Movimiento Nacional

  • el yugo y las flechas se incluye en el logotipo del instituto nacional de la vivienda, identificativa de un edificio de viviendas de protección oficial. los emblemas falangistas dominaban entra la parafernalia de lemas, uniformes y símbolos de todo tipo que utilizaban las distintas organizaciones del movimiento nacional, y se procuraba su omnipresencia, sobre todo para la apropiación simbólica de cualquier tipo de lugar o actividad, público o privado; desde el crédito sindical al que se acogían las películas, hasta el folklore y los bailes regionales.

    el movimiento nacional o simplemente «movimiento» es el nombre que recibió durante el franquismo el mecanismo totalitario de inspiración fascista que pretendía ser el único cauce de participación en la vida pública española. respondía a un concepto de sociedad corporativa en que únicamente debían expresarse las llamadas entidades naturales: familia, municipio y sindicato.

    el movimiento nacional es la comunión de los españoles en los ideales que dieron vida a la cruzada y constituyen el movimiento social y político de esa integración.
    torcuato fernández-miranda.[1]

    el origen del término está en los primeros años de la dictadura franquista. con el cambio de rumbo de la segunda guerra mundial, franco se empezó a distanciar de las potencias fascistas. en septiembre de 1943 dio órdenes para que, en adelante, desde los medios oficiales se refiriesen a la falange española tradicionalista y de las juntas de ofensiva nacional sindicalista (fet y de las jons) como un "movimiento" y no como un partido.[2]​ así pues, en adelante se denominó de forma genérica «movimiento nacional» al conjunto de organismos y mecanismos que componían el régimen franquista.

  • composición
  • represión y ocupación del estado
  • véase también
  • notas
  • bibliografía

El yugo y las flechas se incluye en el logotipo del Instituto Nacional de la Vivienda, identificativa de un edificio de viviendas de protección oficial. Los emblemas falangistas dominaban entra la parafernalia de lemas, uniformes y símbolos de todo tipo que utilizaban las distintas organizaciones del Movimiento Nacional, y se procuraba su omnipresencia, sobre todo para la apropiación simbólica de cualquier tipo de lugar o actividad, público o privado; desde el crédito sindical al que se acogían las películas, hasta el folklore y los bailes regionales.

El Movimiento Nacional o simplemente «Movimiento» es el nombre que recibió durante el franquismo el mecanismo totalitario de inspiración fascista que pretendía ser el único cauce de participación en la vida pública española. Respondía a un concepto de sociedad corporativa en que únicamente debían expresarse las llamadas entidades naturales: familia, municipio y sindicato.

El Movimiento Nacional es la comunión de los españoles en los ideales que dieron vida a la Cruzada y constituyen el Movimiento social y político de esa integración.

El origen del término está en los primeros años de la Dictadura franquista. Con el cambio de rumbo de la Segunda guerra mundial, Franco se empezó a distanciar de las potencias fascistas. En septiembre de 1943 dio órdenes para que, en adelante, desde los medios oficiales se refiriesen a la Falange Española Tradicionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista (FET y de las JONS) como un "Movimiento" y no como un partido.[2]​ Así pues, en adelante se denominó de forma genérica «Movimiento nacional» al conjunto de organismos y mecanismos que componían el régimen franquista.