Juan Figueras y Vila

Juan Figueras y Vila (Gerona, 15 de julio de 1829Madrid, 28 de septiembre de 1881) fue un escultor español.

Retrato de Juan Figueras

Biografía

Hijo de un modesto carpintero inició su formación en el taller y oficio paternos mientras estudiaba en la Escuela Municipal de Gerona. Tras fallecer su padre, quedó bajo la protección de Bartolomé Palau, fraile carmelita exclaustrado, que le enseñó dibujo y lo envió a Barcelona para que se formase en la Escuela de la Lonja. Más tarde se trasladó a Madrid, seleccionado por el escultor de cámara José Piquer y Duart para trabajar de aprendiz en su taller. Al mismo tiempo ingresó como alumno en la Academia de Bellas Artes de San Fernando en la que enseñaba Piquer, el escultor que más influyó en su estilo.

Por oposición ganó en 1858 una plaza pensionada para estudiar escultura en Roma durante tres años. Opositó para la cátedra de escultura de la Escuela de Bellas Artes de Sevilla en septiembre de 1868, resultando el primero de la terna propuesta. Desde 1871, año en que fue designado para el cargo, hasta su muerte, fue catedrático de «Modelado antiguo y ropajes» en la Escuela de Bellas Artes de Madrid.

Murió con 52 años, soltero y sin descendencia. El escritor y periodista Manuel del Palacio le dedicó un soneto titulado «En la muerte de mi querido amigo el escultor Juan Figueras», publicado en La Ilustración Española y Americana y reproducido en la necrológica que le dedicó Enrique Claudio Girbal en la Revista de Gerona.

Supo en el mármol esculpir su gloria
Cual Fidias otro tiempo y Praxitéles;
Supo sentir, y sus amigos fieles
No olvidarán su nombre y su memoria
Virtud, lucha y dolor; hé aquí su historia,
Escrita al par con llanto y con cinceles;
Abrojos convertidos en laureles,
Y al fin la muerte su mejor victoria.
De eterna inspiración buscando el foco
Hizo del arte la beldad querida
Enamorado siempre y siempre loco;
Mas con pasión tan pura y reprimida,
Que creyó con su genio darle poco
¡Y para darle más le dio su vida!

Pertenecía al Círculo de Bellas Artes de Madrid, al que legó su pequeña biblioteca.