Movimiento de los Santos de los Últimos Días

Joseph Smith, fundador de la iglesia.

El Movimiento de los Santos de los Últimos Días, también conocido como mormonismo, es una denominación cristiana conformada por un grupo de iglesias escindidas a partir de la llamada Iglesia de Cristo, fundada por el estadounidense Joseph Smith en 1830.

Las principales denominaciones del movimiento son la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (también conocida como iglesia mormona o iglesia SUD), la Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, la Comunidad de Cristo, y las Iglesias de Cristo del Terreno del Templo y Bickertonita. Estas iglesias se caracterizan por practicar o haber practicado ciertas doctrinas particulares ajenas a las demás denominaciones cristianas tales como la poligamia, el matrimonio eterno y el bautismo de los muertos.[1]

La base de su doctrina la constituyen la Biblia, el Libro de Mormón y la recopilación denominada Doctrina y convenios. Otros textos, como el Libro de Abraham o la Traducción de la Biblia de Joseph Smith tienen aceptación mixta dentro del movimiento, siendo aceptados como escritura sagrada por algunas iglesias y rechazados por otras.[cita requerida]

Al movimiento también se le conoce como mormonismo y a sus miembros como mormones. Inicialmente usado de forma despectiva por sus detractores, los adherentes de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días habían adoptado el término, como el Coro del Tabernáculo Mormón o el Mormon Newsroom; sin embargo, su uso ha sido desalentado por esta iglesia en favor de otros términos como «miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días».[2]

Historia

Joseph Smith y la Iglesia de Cristo

Los orígenes del mormonismo se remontan al 6 de abril de 1830 en la región occidental del estado de Nueva York, donde Joseph Smith fundó la Iglesia de Cristo,[cita requerida] con el objetivo inicial de crear una Nueva Jerusalén en Nueva York, a la que llamaría Sión.[cita requerida]

Según Smith en 1820 en la localidad de Palmyra ubicada a unos ochenta kilómetros al norte de la ciudad de Nueva York, Dios y Jesucristo se aparecieron a él para decirle que desaprobara y considerara como falsos todos los credos de las iglesias existentes hasta entonces. A este supuesto suceso actualmente se le conoce como Primera Visión.[6]

Entre 1832 y 1842, Smith escribió por lo menos cuatro relatos acerca de la «Primera Visión». Estos relatos son similares en muchos aspectos, pero difieren tanto en sus énfasis como en algunos detalles. El relato de 1838 fue publicado en el libro Perla de gran precio, otro de los libros de referencia de la Iglesia.[7]

Migraciones, luchas y escisión

En 1831 Smith y sus primeros fieles se mudaron a Kirtland, Ohio, y establecieron un asentamiento en el Condado de Jackson, Misuri, donde pensaban establecer sus cuarteles generales.[11]

En 1839 los mormones se instalaron en la ribera del río Misisipi, donde fundaron la ciudad de Nauvoo, la cual comenzó a crecer rápidamente gracias al asentamiento de nuevos conversos traídos por los misioneros mormones.[14]

Joseph Smith y su hermano Hyrum fueron asesinados el 27 de junio de 1844 mientras se encontraban detenidos en una cárcel de Carthage, Illinois. Debido a que Hyrum era el sucesor designado de Smith, se desató una crisis de sucesión que provocó varios cismas en la iglesia y de la que surgiría Brigham Young como líder de la mayoría de los mormones,[16]​ Las principales ramas del movimiento que surgieron de esta escisión fueron las siguientes:

La doctrina de la poligamia impulsada originalmente por Smith se formalizó públicamente en 1852.[21]​ mientras que otras, como la Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, todavía la practican.