Nuevas siete maravillas del mundo moderno

Chichén Itzá, en la península de Yucatán (México).
La estatua del Cristo Redentor, en Río de Janeiro (Brasil).
El Taj Mahal, en la ciudad de Agra (India).

Se denominan las nuevas siete maravillas del mundo moderno a los monumentos que resultaron los ganadores en un concurso público e internacional celebrado en 2007, inspirado en la lista de las siete maravillas del mundo antiguo y realizado por una empresa privada de nombre New Open World Corporation. Más de cien millones de votaciones, a través de Internet y SMS, dieron como resultado esta nueva clasificación. La iniciativa partió del empresario suizo Bernard Weber, fundador de la empresa.

Antiguas siete maravillas

Las siete maravillas del mundo conocido por los griegos helenísticos fueron seleccionadas por el pintor neerlandés Maerten van Heemskrerck en el siglo XVI en una serie de siete cuadros, que muestran las obras arquitectónicas y escultóricas que marcaron un antes y un después en la historia. [1]​ Previamente autores como Filón de Bizancio, Antípatro de Sidón, Gregorio Nacianceno o Beda el Venerable, entre otros, habían confeccionado sus respectivos listados. Sólo una de ellas se mantiene actualmente en pie. Mientras la existencia de otras es todavía un misterio para investigadores y expertos en la materia. La pregunta más frecuente es: ¿por qué escogieron solo siete puntos de referencia? La cultura helenística consideraba tal cifra como el número perfecto