Maximiliano I de Habsburgo

Maximiliano I
Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico
Archiduque de Austria
Albrecht Dürer - Portrait of Maximilian I - Google Art Project.jpg
Retrato del Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Maximiliano I de Habsburgo, por Alberto Durero
Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico[a]
4 de febrero de 1508-12 de enero de 1519
PredecesorFederico III
SucesorCarlos V
Archiduque de Austria
19 de agosto de 1493-12 de enero de 1519
PredecesorFederico V
SucesorCarlos I
Información personal
Nacimiento22 de marzo de 1459
Wiener Neustadt, Austria
Fallecimiento12 de enero de 1519 (59 años)
Wels, Austria
EntierroCapilla de San Jorge, Castillo de Wiener Neustadt
Familia
Casa realHabsburgo
PadreFederico III de Habsburgo
MadreLeonor de Portugal y Aragón
ConsorteMaría de Borgoña
Blanca María Sforza
DescendenciaFelipe «el Hermoso»
Margarita de Austria
CoA Maximilian I of Habsburg.svg
Escudo de Maximiliano I

Maximiliano I (Wiener Neustadt, Austria, 22 de marzo de 1459 - Wels, Austria, 12 de enero de 1519) fue archiduque de Austria (1483-1519), rey de Romanos (1483-1519) y emperador del Sacro Imperio Romano Germánico[a]​ (1508-1519). Hijo del emperador Federico III y Leonor de Avis, se casó con la heredera de la casa de Borgoña, la duquesa María, hija única de Carlos «el Temerario» y de quien enviudaría en 1482.

Primeros años

Infancia

Maximiliano I fue el segundo hijo del archiduque austriaco y Sacro emperador romano Federico III y de Leonor de Portugal, hija de Eduardo I de Portugal, rey de Portugal. Nació el 22 de marzo de 1459 en el castillo de Wiener Neustadt y fue bautizado tres días después, el 25 de marzo, en la Catedral de San Jorge en Neustadt, su padrino fue el voivoda Nicolás Újlaki, quien disfrutó de la confianza del emperador. Durante su infancia, una gran influencia sobre él tuvo su madre, de la que formó su carácter. La muerte temprana de su madre en 1467 fue un fuerte golpe para Maximiliano.[1]

Su hermano mayor, Cristóbal, murió en la infancia, y desde su primera infancia Maximiliano fue educado como heredero de su padre. Inicialmente, Maximiliano fue educado por su madre, pero luego Federico, al darse cuenta de que su hijo estaba siendo demasiado mimado, tomó a su hijo de su madre y nombró al sacerdote Pedro Engelbrecht como su tutor. El nuevo tutor trató de "introducir" el conocimiento a Maximiliano, pero no tuvo mucho éxito en esto. Más tarde, la madre pudo lograr el nombramiento de un maestro de gramática Thomas von Zilli. También se prestó mucha atención al estudio de las escrituras de la iglesia, pero Maximiliano, bajo la influencia de su madre, creía en su propia mente, a veces en gran desacuerdo con la Iglesia Católica[1]​. Los cronistas de la época no ocultaron que Maximiliano no podía asimilar una gran cantidad de conocimiento.

Maximiliano tenía conocimientos de idiomas y dominaba el holandés, el francés y el inglés, pero no sabía muy bien el latín. Los maestros también intentaron corregir el tartamudeo de Maximiliano, pero no lo lograron.

Boda

A los 15 años Maximiliano encontró una novia. La elección recayó en María de Borgoña, hija de Carlos el Audaz, duque de Borgoña. María era una de las novias más ricas de su época, heredera de las enormes paternidades, que incluía el ducado de Borgoña, Luxemburgo, Brabante, Limburgo y Güeldres, el condado de Borgoña (Franco-condado), así como varios condados: Flandes, Henao, Holanda, Zelanda, Frisia, Namur, Auxerre, Mâcon, Boulogne, así como la Picardía. El rey de Francia Luis XI busco persistentemente que se le entregara su mano a su hijo, había otros reclamantes, incluido el hermano del rey de Inglaterra y el hijo del duque de Cleves. Sin embargo, el duque Carlos eligió a Maximiliano, hijo del emperador, quien podría darle el codiciado título real al duque de Borgoña.[2]

Ya en 1463, el papa Pío II, quien anteriormente como Enea Silvio Piccolomini fue consultor de Federico III, se había propuesto un matrimonio entre Maximiliano y María de Borgoña. El, en ese entonces, aspirante al duque de Borgoña, Carlos el Temerario, tomó la idea y vio en Maximiliano un potencial candidato matrimonial para su única hija, María. El heterogéneo Ducado era en ese momento el país más deseable de Europa, ya que no solo elogiaba su fabulosa riqueza, causada por el hábil comercio de las ciudades flamencas, sino que se consideraba el último refugio de la vida caballeresca y la cultura caballeresca en constante desaparición. A pesar de las tradiciones culturales medievales, Borgoña se había convertido en un estado administrativo moderno.

Las negociaciones sobre el matrimonio comenzaron en 1473, pero el emperador Federico, para decepción de Carlos, no tuvo prisa en prometer ese título real, y también se negó a asignar dinero para gastos militares. Las negociaciones se estancaron. Después de la muerte de Carlos en la batalla de Nancy en enero de 1477, María, quien se convirtió en duquesa, por temor al rey francés Luis, quien exigió que se casara con el delfín, reanudó las negociaciones sobre el matrimonio con Maximiliano, abandonando muchas de las demandas de su padre. Federico estuvo de acuerdo y el 21 de de abril en Brujas, se celebró la ceremonia del per procurationem (matrimonio por poder), ya que Maximiliano no estaba presente fue representado por el Duque Luis de Baviera. Posteriormente se repitió la ceremonia en Gante. Luis intentó en todo sentido impedir el matrimonio, declarando que, como señor supremo de Maria, se negaba a aceptar el matrimonio. En lo personal, Maximiliano logró llegar a Gante solamente el 18 de agosto. Al día siguiente, tuvo lugar la ceremonia de matrimonio [3]​.