Paganismo
English: Paganism

El paganismo es un concepto religioso genérico empleado por los cristianos desde el siglo VI, en el Imperio Romano, para designar al conjunto de creencias que no pertenecían ni al cristianismo, ni al judaísmo.[2]

El término pagano (en latín: paganus, significa «habitante del campo», «rústico», de aldea o pagus) se utiliza por primera vez a principios del siglo V como un apelativo vulgar para indicar a los adoradores de los dioses griegos, romanos o de otros pueblos de Imperio y que, por ello, no admitían la creencia en el Dios que cristianos y judíos consideraban el único y revelado a través de la Biblia.

Con el apoyo del emperador Constantino I, a comienzos del siglo IV, y más tarde los edictos de Teodosio I, desde la década de 380, el cristianismo se convirtió en la religión oficial del Imperio. Los cambios religiosos se produjeron de manera inmediata en las grandes poblaciones de Roma, pero tardaron en llegar a los lugares más alejados y menos poblados. Las zonas rurales eran llamadas pagus y sus habitantes paganus.[3]

En similar sentido, se utiliza el término gentil, aunque su origen es diferente. Al traducirse la Biblia del griego koiné al latín (Vulgata), se eligió el término gēns (de donde deriva la palabra gente) para significar sucesivamente el linaje, la etnia, el pueblo y el país. En plural, gentes se utilizaba para designar a los extranjeros, en contraposición a los romanos, y en el mismo sentido se utilizó el diminutivo «gentiles», que aparece en la lengua francesa del siglo XV.[7]

El paganismo fue originalmente un término peyorativo [11]

La mayoría de las religiones paganas que existen hoy en día, el paganismo moderno o neopaganismo, expresan una visión del mundo panteísta, politeísta o animista; pero algunas son monoteístas.[14]

Definición

El término paganismo es complejo, para definirlo es importante comprender el contexto de su terminología asociada.[14]

A lo largo de la historia, muchos de ellos creían en una deidad suprema (Sin embargo, la mayoría de los paganos creían en una clase de dioses). Para los cristianos, la distinción más importante era si alguien adoraba o no al dios que según ellos (los cristianos) era el verdadero. Tanto los politeístas, monoteístas, agnósticos, ateos o ajenos a la Iglesia se definían como paganos. [18]

Hacer referencia al paganismo como religiones indígenas pre-cristianas no es soportado. No todas las tradiciones paganas históricas eran pre-cristianas o indígenas de sus lugares de culto.[15]

Debido a la historia del nombre, el paganismo tradicionalmente abarca las culturas colectivas del mundo clásico, incluyendo las tribus grecorromana, celta, germánica y eslava.[20]

El paganismo llegó a ser incluso comparado por los cristianos con un sentido de hedonismo, representando aquellos que son materialistas, autoindulgentes, despreocupados por el futuro y desinteresados en las religiones con más seguidores.[22]