costa de África. En Filipinas, donde la pesca con explosivos ha sido bien documentada,[4]

Litorales extensos y difíciles de patrullar, la atracción del lucro, facilidad de las capturas, y en algunos casos la apatía absoluta o corrupción por parte de las autoridades locales, hacen que el cumplimiento de las prohibiciones de pesca con explosivos sea un desafío permanente para las autoridades.[5]

La dinamita comercial o, más comúnmente, bombas de fabricación casera construidas usando una botella de vidrio con trazas de nitrato de potasio en polvo y guijarros, o mezcla de nitrato de amonio con queroseno son usualmente empleados.[1]

Las ondas de choque submarinas causadas por la explosión producen la ruptura de la vejiga natatoria de los peces, aturdiéndolos. Un pequeño número de peces flotan a la superficie, pero la mayoría se hunde hacia el lecho marino. Las explosiones matan indiscriminadamente un gran número de peces y otros organismos marinos próximos, y puede dañar gravemente e incluso destruir el ambiente físico.[8]

Impacto en los arrecifes de coral

Varios investigadores creen que las prácticas pesqueras destructivas, como la pesca con explosivos, es la más grande amenaza al ecosistema de los arrecifes de coral. Los arrecifes dinamitados no son más que campos de escombros. El impacto de largo plazo asociado a la pesca con explosivos es que no existe una recuperación de estos arrecifes. Los arrecifes de coral son menos propensos a recuperarse de perturbaciones constantes como la pesca con explosivos que de pequeñas perturbaciones que no cambian su entorno físico. La pesca con explosivos destruye los esqueletos de carbonato de calcio del coral y es una de las interrupciones continuas de los arrecifes de coral.[9]​ En el Índico-Pacífico, la práctica de la pesca con dinamita es la principal causa de la degradación de los arrecifes de coral. Como resultado, se forman débiles campos de escombros y el hábitat de los peces se reduce.

Los arrecifes de coral dañados por la pesca con explosivos conllevan una disminución instantánea de la riqueza y cuantía de las especies de peces.[11]