Libro de Ester

Rollo del Libro de Ester, en Fez, Marruecos, siglo XIII o XIV. Preservado en el Museo de Artes y Civilizaciones de París. Tradicionalmente, el rollo del Libro de Ester cuenta con un único rodillo o cilindro que, antes de comenzar la lectura del texto, se encuentra posicionado sobre el lado izquierdo del lector (dado que el idioma hebreo se lee de derecha a izquierda).[1]

El Libro de Ester (hebreo מְגִילַת אֶסְתֵּר, Meguilat Ester—"Rollo de Ester") es un antiguo libro hebreo y forma parte de los Ketuvim (Escritos), la tercera sección del Tanaj. El texto original hebreo es universalmente considerado canónico. Para el judaísmo, constituye un libro externo e independiente de la Torá (Pentateuco). Para el cristianismo, forma parte de los libros del Antiguo Testamento. A su vez, las adiciones posteriores en griego fueron aceptadas como deuterocanónicas por la Iglesia católica, en tanto que Iglesias Protestantes, Anglicanas y Restauracionistas las excluyen de la Biblia,[2]​ basándose en la usanza judía y también en el Concilio de Jamnia.

Canonicidad

Meguilat Ester o Rollo de Ester. Arte asquenazí. Manuscrito hebreo miniado con el Libro de Ester; Alemania, c. 1700.[3]​ Texto leído durante Purim.

El Libro de Ester se conserva hasta hoy en dos formas sustancialmente distintas: un texto en hebreo (la forma más breve, considerado por la mayoría de los investigadores como original), y un texto en griego koiné (también en dos formas bastante divergentes: la de la Septuaginta o Biblia de los Setenta, y la de Luciano de Antioquía, traducciones libres del hebreo que añaden a éste seis largas secciones consideradas deuterocanónicas).[4]

Las adiciones griegas a la versión hebrea del Libro de Ester fueron puestas en tela de juicio por Jerónimo de Estridón quien, al traducir este libro, recogió las secciones en griego al final de su obra: la Vulgata. Pero fueron finalmente admitidas como canónicas por el Concilio de Trento, junto con otros libros en idéntica situación (como los libros de Tobías y Judit), en respuesta a la Reforma Protestante.[4]

En resumen, el libro es considerado universalmente canónico en su original hebreo, única versión aceptada por los judíos y los protestantes. Las adiciones posteriores en griego fueron aceptadas como deuterocanónicas por los cristianos católicos y ortodoxos, pero se consideran apócrifas por los protestantes, anglicanos y restauracionistas.

Tradicionalmente, los rollos que contienen el Libro de Ester presentan un solo rodillo o cilindro del lado izquierdo, a diferencia de la mayoría de los rollos de la Biblia, tales como las copias manuscritas del Pentateuco (Torá) que tienen dos cilindros, uno de cada lado.[1]