La Palmilla

La Palmilla
La Palmilla locator map.svg
PaísEspañaFlag of Spain.svg España
• Com. autónomaAndalucíaBandera de Andalucía.svg Andalucía
• CiudadFlag of Málaga, Spain.svg Málaga
• DistritoPalma-Palmilla

La Palmilla es un barrio perteneciente al distrito Palma-Palmilla de la ciudad andaluza de Málaga, España, siendo uno de los barrios que da nombre al distrito. Según la delimitación oficial del ayuntamiento, La Palmilla limita al norte con el barrio 26 de febrero; al este, con el barrio de Virreina; al sur, con Huerta La Palma; y al oeste con La Palma.[1]

Historia

La historia del barrio tiene origen en los años sesenta, fundamentalmente, para otorgar viviendas a la población por el plan de restructuración urbanística y reubicación de personas procedentes de zonas chabolistas y/o deprimidas de la ciudad como la Trinidad o El Perchel.

La ubicación y cesión de las viviendas se realizaron sin ningún orden y estudio social, ni infraestructuras adecuadas. Asimismo, a este hecho se suma que no se realizaron las intervenciones de inclusión y convivencia necesarias para un buen clima vecinal y ciudadano. Esto, generó conductas desestructuradas como la violencia, conflictos y venta de estupefacientes, entre otras.

En la actualidad, la zona se encuentra en deterioro y degradación urbanística. Gran parte de la población son inmigrantes en situación irregular. El distrito es uno de los más desfavorecidos, en donde persistes graves problemas de exclusión social y marginalidad.

La problemática y demanda social en el Distrito ha sufrido una considerable transformación y aumento en los últimos años: personas que no tienen cubiertas sus necesidades básicas (comida, vivienda...), niños y ancianos en situación de grave riesgo social, familias sin recursos económicos, sectores inmersos en proceso de exclusión social (jóvenes y mujeres), etc.

Se puede estimar con datos muy fiables que unas 2.000 personas viven en esta zona de la ciudad en situación de pobreza severa; es decir, disponen de menos de 160 euros al mes para mantenerse, o lo que es lo mismo, menos de 5,3 euros al día. Esta precariedad afecta a unas 500 familias y se agudiza en personas jóvenes y en el colectivo femenino, sobre todo cuando concurren situaciones de ruptura de los vínculos familiares y circunstancias de adicción a estupefacientes de ellos mismos o de algún miembro de las familias