José María Orellana

José María Orellana
José María Orellana Pinto.jpg

Coat of arms of Guatemala.svg
16°. Presidente de la República de Guatemala
10 de diciembre de 1921-26 de septiembre de 1926
Vicejefe de gobiernoJorge Ubico Castañeda
PredecesorCarlos Herrera y Luna
SucesorLázaro Chacón

Coat of arms of Guatemala.svg
Primer designado a la Presidencia de Guatemala
8 de diciembre de 1921-27 de abril de 1922
PresidenteCarlos Herrera
PredecesorJosé Ernesto Zelaya
SucesorJorge Ubico Castañeda

Coat of arms of Guatemala.svg
Ministro de Instrucción Pública de Guatemala
8 de diciembre de 1921-27 de abril de 1922
PresidenteCarlos Herrera y Luna
PredecesorManuel Arroyo

Coat of arms of Guatemala.svg
Jefe del Estado Mayor Presidencial de Guatemala
15 de marzo de 1902-15 de marzo de 1915
PresidenteManuel Estrada Cabrera

Coat of arms of Guatemala.svg
Diputado de la Asamblea Nacional Legislativa
1892-1902

Información personal
ApodoDon Chema
Rapadurero
Nacimiento11 de julio de 1872
El Jícaro, El Progreso, GuatemalaFlag of Guatemala.svg Guatemala
Fallecimiento26 de septiembre de 1926 GuatemalaFlag of Guatemala.svg Guatemala (54 años)
Antigua Guatemala, Sacatepéquez, GuatemalaFlag of Guatemala.svg Guatemala
Causa de la muerteAngina de pecho Ver y modificar los datos en Wikidata
NacionalidadGuatemalteca Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
PadresEsteban Orellana y Leonora Pinto
Educación
Educado en
Información profesional
OcupaciónMilitar
Rango
FirmaFirmachemaorellana.jpg

José María Orellana Pinto (El Jícaro, El Progreso, 11 de julio de 1872Antigua Guatemala, Sacatepéquez, 26 de septiembre de 1926) fue un político, ingeniero y militar guatemalteco. Durante el gobierno del presidente licenciado Manuel Estrada Cabrera fue director del Instituto Nacional Central para Varones, jefe del Estado Mayor y ministro de Instrucción Pública. Posteriormente, fue presidente de Guatemala entre 1921 y 1926, tras derrocar al presidente unionista conservador Carlos Herrera y Luna en un golpe de estado patrocinado por la United Fruit Company. Durante su gobierno se instituyó al Quetzal como moneda de Guatemala y se ratificaron todas las concesiones que el gobierno de Estrada Cabrera le había hecho a la frutera estadounidense y que Herrera y Luna no había querido ratificar. José María Orellana murió en 1926, a los cincuenta y cuatro años y bajo circunstancias sospechosas.[1]​ Fue enterrado en la capital guatemalteca con honores de estado.

Biografía

Primeros años

José María Orellana Pinto era el hijo de Esteban Orellana y Leonora Pinto. Fue un militar de carrera graduado como subteniente de Infantería en la Escuela Politécnica en 1890 y como ingeniero topógrafo de la Escuela Facultativa de Ingeniería en 1895. Ya cuando el presidente Manuel Estrada Cabrera estaba en el poder y había militarizado la educación media para varones, fue director del Instituto Nacional Central para Varones entre 1902 y 1904;[3]

El general Guillermo Flores Avendaño —futuro presidente de Guatemala y quien fue su subalterno en el Ejército— lo describió así: «En el ejército se le consideraba como el general de mayor prestigio: Valiente, sereno, ilustrado, caballeroso, suave hasta la generosidad cuando había que serlo y enérgico e inflexible si la necesidad del mando se lo exigían. En lo físico, a pesar de su color moreno de tono subido, era dueño de cualidades que le daban atractivo a su persona: de gran estatura, gallardo desenvuelto de maneras, mirada franca y voz insinuante, inspiraba respecto y confianza. Se le obedecía sin pestañar, seguro de que sus órdenes eran justas y responsables. En una palabra tenía bien ganada la fama de ser todo un hombre y un gran general».[2]

Gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera

General Orellana en 1908, cuando era Jefe del Estado Mayor del Presidente Manuel Estrada Cabrera.[4]

Fue electo diputado en varias oportunidades, como miembro del Partido Liberal, y también fue Jefe del Estado Mayor del presidente Estrada Cabrera luego de ser ascendido a general de Brigada en 1906; cuando fungía como tal, el 29 de abril 1907, iba junto al presidente cuando éste sufrió el atentado de una bomba, el cual había sido planificado por los hermanos Ávila Echeverría y algunos de los parientes y amigos de estos. Milagrosamente, tanto el presidente como Orellana salieron ilesos del atentando e iniciaron la persecución de los perpetradores del mismo casi de inmediato.[5]

Para 1908, la iglesia de Santo Domingo había cambiado el recorrido de su solemne de Viernes Santo para pasar frente a la Casa Presidencial, situada en la 7.ª avenida sur de la Ciudad de Guatemala. Esta circunstancia fue tenida en cuenta por varios cadetes y oficiales de la Escuela Politécnica, quienes advirtieron que el capirote del traje de cucurucho —que cubría el rostro de los penitentes— era ideal para esconder a posibles conspiradores. Los cadetes concibieron un plan sencillo: aprovechando que la procesión iba a pasar frente a la casa del presidente, irían disfrazados de cucuruchos, invadirían la casa presidencial y apresarían a Estrada Cabrera. Pero para el Miércoles Santo de ese año los conjurados estaban presos: dos de ellos, durante una borrachera en una fonda, habían hablado de más y terminado en la cárcel. Estrada Cabrera, una vez que supo de la conjura, puso palizadas frente a su casa, prohibió que la procesión pasara enfrente y prohibió el uso de los capirotes en el traje de cucurucho.[6]

El 20 de abril de 1908, durante la recepción oficial del nuevo ministro plenipotenciario de Estados Unidos Guillermo Heimke en el Palacio de Gobierno, el cadete de la Escuela Politécnica Víctor Manuel Vega, en venganza por la prisión y las torturas de sus jefes y amigos, le disparó a Estrada Cabrera a quemarropa, pero el proyectil solo hirió a éste en el dedo meñique.[8]

Enfurecido, y a modo de escarmiento popular, Estrada Cabrera ordenó fusilar a prácticamente toda la compañía de cadetes a la cual pertenecía Vega, excepto a dos integrantes, Rogelio Girón y Manuel Hurtarte, quienes fueron llevados a la penitenciaría central sin darles razón alguna. En cuanto al cadete Vega, éste había muerto en el lugar donde intentó perpetrar el magnicidio, cayendo a los pies de Estrada Cabrera al ser alcanzado por las balas de los guardias de éste. El presidente ordenó que la escuela militar fuera disuelta, el edificio[9]​ Numerosos militares fueron encarcelados, incluyendo algunos generales allegados al presidente.

Posteriormente, Orellana fue ministro de Instrucción Pública a principios de 1920.[2]

Terremoto de Cuilapa de 1913

El día sábado 8 de marzo de 1913 un terremoto de magnitud 6.4 azotó al territorio de Santa Rosa, destruyendo a la cabecera departamental, Cuilapa.[10]

Debido a la destrucción de Cuilapa, entre 1913 y 1920, Barberena se desempeñó como cabecera departamental, por acuerdo gubernativo del 10 de marzo de 1913, emitido por el presidente Estrada Cabrera; el general José María Orellana estuvo a cargo de la transición de las cabeceras, junto con el general José María Letona.[11]

Ascenso al poder

Los miembros del partido unionista utilizaron la excusa unión centroamericana para formar su partido a finales de 1919 aunque el verdadero fin haya sido el derrocamiento de Estrada Cabrera. Por esta razón y debido a la proximidad de la celebración del centenario de la independencia el 15 de septiembre de 1921, se apresuraron a firmar la Constitución de Tegucigalpa ley fundamental de la nueva Federación Centroamericana. Esta constitución federal adolecía de varios defectos:

  • Utilizaba un sistema de ejecutivo con tres presidentes, sistema que había demostrado su infectividad en muchas ocasiones
  • No hacía mención del futuro servicio de las deudas externas de los tres estados constituyentes
  • Dejó la sede del gobierno federal en el centro del más débil e instable de todos los estados constituyentes: Honduras.[12]​.

Si bien esta pacto nunca funcionó si resultó en la aprobación internacional del gobierno de facto del general Orellana, pues los Estados Unidos utilizaron a la constitución como excusa legal aduciendo que preferían un estado estable y soberano dentro de la federación a tener que empezar con un nuevo proyecto centroamericano.[13]

El descontento producido entre los políticos cabreristas del país y la oposición a ratificar contratos con la UFCO y otras empresas extranjeras dieron lugar a que el presidente Carlos Herrera y Luna fuera depuesto en un golpe de estado dirigido por el general Orellana]] en 1921 quien contó con el patrocinio de la United Fruit Company y con la ayuda de varios militares, entre los que se encontraba el general Jorge Ubico Castañeda.[15]

General José María Orellana (derecha) y general Jorge Ubico (izquierda) -jefe de la policía secreta- luego del golpe de estado que derrocó a Herrera en 1921.