Luisiana (Nueva Francia)

La Louisiane
Luisiana

Colonia del virreinato de la Nueva Francia
(Imperio colonial francés)

(1682) Bandera
(1803) Flag of Spain (1785–1873, 1875–1931).svg

1682-1763
1803-1804

Flag of Cross of Burgundy.svg (1763)
Flag of Great Britain (1707–1800).svg (1763)
Flag of the United States (1795–1818).svg (1804)

Escudo
BanderaEscudo
Ubicación de Luisiana
Ubicación —en azul— del territorio de Nueva Francia (Luisiana) en América del Norte.
CapitalMobile (1702-1723)
Nueva Orleans
Idioma oficialFrancés
ReligiónCatólica
GobiernoColonia administrativa
Monarca
 • 1663-1715Luis XIV
 • 1715-1774Luis XV
Período históricoColonización francesa de América
 • División de Nueva Francia1682
 • Guerra de los Siete Años1756-1763
 • Tratado de París1763
 • Luisiana francesa
(2ª vez)
1803-1804
 • Venta de Luisiana10 de febrero de 1804

La Luisiana (en francés, La Louisiane; La Louisiane française)[1]​ fue un distrito administrativo del virreinato de la Nueva Francia. Bajo el control francés 1682 a 1762 y 1801 (nominalmente) a 1803, el área fue nombrada así en honor del rey Luis XIV por el explorador francés Cavelier de La Salle, Sieur de la Salle. Originalmente cubría un territorio expansivo que incluía la mayor parte de la cuenca hidrográfica del río Misisipi y se extendía desde los Grandes Lagos hasta el golfo de México y desde las montañas de los Apalaches hasta las Rocosas.

Luisiana fue dividida en dos regiones, conocidas como Alta Luisiana, que empezaba al norte del río Arkansas, y Baja Luisiana. El actual estado norteamericano de Luisiana se denomina así por esta región histórica, aunque ocupe solo una pequeña porción del territorio ocupado por los franceses.[1]

Naturaleza y geografía

En el siglo XVIII, Luisiana incluyó la mayor parte de lo que ahora es el Medio Oeste de los Estados Unidos. Demarcar el territorio exacto es difícil puesto que no tenía fronteras formales, definidas en el sentido moderno; las únicas áreas fortificadas con algún centro importante de población eran el Valle del río Misisipi y la región de los Grandes Lagos, con las otras áreas dominadas por tribus indígenas. Hablando en general, La Luisiana lindó con los Grandes Lagos, en particular con el lago Míchigan y el lago Erie por el norte. En el este, la colonia francesa estaba separada por las Montañas Apalaches de las Trece Colonias inglesas. La región de las Montañas Rocosas marcaban la extensión occidental de la reclamación francesa. La frontera del sur de Luisiana estaba formada por el golfo de México, que sirvió como el puerto para la colonia. Por el oeste lindaba con las posesiones españolas del Nuevo México, por el suroeste con las posesiones españolas de Texas y por el sureste con las también españolas posesiones españolas de la Florida (incluyendo la Florida Occidental).

La colonia era sobre todo llana, lo que ayudó al movimiento europeo por el territorio. Su elevación media es de menos de 1000 metros. El territorio se hace más montañoso hacia el oeste, con la notable excepción de las Montañas Ozark, que están localizadas en el medio-sur casi en la confluencia del Misuri con el Misisipi.

El río Misisipi era la principal vía de comunicaciones, a este río le seguían en importancia el Misuri (en francés Missouri) y el Ohio; todo el territorio al este del Misisipi estaba cubierto de densos bosques de árboles caducifolios y coníferas —estos bosques fueron casi totalmente talados por los estadounidenses durante el siglo XIX—, al oeste del Misisipi el denso bosque se prolongaba unos 250 kilómetros (zona llamada Travesía de los Leños), luego, hasta las Montañas Rocosas (en zonas disputadas con España) la extensa región de las praderas que se encontraba poblada por rebaños de millones de bisontes.

El extensísimo territorio de la Luisiana se dividía tradicionalmente, casi por mitades, en un sector sur o Baja Luisiana cuya capital era Nueva Orleans, y un sector norte o Alta Luisiana cuya capital era San Luis del Misuri.

Baja Luisiana

La Baja Luisiana es el área blanca: la rosa representa al Canadá francés, parte de este debajo de los grandes lagos fue cedida a Luisiana en 1717. El marrón representa a las colonias británicas (mapa antes de 1736).

La parte inferior de Luisiana, o Baja Luisiana (en francés, Basse-Louisiane), consistía en tierras en la cuenca del río Misisipi, incluidos los asentamientos en los actuales estados de Arkansas, Luisiana, Misisipi y Alabama, en los Estados Unidos. Los franceses lo exploraron por primera vez en la década de 1660, y se establecieron algunos puestos comerciales en los años siguientes; el intento serio de asentamiento comenzó con el establecimiento de Fuerte Maurepas, cerca del moderno Biloxi, Misisipi, en 1699. Pronto surgió un gobierno colonial, con su capital originalmente en Mobile, más tarde en Biloxi y finalmente en Nueva Orleans (en 1722, cuatro años después de la fundación de la ciudad). El gobierno fue dirigido por un gobernador general, y Luisiana se convirtió en una colonia cada vez más importante a principios del siglo XVIII. Los primeros pobladores de la parte superior de Luisiana vinieron principalmente del Canadá francés, pero la parte baja de la Luisiana fue colonizada por personas de todo el imperio colonial francés, con varias olas provenientes de Canadá, Francia y las Antillas francesas.[2]

La Baja Luisiana tiene un clima templado que está marcado por huracanes en las regiones a lo largo de la costa del golfo de México, que generalmente ocurren entre finales de verano y principios de otoño. Las heladas de invierno son escasas en esta región, permitiendo el cultivo de arroz, tabaco, y añil. El paisaje de esta área está caracterizado por sus muchos pantanos, con pantanos grandes en el Delta del río Misisipi y pantanos de acompañamiento, que comenzaron cuando los riachuelos y las corrientes se separaron del Misisipi para formar canales (bayous) largos, lentos, formando una red navegable de miles de kilómetros de agua.

Alta Luisiana

La parte superior de Luisiana, o Alta Luisiana (en francés, Haute-Louisiane), era el territorio francés en la parte superior del valle del río Mississippi, incluidos los asentamientos y fortificaciones en lo que hoy son los estados de Misuri, Illinois e Indiana.[3]​ Consistía sobre todo en llanuras grandes, fértiles. El clima es cálido durante el verano con frecuentes trombas, y muy frío ya que está bajo la influencia de la corriente de aire polar en invierno. En el siglo XVII, grandes partes del área estaban cubiertas de bosques, que eran adecuados para resguardar a animales valiosos para el comercio de piel. Los bosques fueron en su mayor parte talados en la segunda mitad del siglo XIX.

La exploración francesa del área comenzó con la expedición de 1673 de Louis Joliet y Jacques Marquette, que trazó la parte superior del río Misisipi. Como se señaló anteriormente, la parte superior de Luisiana fue colonizada principalmente por colonos del Canadá francés.[5]

Entre 1699 y 1760, se establecieron seis asentamientos principales en la parte alta de Luisiana: Cahokia, Kaskaskia, Fort de Chartres, Saint Philippe y Prairie du Rocher, todas en el lado este del río Misisipi en el actual Illinois; y Ste. Genevieve a través del río en el actual Misuri.[8]

Los límites geográficos de la Alta Luisiana nunca se definieron con precisión, pero el término llegó gradualmente a describir el país al suroeste de los Grandes Lagos. Una ordenanza real de 1722 puede haber incluido la definición más amplia: todas las tierras reclamadas por Francia al sur de los Grandes Lagos y al norte de la desembocadura del río Ohio, que incluirían el valle de Misuri y las dos orillas del Misisipi.[9]

Una generación más tarde, los conflictos comerciales entre Canadá y Luisiana llevaron a un límite definido entre las colonias francesas; en 1745, el gobernador general de Luisiana, Vaudreuil, estableció los límites del noreste de su dominio como el valle de Wabash hasta la desembocadura del río Vermilion (cerca del actual Danville, Illinois); desde allí, desde el noroeste hasta Le Rocher en el río Illinois, y desde allí hacia el oeste hasta la desembocadura del río Rock (en la actual Rock Island, Illinois).[9]

Esta frontera se mantuvo vigente a través de la capitulación de las fuerzas francesas en Canadá en 1760 hasta el tratado de París en 1763, después de lo cual Francia entregó su territorio restante al este del Misisipi a Gran Bretaña.[11]