Manuel Pavía

Manuel Pavía
General Pavia.jpg
Información personal
Nombre de nacimientoManuel Pavía y Rodríguez de Alburquerque Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento2 de agosto de 1827 Ver y modificar los datos en Wikidata
Cádiz (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento4 de enero de 1895 Ver y modificar los datos en Wikidata (67 años)
Madrid (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Lugar de sepulturacementerio de San Justo (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
NacionalidadEspañola Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
OcupaciónMilitar y político Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados
Rango
ConflictosTercera Guerra Carlista y Golpe de Estado de Pavía Ver y modificar los datos en Wikidata
Distinciones

Manuel Pavía y Rodríguez de Alburquerque (Cádiz, 2 de agosto de 1827-Madrid, 4 de enero de 1895) fue un general español de tendencia republicana cuyo golpe de Estado acabó en la práctica con la Primera República Española. En el imaginario colectivo ha quedado que entró en el Congreso a lomos de su caballo, el «caballo de Pavía». Sin embargo, este hecho en realidad no ocurrió.[1]

Carrera militar

Pavía ingresó en el Colegio de Artillería en 1841. Obtuvo el grado de capitán de infantería por los sucesos que tuvieron lugar en Madrid en marzo y mayo de 1848. Ascendió a comandante por los de julio de 1854.[2]

Siendo comandante de artillería, participó en la sublevación de Villarejo de Salvanés (3 de enero de 1866) al mando de Juan Prim y, tras el fracaso de dicho pronunciamiento militar, partió al exilio, regresando tras la Revolución de 1868 que destronó a Isabel II.[2]

Durante la I República combatió contra los carlistas en Navarra y contra los movimientos cantonales en Andalucía, siendo designado capitán general de Castilla la Nueva durante la presidencia del republicano unitario Emilio Castelar, un presidente con quien mantuvo una buena relación, dado que ambos compartían la idea de que España debía solucionar sus problemas con «orden, unidad y disciplina», si bien el mandatario consideraba que toda acción debía llevarse a cabo dentro de la legalidad y Pavía era conocido por su proclividad a dar un golpe militar si la legalidad no bastaba para llegar a ese fin.[3]

Golpe de Estado de 1874

El 3 de enero de 1874, cuando Castelar perdió una moción de confianza y se procedía a la elección de un nuevo Gobierno, a cuya presidencia aspiraba el centrista Eduardo Palanca, Pavía hizo llegar una nota al presidente de las Cortes, Nicolás Salmerón, ordenándole que desalojase el local.[3]​ Los diputados no obedecieron la orden y permanecieron en sus asientos, aunque terminaron haciéndolo cuando una dotación de la Guardia Civil se presentó en el hemiciclo y los desalojó, disolviendo las Cortes y dando fin al régimen parlamentario republicano.

Tras el golpe de Estado, Pavía convocó a todos los partidos políticos —excepto cantonalistas y carlistas— para formar un gobierno de concentración nacional, que daría el poder al general Serrano, comenzando así una dictadura republicana que culminaría con la restauración de la monarquía en la persona de Alfonso XII.

El acto de Pavía ante las Cortes fue juzgado muy duramente por los partidarios del sistema parlamentario. El propio Castelar publicó al día siguiente de los hechos una protesta enérgica, que de todos modos no acalló los rumores de que el golpe de estado había sido preparado con su connivencia.[2]